Los valencianos arropan a la Virgen de los Desamparados en el Besamanos

Imagen en el interior de la Basílica./Jesús Signes
Imagen en el interior de la Basílica. / Jesús Signes

Miles de personas aguardan cola para realizar sus peticiones a la patrona

Isabel Domingo
ISABEL DOMINGOValencia

El rumor ya se percibe antes de llegar a la plaza de la Virgen, donde los grupos de turistas preguntan qué sucede para que haya tantas personas guardando cola bajo el sol y donde la Policía Local coordina el paso de gente.

Es el Besamanos a la Virgen de los Desamparados, que este año alcanza su 16 aniversario y por el que se espera que pasen unas 22.000-26.000 personas hasta que las puertas de la Basílica cierren de madrugada, cuando pase el último devoto.

Un acto que, hasta el momento, transcurre con normalidad, según ha explicado el presidente de la Hermandad de Seguidores de la Virgen, José Luis Albiach, quien viven «con emoción» su primer Besamanos al frente de este colectivo tras sustituir a Juan Arturo Devís.

Respecto a las atenciones sanitarias, un año más, Cruz Roja cuenta con un dispositivo en la plaza de la Virgen. Se han producido seis atenciones: una de ellas por un corte en la frente tras una caída, por lo que la paciente ha sido trasladada a un hospital; y las otras cinco, por lipotimias.

A las 06.45 horas se abrían las puertas de bronce del templo y entraba la primera persona de la cola, Luisa Rosa, que llegaba a la plaza a las tres de la madrugada. Como ella, cientos de personas esperan su turno para pedir a la Mare de Déu salud, trabajo, que intermedie ante alguna situación complicada o cumplir una promesa.

Es el caso de dos amigas de Manises, Vanessa Martínez y Estefanía Herráez, que han acudido con sus bebés de apenas unos meses, Irina y Valeria, respectivamente. Detrás de esta visita a la Geperudeta, el agradecimiento «por haber hecho posible que seamos madres». Porque las dos amigas se quedaron embarazadas al mismo tiempo y, a la vez, perdieron a sus bebés.

El año pasado acudieron andando desde Manises al Besamanos e hicieron el ruego. Un año después, y acompañadas de su amiga Sandra García, dan las gracias a la Virgen por el nacimiento de sus pequeñas.

Rostros emocionados, lágrimas, pañuelos que acarician las manos de la Peregrina, que luce un manto blanco con adornos dorados, o estampas que se acercan para luego entregar a algún familiar enfermo. Son algunos de los gestos que se repiten desde primera hora de la mañana.

Este año, además de los puestos informativos sobre la labor de la Hermandad de Seguidores y de la fundación Maides, la Escolanía también cuenta con una mesa informativa para dar a conocer su oferta académica y musical.

Precisamente la Escolanía ha protagonizado uno de los momentos emotivos de la tarde, ya que ha interpretado dos canciones ante la Mare de Déu y los numerosos fieles que en ese momento guardaban cola dentro del templo. En el exterior, ha resultado llamativa la cola habilitada para los niños y carritos de bebés, ya que ha alcanzado la calle Muro de Santa Ana. También ha estado presente el cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, que ha rezado unos minutos ante la imagen de la Peregrina.

Más información del besamanos

Fotos

Vídeos