Una exposición recorre 800 años de vida mercedaria

Visitantes de la muestra. / LP
Visitantes de la muestra. / LP

El Monasterio de Santa María de El Puig acoge una muestra que incluye una reliquia del siglo XIII regalada por el rey Jaime I

LAURA GARCÉS

valencia. Alcanzar 800 años de vida bien merece una celebración. En ello han pensado los religiosos de la Orden de la Merced, que desde el pasado día 27 y hasta el 19 de enero de 2019 ofrecen en el Monasterio de Santa María de El Puig la exposición «800 años de vida mercedaria. 1218-2018». La muestra, impulsada por la orden y el Ayuntamiento de El Puig, presenta la historia mercedaria de la mano de interesantes obras de arte.

El comisario de la exposición, el historiador del arte Alejandro Mañas, explicó a LAS PROVINCIAS que la colección que se pone ante la mirada de los interesados en acercarse al monasterio permite «conocer la obra mercedaria a través del arte». Destacó que hay piezas de varios siglos y que han llegado hasta la sala donde se muestran procedentes de las distintas sedes que la congregación tiene en el territorio de la Comunitat Valenciana.

El viaje a través del arte por la obra de los religiosos se ha diseñado sobre cuatro líneas. Relata Mañas que el primer argumento temático es el momento fundacional. A este le sigue el dedicado a la vida religiosa, que da paso a la tercera línea: santos y santas mercedarias.

Entre las obras destacadas por el comisario de la exposición se encuentra una colección de cerámica

El último bloque del recorrido aborda la actualidad a través de un documental sobre el que, explica Mañas, relata «la acción que desarrolla esta orden religiosa que desde su origen está vinculada a las visitas a las cárceles».

Una pintura anónima del siglo XVIII que representa el momento de la fundación, interesantes piezas de cerámica del mismo siglo o un grabado de Vicente López del siglo XVIII son algunas de las obras que destaca Mañas. Pero el especialista pone el acento en piezas como la alegoría de Merced y en el «Relicario de la Santa Espina, del siglo XIII, un regalo del rey Jaime I al monasterio».

El Conquistador tendrá también protagonismo en la muestra. Será en el próximo trimestre, cuando la muestra presentará varios pergaminos con la firma del monarca. La exposición se ha concebido de manera que a lo largo de su vigencia se irán incorporando diferentes obras.

El comisario de la muestra señaló que en su primera semana unas 300 personas pasaron por el monasterio. Recordó que a la inauguración asistió la alcaldesa de la localidad, Luisa Salvador.

También estuvieron en el acto de apertura, como publica el semanario 'Paraula', el padre provincial, fray José Juan Galve, así como miembros de la comunidad parroquial y de la Real Orden de Caballeros de Santa María de El Puig. El horario de visitas comprende de martes a sábado a las 10, 11, 12, 16 y 17 horas. Los domingos, a las 12 horas.

Fotos

Vídeos