Las Provincias

Fiestas y tradiciones de Valencia

Fuset defiende las bases para las fallas municipales pese a las críticas de fracaso

 Infantil. Falla municipal de Anna Ruiz y Giovanni Nardin de 2017. :: J. SIGNES
Infantil. Falla municipal de Anna Ruiz y Giovanni Nardin de 2017. :: J. SIGNES
  • El concejal excluye de nuevo la exigencia de presentar boceto y no prevé un jurado con mayoría fallera como pedía la Interagrupación

valencia. Los artistas que quieran optar a las fallas muncipales de 2018 tendrán que describir su proyecto en una memoria con una extensión mínima de 500 palabras y que podrá llegar a los 5.000 caracteres, pero seguirá sin ser obligatorio la presentación de un boceto completo donde quede muy claro qué es lo que se plantará.

Si bien la mayoría de entidades falleras se han mostrado muy críticas con las fallas municipales de 2017, por la incertidumbre que se ha mantenido con la falla infantil y el pobre resultado obtenido, el concejal de Cultura Festiva, Pere Fuset, indicó ayer que mantiene el sistema.

El concejal se ha enrocado y no varía las bases. Defendió el sistema diciendo que la falla municipal «es una falla singular y la carta de presentación al mundo donde se haga visible la diversidad creativa de los falleros», indicó. Incluso añadió que apostaba por «evitar los concursos de bocetos porque hay que valorar las trayectorias y las propuestas que se van a desarrollar». A la pregunta de si no veía conveniente pedir los bocetos elaborados, y no sólo apuntes, tras los comentarios negativos que incluso hablaban de 'fracaso' al menos en la falla municipal infantil, Fuset respondió que «el jurado sabía exactamente lo que elegía porque la memoria descriptiva decía claramente lo que se iba a plantar».

Esta misma semana la Interagrupación exigía que el mundo fallero tuviera mayoría en el jurado de las fallas municipales, en lugar del predominio de entidades artísticas de otras disciplinas, pero el concejal no ha cogido el guante y ayer aseguró que se exigirá a las entidades que él convoque que aporten candidatos con trayectoria fallera y artística», pero no habló de mayoría fallera. Dijo que el año pasado «el representante de los ilustradores tenía trayectoria en el diseño de fallas y los representantes del gremio fueron una fallera mayor de Valencia y un diseñador de fallas», en referencia a Sento Llobell, que al final votó el proyecto de un no agremiado.

Fuset anunció como novedad que podía declararse el concurso desierto, como ya ocurrió dos veces en la etapa popular - en uno de los casos se hizo encargo directo a Ramón Espinosa- pero se confundió, porque el pasado ejercicio ya se contempló.

Lo que sí es novedad es que no se exige a los equipos que se unan conformar una Unión Temporal de Empresas (UTE), una petición que hizo el gremio, ya que suponía tener más gastos. Lo que no ha admitido al gremio es la exigencia de que sean todos artistas certificados, porque como recordó Fuset, la Conselleria de Educación tiene pendiente convalidar a medio centenar de artesanos, entre ellos los que evaluaron.

Una vez más se permite el corcho o materiales antiguos como cera o cartón, pero prefieren materiales con una cremà más limpia, como la madera o paja del arroz. Y se exigen proyectos participativos, como el del tombe con la ayuda de dos grúas.

En cuanto al adelanto de las bases, dijo que sería lo ideal. En esta edición, se podrán presentar proyectos desde el día 3 al 19 de abril y entre el 20 y 22 los artistas defenderán sus propuestas ante los jurados.

Para el PP la repetición del sistema de jurados y de bases demuestran que el concejal «se enroca y sigue sin pedir previamente los bocetos y oculta las entidades que formarán parte de la comisión». El concejal del grupo popular, Félix Crespo, opinó que «se olvide de las fallas sorpresa plantadas el 15 de marzo porque todos hemos comprobado el resultado de dicho efecto sorpresa».

En cuanto a la celebración de conciertos junto a las fallas municipales, tras no autorizarlo el área de Policía por la falta de un plan de seguridad, dijo que «estamos estudiando la posibilidad de reubicar los conciertos y espacios de la fiesta para ponerlos, hay de sobra». Y criticó que Fuset se escude en que es una decisión del jurado «cuando él preside el comité y firma las actas». También pide que aclare los gastos extraordinarios de ambas fallas.

Fuset anunció que se va a reabrir un centro de documentación de las fallas en la Ciudad Fallera. Funcionó con el PP del 2005 al 2011, «pero por los recortes se cesó. Habían 13.000 registros y ahora se introducirán más. Será un espacio de consulta para los investigadores».