El Ayuntamiento desoye el acto reivindicativo en defensa del 'bou embolat'

Un momento de la reivindicación taurina del pasado miércoles.
Un momento de la reivindicación taurina del pasado miércoles. / irene marsilla

Miles de personas exigieron en la plaza de toros que vuelvan a las pedanías de Valencia las modalidades prohibidas por Ribó

TEO PEÑARROJA

VALENCIA. La concejalía de Bienestar Animal del Ayuntamiento de Valencia no ha querido hacer ninguna valoración sobre el acto reivindicativo que el mundo taurino valenciano llevó acabo la noche del miércoles en la plaza de toros. Desde la concejalía de Glòria Tello se da a entender que todo va a continuar igual y que no está sobre la mesa la posibilidad de recular en la prohibición del 'bou embolat' en las pedanías de Valencia.

La noche del miércoles, la Federación de Bous al Carrer congregó en la plaza de toros a cerca de 9.000 personas que pidieron la vuelta del 'bou embolat' y el 'bou en corda' a las pedanías de Valencia. Antes del acto, los presidentes de las peñas taurinas afectadas por la prohibición y los presidentes de las entidades de la Unión Taurina de la Comunitat Valenciana firmaron un dossier titulado 'Comunitat Valenciana, cultura del bou'. En él se explican los fundamentos legales de la tauromaquia y la historia de los toros en la Comunitat, e incluye un manifiesto en favor del toro embolado que leyó en la plaza el maestro Luis Francisco Esplá. El documento fue entregado en mano a los representantes del Ayuntamiento y de Les Corts que se acercaron a la plaza. Hubo representantes políticos del PSPV, Ciudadanos y PP. Como ya anunciaron antes, todos los políticos de Compromís se ausentaron por «motivos de agenda». Estaban invitados al acto la vicepresidenta de la Generalitat, Mònica Oltra; el alcalde de Valencia, Joan Ribó y la concejala de Bienestar Animal, Glòria Tello, entre otros. Ninguno de ellos pudo acudir.

Vicente Nogueroles, presidente de la Federación de Peñas de Bous al Carrer, explicó a LAS PROVINCIAS los motivos del acto de ayer: «No aguantábamos más esta actitud dictatorial, y era el momento de dar un puñetazo sobre la mesa».

«Nosotros queríamos que los políticos fueran conscientes de que hay una gran sensibilidad con el mundo del toro», aclaró Nogueroles.

Comenta que «ya se esperaban» la reacción del Ayuntamiento, dado que las relaciones entre el mundo de la tauromaquia y el gobierno municipal han sido conflictivas durante el último año, desde que la ejecutiva de Ribó prohibiera el 'bou embolat' y el 'bou en corda'. Los taurinos también culpan al alcalde de no haber querido recibirles y de compararlos con la violencia de género, el racismo o la Inquisición cuando intervinieron en el pleno del Ayuntamiento.

Con todo, los taurinos no piensan detenerse aquí. En el mes de septiembre pretenden inaugurar una mesa de debate con los partidos políticos para tratar los temas que afectan al mundo del toro. «La mesa saldrá esté quien esté», aseguró Nogueroles, anticipando la ausencia de Compromís, un partido al que calificó de «totalitario».

No obstante, el presidente de las peñas taurinas todavía quiere contar con los políticos de la formación nacionalista. «Nosotros seguimos tendiendo la mano a Compromís», dijo. «Estoy seguro de que si nos escucharan cambiarían de opinión».

Los taurinos no comprenden el empeño del Gobierno municipal por eliminar sus festejos. «Nosotros siempre hemos cumplido con todo lo que nos han pedido en temas de seguridad, maltrato animal...», relató Nogueroles. «Por eso no entendemos que quieran prohibir algunas modalidades de la tauromaquia que son perfectamente legales».

Fotos

Vídeos