La música de órgano suena con fuerza en Valencia

Catedral. Uno  de los conciertos celebrados con motivo  de la restauración  del órgano de la Seo.  / avan
Catedral. Uno de los conciertos celebrados con motivo de la restauración del órgano de la Seo. / avan

Varias iglesias de la ciudad acogen conciertos que reúnen a un cuantioso público en torno a un arte de larga tradición en la ComunitatEl autor de la tesis sobre la historia de los instrumentos de la Catedral afirma que «hay buena cantera» para el porvenir

LAURA GARCÉS VALENCIA.

El órgano y la envolvente música que sale de sus tubos tiene gran protagonismo entre los valencianos. Lo confirma la tradición, pero también la actualidad. Se mantiene la fuerza de atracción del majestuoso instrumento. Se observa la presencia de jóvenes entre el público que llena los ciclos de conciertos que amplían su extensión en el tiempo en distintas iglesias de la ciudad. A todos esos templos está unida la tradición de órgano, si bien los expertos consultados destacan que no todas las composiciones para tan altos tubos son religiosas.

«Siempre ha habido buen caldo de cultivo» entre los valencianos. Son palabras de Pablo Márquez, organista de la Catedral de Valencia y catedrático de clavecín en el Conservatorio Superior. Acaba de publicar la tesis «Historia y evolución de los órganos de la Catedral de Valencia durante los siglos XVI-XXI», trabajo que ha obtenido la calificación sobresaliente 'cum laude' ofreciendo un rico recorrido por la historia de los órganos de la Seo. La investigación ha despertado mucho interés y colocado al órgano en centro de miradas. El autor del trabajo conversa con LAS PROVINCIAS ofreciendo importantes apuntes sobre la historia y también la proyección del sonido del instrumento que interpreta.

Recuerda que la presencia de esta música entre los valencianos camina acompañada «de una larga tradición», de una afición enraizada en un referente con nombre propio: Cabanilles, «organista valenciano de la Catedral famoso en todo el mundo, fue el más prolífico del Barroco español». A él siguieron otros también importantes.

Lo cierto es que sigue viva la presencia del órgano hasta constatar «mucha demanda de conciertos». Quedó demostrado en 2015 con el ciclo que se celebró en la Catedral con motivo de la restauración del órgano. Todas las audiciones «contaron con un mínimo de dos mil personas», entre las que se descubrían jóvenes rostros.

En 2016 la restauración llegó al órgano de la Basílica de la Virgen de los Desamparados. El día de la bendición del instrumento restaurado, como informó el arzobispado, las voces de la Escolanía interpretaron varias composiciones y el organista, David Morales, tocó una sonata.

En la Catedral el órgano suena a diario acompañando a la liturgia. Y en El Patriarca, cada mañana en la misa gregoriana. Son ejemplos de la vigencia de este arte, pero no los únicos. Vicente Ros, catedrático jubilado y organista de la iglesia de la Compañía, cita el ciclo de este templo, que en un primer momento se extendía al Adviento: «Ahora empezamos en noviembre y se extiende hasta mayo». En la Seo, según Pablo Márquez, podrían aumentar las audiciones, pues señala que tras el éxito de 2015, se han llegado a plantear introducir más conciertos. Otro referente es San Nicolás, donde bajo el título 'Música para la reflexión' en Adviento y Cuaresma no falta la música de órgano ni las voces de los coros. Además, el pasado febrero, como informó el arzobispado, se dio a conocer un plan de la parroquia para los próximos dos años incluyendo en la gestión cultural becas para estudiantes de órgano, entre otras iniciativas.

Ros cita otros instrumentos que a su juicio merecen mención. Son los de los templos de San Agustín o el Ángel Custodio, además de los reseñados y el del Santo Cáliz.

¿Y el futuro? El organista de la Catedral afirma que en Valencia «hay una buena cantera», cita al «catedrático del Conservatorio Profesional, Josep Vicent Giner por la labor para animar a la gente joven».

Carlos Paterson, catedrático de órgano del Conservatorio Superior de Valencia, insiste en la existencia de «esa cantera» que reúnen las aulas con «seis alumnos en el Conservatorio Superior a los que se suman otros dos que realizan el trabajo de fin de grado». Asegura que es un buen número; el órgano no es un instrumento mayoritario. El profesor insiste en que el alumnado «incluye jóvenes valencianos, de Granada, Albacete, u otras regiones y también un alemán». Todo le lleva a señalar que «algo estaremos haciendo bien en Valencia».

Vicente Ros incide en la importancia de contar con un buen número de futuros organistas para quienes, según Paterson, existen posibilidades de dedicarse a ello profesionalmente: «Los alumnos cuando terminan los estudios tienen la posibilidad de ir colocándose como organistas y también piden ofrecer conciertos. Hay futuro».

El catedrático del Conservatorio Superior apunta que si bien la tradición relaciona el órgano con la música religiosa, «son muchas las composiciones que no lo son. Grandes compositores de la historia fueron organistas». Y hay otros escenarios. Valencia cuenta con el del Palau de la Música, que como apunta Ros, fue uno de los primeros auditorios públicos de época reciente en España que tuvo órgano.

Fotos

Vídeos