Adolfo Martín pone la emoción en La Llosa

Adolfo Martín pone 
la emoción en La Llosa

El fin de semana será el turno de la Colla Bou de Pascua y de la Penya Taurina La Llosa, que vive su XXV aniversario Dos toros de la ganadería cacereña fueron los protagonistas en las fiestas de Sant Vicent Ferrer

JOSÉ IGNACIO GALCERÁ VALENCIA.

La localidad castellonense de La Llosa abrió esta semana sus populares fiestas en honor a su patrón, Sant Vicent Ferrer. Y lo hizo a lo grande, con la exhibición de dos toros de la ganadería de Adolfo Martín. En este sentido, cabe reconocer el gran esfuerzo de los clavarios de este año por su apuesta por una de las ganaderías de mayor prestigio y predicamento entre los aficionados que existen en la actualidad. La divisa cacereña, presente en las principales ferias de la temporada, no solo goza de gran cartel en las plazas de toros, también lo tiene en la calle. Buena muestra de ello fue la gran afluencia de aficionados que se dieron cita al reclamo de los adolfos, especialmente significativa fue la asistencia de público que llegó desde la Vall d'Uixó, localidad en la que por el momento no podrán disfrutar de estos toros al mantener la ganadería un conflicto con Les Penyes en Festes todavía por resolver desde 2015.

El pasado martes, por tanto, se descorcharon los festejos taurinos con un ambiente de máxima expectación. Era día grande y el público no falló a una cita clásica del calendario de bous al carrer. Así pues, con la plaza a rebosar de gente pese a tratarse de un día laborable, saltó a la arena el primero de los dos toros de Adolfo Martín adquiridos para las fiestas. Para los amantes de la estadística, ahí van sus datos: Peluquero de nombre, número 5, del guarismo 4. Un astado muy bien presentado, bajo, cuajado, hondo, de perfecto remate y cuyo trapío podría corresponder perfectamente al de cualquier plaza de primera categoría. Muy en el tipo de la casa, el toro protagonizó una rápida y muy buena salida en la que remató en los cadafals y acometió a cada cite, haciendo disfrutar a los rodadores, especialmente al quiebro. Fiel a su encaste, el toro se empleó en ocasiones y en otras se reservó, midiéndose a veces en sus arrancadas y embestidas. Interesante la actuación del toro, al que incluso le faltó gente que le plantease batalla. Por la noche realizó una gran embolada pese a la hora que estuvo en las calles durante la tarde.

Al día siguiente siguieron los festejos con una tarde de vacas que corrió a cargo de la ganadería de Dani Machancoses en la que la nota negativa fue la cogida a un aficionado aunque sin consecuencias graves.

Los toros de esta divisa sirvieron de reclamo para atraer a un buen número de aficionados Los astados exhibidos cumplieron las expectativas y embistieron con calidad a los rodadores

Rodeado de cadafals

El recinto donde se desencajonan los toros en la localidad de La Llosa ayuda al espectáculo. El lugar presenta la peculiaridad de una zona alrededor del ayuntamiento rodeada de cadafals en la que se puede ver muy bien al toro y otra zona de callejuelas estrechas donde el toro tiene mayor facilidad para defenderse y en la que los aficionados más experimentados se divierten y las reses bravas marcan las diferencias.

El jueves fue el turno del segundo de los toros de Adolfo Martín previsto en el cartel. Horquillón, un nombre clásico de esta casa ganadera, marcado con el número 2 y cinqueño, se hizo presente en la arena y, de nuevo, la expectación se desbordó ya que se trataba de otro toro muy bien presentado y que respondió a lo que se espera de esta ganadería. El astado desarrolló durante todo el tiempo que estuvo en las calles un fondo de nobleza importante, embistiendo con calidad a los cites de los rodadores, lo que permitió ver bonitos quiebros y buen espectáculo. No defraudó Adolfo Martín, que estuvo a la altura de la categoría y la historia de la ganadería.

El fin de semana se reanudarán los festejos, siendo el turno de la Colla Bou de Pascua, que patrocina mañana sábado un toro de la ganadería de Encigrande; y de la Penya Taurina La Llosa, que en este 2018 cumple su XXV aniversario para el cual se han volcado rematando un cartel de lujo con toros del Cotillo de Carboneros y Gavira, que serán exhibidos el domingo a las 12:00 y a las 18:30 horas respectivamente, esperándose una gran afluencia de público al no coincidir con ningún otro festejo en la zona.

Además, la presentación de ambos toros, de un impresionante trapío, aspecto este siempre muy cuidado en esta entidad, ha levantado una gran expectación.

Fotos

Vídeos