La Dolorosa del Grao, por las calles del centro histórico

Imagen de La Dolorosa junto a algunos de sus mantos y otros elementos devocionales en la exposición. / j.j. monzó
Imagen de La Dolorosa junto a algunos de sus mantos y otros elementos devocionales en la exposición. / j.j. monzó

Los granaderos de Santa María del Mar acudirán a la Catedral y a la iglesia de la Santa Cruz para celebrar el 75 aniversario de la bendición de su imagen titularEl colectivo de la Semana Santa Marinera pide a los vecinos de Caballeros y Avellanas que decoren los balcones

ISABEL DOMINGO VALENCIA.

Si a comienzos del mes pasado las calles del centro histórico fueron testigos de una imagen insólita, con el Cristo del Grao (conocido como el Negret) en procesión hacia la Basílica de la Virgen, otro acontecimiento similar se producirá el próximo viernes, día 15. Aunque, en esta ocasión, tendrá como protagonista a la Dolorosa, la imagen titular de la Cofradía de Granaderos de la Virgen de los Dolores, colectivo de la iglesia Santa María del Mar que forma parte de la Semana Santa Marinera.

Así, será la primera vez que la Virgen de los Dolores salga del entorno marinero para procesionar por las calles del centro histórico, ya que la imagen visitará la iglesia de la Santa Cruz, en el barrio del Carmen, y la Catedral de Valencia con motivo del 75 aniversario de la bendición de la talla creada por Carlos Román y Vicente Salvador.

La iniciativa surgió hace unos años entre los cofrades y comenzó a tomar forma el año pasado. «Teníamos en mente visitar la catedral y vimos que la ocasión propicia era por el aniversario», explica la secretaria general del colectivo, María Dolores Orero. Participaron en las fiestas de San Vicente organizadas por el altar vicentino del Carmen y «el párroco se ofreció a acogernos si decidíamos realizar el desplazamiento hasta el centro».

El manto que luce la Virgen es de terciopelo negro bordado en oro y perlas y fue bendecido en 1951 Cuarenta personas portarán a hombros la imagen en su visita a la Catedral de Valencia

El momento se producirá el próximo fin de semana, en concreto, el viernes, cuando la Dolorosa salga a las 18.30 horas desde la iglesia de la Santa Cruz y se dirija a la Seo. Una vez allí, a las 20.00 horas, se celebrará una misa pontifical presidida por el cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, según confirmaron fuentes del arzobispado.

En el altar se situará la imagen de la Virgen que, al finalizar la eucaristía, recorrerá las calles del centro hasta la iglesia de la Santa Cruz, donde permanecerá hasta el domingo a mediodía. «La imagen saldrá por la puerta de los Hierros y continuará por la plaza de la Reina para dirigirse a las calles Mar, Avellanas, el Palacio Arzobispal, la Basílica, Caballeros y las calles Alta y Baja para llegar a la iglesia», indicó Orero. En el pasaje Emilio Aparicio, los miembros de la cofradía intentarán girar a la Dolorosa para que pueda saludar a la Mare de Déu. «Vamos a intentarlo aunque será complejo por las dimensiones del trono-anda y la estrechez del pasaje», comentó la secretaria general.

A hombros

Porque la Dolorosa será portada a hombros por los llamados 'Hombres de trono', un grupo de unas 40 personas integrado por hombres y mujeres que portan de esta manera a la Virgen habitualmente en dos actos: la Vía Dolorosa (dentro de la Cuaresma) y el Viernes de Dolor (ya dentro de la Semana Santa).

Será también una ocasión única para admirar el trono-anda que la cofradía, conformada actualmente por un centenar de miembros, restauró hace unos años y el palio que se estrenó en 2003, de estilo veneciano y obra de los orfebres Piró y Cifre. Con esa transformación, los granaderos recuperaban el palio con el que la Virgen salía en procesión antes de la Guerra Civil.

En este sentido, la imagen que recorrerá el centro histórico no es la original, ya que ésta quedó destruida en el incendio que sufrió la iglesia Santa María del Mar en la guerra. Como curiosidad, la titular era entonces una Virgen de la Soledad de ahí que la talla actual no llevé el corazón con los siete puñales que identifica a la Dolorosa, sino un único puñal clavado en el pecho en recuerdo de la antigua Virgen. La Dolorosa actual es también una de las pocas imágenes coronadas canónicamente que hay en el cap i casal.

El manto negro de terciopelo bordado en oro y perlas que luce ahora fue bendecido en 1951 y se confeccionó gracias a los donativos de los devotos. Junto a este, posee otro negro regalo de las mujeres de la cofradía, uno blanco estrenado en 1994 y uno de hebrea donado por Miguel Gosálvez y familia y confeccionado por el diseñador Miguel Vizcaíno.

Son, además, algunas de las piezas que han podido verse estos días en la exposición del 75 aniversario que albergó el local social de la entidad. También se exhibió un manto antiguo de tisú de plata y los dos puñales: el que luce todo el año y el que porta en Semana Santa, regalo de Antonio Piró.

Para esta semana, junto con la visita a la catedral, los granaderos han organizado otras actividades conmemorativas de la efeméride, como dos charlas en el local social de Ernesto Anastasio número 14 (mañana y el miércoles a las 20.30 horas) o una dansà en honor a la Dolorosa en la plaza del Tribunal de las Aguas (sábado a las 20.30 horas).

Labor social

«Estamos muy ilusionados», reconoce María José Orero, que recuerda que la cofradía también cumple 30 años «muy centrados en la labor social y en acercar la Virgen a la gente». Es el caso, por ejemplo, de la visita anual que se hace el Lunes Pascua a la residencia Ballesol del Marítimo con la imagen que este viernes se podrá admirar en la Seo.

Para este acto los cofrades, que acudirán vestidos de granaderos (uniforme de soldados napoleónicos) e irán acompañados de personajes bíblicos, hacen un llamamiento a los vecinos de las calles Avellanas y Caballeros para que decoren los balcones y lancen pétalos al paso de la Virgen, como se hace en la festividad de la Mare de Déu o del Corpus.

Fotos

Vídeos