La FSMCV pide un modelo de escuelas de música «abierto, flexible e integrador»

La propuesta fue aprobada y será remitida a Educación con miras al nuevo mapa autonómico de enseñanzas musicales

EFE VALENCIA.

La Federación de Sociedades Musicales de la Comunitat Valenciana (FSMCV) defiende un modelo de escuelas de música «abierto, flexible e integrador», que esté sustentado por la práctica amateur en grupo y que permita la profesionalización.

Esta propuesta fue aprobada ayer en un encuentro de miembros de la federación y será remitida a la Conselleria de Educación para que sea tenida en consideración en el nuevo mapa de enseñanzas musicales en el que está trabajando la Generalitat y en la Ley Valenciana de Educación, según ha informado la federación.

La FSMCV destaca la importancia de que los alumnos disfruten de la música, se integren en las sociedades musicales y participen de esta manera en un modelo propio y valenciano de escuelas de música, diferenciado de cualquier otro. Propone una nueva estructura de los estudios organizada en cuatro niveles, que irían desde la etapa de contacto hasta la avanzada.

La federación propone una nueva estructura de estudios organizada en cuatro niveles

En esta reunión han participado el presidente de la FSMCV, Pedro Rodríguez, el vicepresidente primero de la FSMCV y responsable del área de Escuelas de Música, Remigi Morant, así como José Mira y Maria José Hernández, vocales de la Junta Directiva de la FSMCV y miembros del área de Escuelas de Música.

La entidad destacó que las escuelas de música, al no estar orientados exclusivamente a una enseñanza profesionalizante, es preferible que se estructuren de manera mucho más abierta, por lo que se definen cuatro niveles o etapas orientativas.

Dichas etapas se iniciarán con un primer nivel de contacto hasta los 7 años, una etapa básica a partir de los 8 años, una tercera etapa de consolidación de cualquier conjunto vocal o instrumental y una etapa avanzada, considerando la pedagogía de grupo y la actividad grupal como la base esencial del modelo.

«Proponemos un modelo de escuelas apoyado en la práctica amateur, instrumental y básicamente en grupo, que, proporcionando también la base para la profesionalización de los alumnos, haga que estos disfruten, junto a otros alumnos de cualquier edad, de su pertenencia a las sociedades musicales, su entramado social y los valores que las sustentan», señaló Rodríguez.

El nuevo modelo responde además a la finalidad de «ajustar la programación de estos centros a la situación real hacia la que ha evolucionado la sociedad, donde la práctica amateur es el objetivo mayoritario que buscan las personas adultas que se acercan a las mismas, así como los padres que buscan actividades extraescolares para sus hijas e hijos», añadieron desde la federación.

En el encuentro se expusieron, además, los beneficios que supondrán a nivel educativo y económico y su repercusión social. En la Comunitat hay actualmente más de 500 centros educativos que imparten 45.000 horas de clase a la semana a 60.000 alumnos. Trabajan 4.200 profesores, con un coste de contratación de 27,5 millones de euros. La FSMCV calcula que, de implantarse mayoritariamente el nuevo sistema de estudios que proponen, las escuelas podrían acoger a un 25 % más de alumnos por su mayor alineamiento con los gustos de la sociedad.

Fotos

Vídeos