El Grao de Castellón, faro de pasión taurina

El toro de Cuadri que fue exhibido el pasado sábado. / juan antonio ferrandis
El toro de Cuadri que fue exhibido el pasado sábado. / juan antonio ferrandis

El municipio marinero vive sus fiestas en honor a Sant Pere con cerriles y su concurso de ganaderías | Las entradas matinales de vacas y los encierros con toros embolados, otros de los reclamos para atraer a aficionados

JORGE CASALS

La localidad costera del Grao de Castellón se encuentra inmersa en sus fiestas de San Pere, patrón de los marineros, en las que se viven con especial pasión durante toda una semana sus festejos taurinos. Además de los toros cerriles, en este municipio marinero se vive de manera apasionada su concurso de ganaderías, las entradas matinales de vacas o el encierro con toros embolados, convertido ya en parte de la idiosincrasia de esta festividad. Su recinto, muy atractivo para el aficionado y con numerosas ventajas para poder ver fácilmente la exhibición de los astados, se convierte en el principal reclamo para que cada día, sean cientos los aficionados que se desplacen de toda la Comunidad Valenciana para disfrutar de una combinación perfecta en el verano: toros y playa. Y es que no hay mejor marco para una tarde de toros que el Mar Mediterráneo de fondo, testigo de una de las fiestas taurinas de mayor raigambre de la provincia castellonense.

El pasado sábado se inauguraron las fiestas con un cartel de lo más interesante para el aficionado. Abrió el festejo un toro de Cuadri, patrocinado por la peña El Polp, que marcó esa diferencia propia de esta ganadería: salir empleándose para poco a poco desarrollar sentido y momentos de peligro que mantienen a todo el aficionado en alerta. Por la noche, con menos rodadores que por la tarde, el de Cuadri se vino arriba e hizo ostentación de su poder. Después del cuadri se dio suelta al "Bou del poble", denominado así por estar patrocinado por la comisión de fiestas. Fue un toro colorado de Juan Manuel Criado, con kilos. Excesivamente voluminoso, con badana, serio e imponente. Un tío, que se dice popularmente. El de Criado fue bravo, incluso llegó a coger a tres aficionados, aunque acabó acusando esos 680 kilos de peso. La exhibición de cerriles continuó domingo con un toro de Sergio Centelles excesivamente noble. El pasado lunes fue el turno de un toro de El Soldado que se descoordinó tras chocarse fuertemente con un carafal, mientras que el martes, uno de Nazario Ibáñez gustó a los más exigentes ofreciendo una buena actuación. Hoy viernes se reanudan los toros cerriles con un ejemplar de Juan Albarrán, y mañana sábado, el turno es para Miguel Zaballos y Aldeanueva.

Los festejos taurinos en el Grao empiezan en 1800, pero cogen relevancia a partir de los años 70 La fiesta se abrió con un toro de la ganadería de Cuadri y otro de Juan Manuel criado

Ganado autóctono

La fiesta taurina en el Grao comienza desde la mañana con la entrada y prueba de vacas, una tradición muy común en los pueblos de la provincia de Castellón. Y por la tarde, a partir de las 18 horas y hasta las 19:15, aproximadamente, tendrá lugar el concurso de ganaderías, que este año cumple su XXXI edición. Estrenó el concurso el pasado sábado la ganadería turolense de Los Chatos. El domingo, el turno fue para Fernando Mansilla, donde la vaca 'Galleta' plasmó una actuación repleta de poder. El Mijares dejó el pabellón alto con las vacas 'Taconera' y 'Cuernos Blancos', ambas con el hierro de Paiportero, y la vaca Alegría. El miércoles tuvo una entretenida tarde Iván Miró, de la ganadería Bous La Ribera.

La paloma y La Espuela cerrarán la semana el viernes y sábado respectivamente. Cada divisa participa con tres vacas y un toro. Después del concurso de ganaderías, cuando amaina el calor, se sueltan los toros cerriles. La entrada de los toros en la Avenida Juan Sebastián 'El Cano', a modo de desfile con charanga y las peñas disfrazadas, es todo un acontecimiento.

Hoy viernes, a las doce de la noche, tendrá lugar uno de los momentos más bonitos de la semana, el encierro de toros embolados, que este año corre a cargo del ganadero Juan Faet, de Almenara. Según cuenta David Aixa, representante taurino de la comisión de fiestas, «en el Grao fuimos pioneros a la hora de hacer encierros con toros embolados, es una tradición que cuenta con casi veinte años», asegura. David Aixa explica que «fueron los aficionados Vicentico 34 y Juan Malaguella quienes idearon este encierro, dada su relación con El Paiportero, puesto que en Ondara era muy habitual esta costumbre».

David Aixa es un aficionado de pro, muy al día de lo que ocurre en la actualidad taurina del Grao de Vastellón y perfecto conocedor del pasado taurino. «Aquí se celebran festejos taurinos desde 1800. Pero las fiestas, tal y como las conocemos actualmente, comenzaron a coger vuelo a finales de los años 70 con las peñas El Rai y El Bou, hasta llegar a la actualidad, donde un total de 46 peñas hacen posible que seamos un referente de toda la provincia», concluye.

Fotos

Vídeos