El afloramiento del Manantial del Berro

Ó. C.

La noche del 24 al 25 de marzo de 1915 la población castellonense de Altura (Alto Palancia), vivió uno de los hallazgos más emotivos de su historia. Sumida en una crisis de recursos hídricos y bajo el amparo de la Virgen de La Cueva Santa, los alturanos excavaron en 1911 un pozo junto a una antigua fuente que parecía agotada. Las tareas se extendieron cuatro años y fueron titánicas. Bajo un terreno escarpado, y tras abrir una galería de 500 metros de longitud a 25 metros de profundidad, se obtuvo el preciado líquido. El lugar conserva una epigrafía del año del hallazgo. En la población una hermosa escultura de Enrique Ventura recuerda el histórico hecho.

Fotos

Vídeos