Las Provincias

Fiestas y tradiciones de Valencia

Els Angelets de la Purísima

Niños que representan 'els angelets'. :: lp
Niños que representan 'els angelets'. :: lp

O ntinyent está desde el pasado sábado celebrando sus centenarias fiestas en honor de la Purísima Concepción de María. Son las más antiguas de España, adelantándose doscientos años a la proclamación del Dogma de la Inmaculada Concepción.

Los actos se han iniciado con el pregón en la iglesia de Santa María que este año estuvo a cargo del arzobispo emérito de Sevilla, el cardenal monseñor Carlos Amigo.

Antes, y desde la plaza de la Concepción, partió la comitiva. Las fanfarrias y las trompetas, pese a la lluvia que comenzó a caer, invitaban a los vecinos a sumarse a los festejos. Les seguían dos 'angelets' montados a caballo, uno portando una artística palma blanca y otro el estandarte de plata. Tras ellos, a la carroza tirada por bueyes en la que catorce angelets entonaban con sus voces blancas un motete que data de 1622. Una maravilla, una joya musical, que guarda gran relación musical con el Misteri de Elx. 'Els angelets' son unos niños vestidos de ángeles, con túnicas azules con ricos bordados en plata, con sus alas y su corona floral. Su único requisito haber recibido la Primera Comunión este año y, por supuesto, tener buena voz. Son sólo 16 que se escogen tras diversas pruebas de voz que se realizaron el verano pasado. Este año doce niñas y cuatro niños. Ser 'angelet' es un honor para los niños de Ontinyent y por supuesto un orgullo para sus familias.

Cerrando la comitiva la cofradía de la Purísima, las camareras y la presidencia que ostentaba el alcalde de Ontinyent y presidente de la Diputación de Valencia, Jorge Rodríguez; el Cardenal Carlos Amigo, la camarera mayor, Carmen Ferrero; la presidenta de las camareras, Maruja Ferri; el presidente de la cofradía, Salvador Pastor; y el párroco de Santa María, Melchor Seguí, que desde el pasado lunes, es también vicario episcopal.

Las fiestas se prologarán hasta el domingo día 11, con múltiples actos religiosos, culturales y festivos. El próximo fin de semana tendrá lugar el centenario festejo del 'bou en corda'. Los vecinos se reúnen al mediodía a comer la sabrosa 'casola' en los locales de las comparsas. Antes de soltar a los toros, en los corrales presididos por un retablo de la Purísima, se invoca a la patrona.

Este año, además, se cumplen 75 años de la nueva imagen de la Purísima que sustituyó a la que desapareció en 1936. También es el 50 aniversario de la aparición de la figura de las camareras de la Purísima que visten su uniforme 'purisimero' con traje oscuro, abrigo azul marino, tres cuartos, bolso negro y la medalla con la imagen de la Purísima.