Qué hace especial al Cristo Yacente de la Semana Santa Marinera de Valencia

Salida del Cristo Yacente de la Hermandad del Santo Sepulcro./Juan J. Monzó
Salida del Cristo Yacente de la Hermandad del Santo Sepulcro. / Juan J. Monzó

Es una de las imágenes más singulares de la celebración

Jaume Lita
JAUME LITA

La Semana Santa Marinera de Valencia cumple con su objetivo de festejo popular que llena los Poblados Marítimos de celebración. Vivir estos días de procesiones, retretas, desfiles y traslados en los barrios de la fachada marítima de la ciudad es adentrarse en la tradición y el culto de la gente del mar en Valencia. La unión de esos instantes de carácter singular hacen que en conjunto hablemos de una celebración con actos únicos en España, como el hecho de llevar la imagen de Cristo Crucificado a la misma orilla del mar o el Desfile de Resurrección al ritmo de pasodobles y marchas festivas para concluir una fiesta que está declarada de Interés Turístico Nacional.

También hacen especial a la Semana Santa Marinera una serie de instantes mágicos que se viven dentro de las cofradías, hermandades y corporaciones que forman parte de la Junta Mayor. Suelen ser momentos de gran emoción dentro del clima del cariño de los cofrades. En este Sábado Santo de la Semana Santa Marinera de Valencia se vive uno de esos momentos que marcan y que hacen más especial si cabe a la celebración semanasantera de la ciudad de Valencia.

El Cristo Yacente de la Hermandad del Santo Sepulcro reúne varias particularidades. Es la única imagen que procesiona sólo en el Santo Entierro, mientras que otros tronos recorren las calles de sus barrios en dos o tres ocasiones. Los miembros de la Hermandad cierran el cortejo en el acto más multitudinario de la celebración valenciana y a su conclusión en la Iglesia de Nuestra Señora del Rosario reciben los honores de un piquete militar. Un besapiés ya bien entrada la madrugada sirve de punto final a la jornada del Viernes Santo en Valencia, antes de que la imagen se traslade, en este 2018, a la calle José Benlliure, 60 con motivo del 75 aniversario de su bendición. Se corresponde al local de un miembro de la Hermandad y de allí saldrá hoy en Traslado hasta el templo parroquial a las 19:30 horas.

En ese instante será cuando se viva el momento más singular, particular y único con el Cristo Yacente de su Hermandad del Santo Sepulcro. En 2017 se recuperó el canto de saetas en valenciano a la imagen durante este Traslado de Sábado Santo y hoy se repetirá este acto con tanto aroma local. Versaors, cantaors y dolçainer acompañarán al Cristo del local hasta la parroquia al son del canto religioso en valenciano.

En la iglesia se quedará la imagen, en su lugar de todo el año, hasta que el próximo 2019 vuelva a procesionar por las calles de su Canyamelar al son de las saetas valencianas.

Fotos

Vídeos