Las Provincias

Fiestas y tradiciones de Valencia
Teresa Lizaranzu, defensora de la candidatura de las Fallas. :: lp
Teresa Lizaranzu, defensora de la candidatura de las Fallas. :: lp

«La candidatura se ha trabajado muy bien y seguro que tendrá un final feliz»

  • La defensora de la propuesta de las Fallas afirma que es una fiesta que se vive de forma intensa en todos los rincones de la Comunitat y une a las generaciones

  • Teresa Lizaranzu Embajadora de España ante la Unesco

Teresa Lizaranzu, actual embajadora de España ante la Unesco, tendrá la responsabilidad -junto con la subdirectora general de Patrimonio, Elisa de Cabo- de defender la candidatura de las Fallas en Etiopía, donde llegó ayer. La representante española, que fue directora general de Política e Industrias Culturales y del Libro, se muestra confiada en el potencial de la fiesta josefina que ya conoció hace unos años.

¿Es una gran responsabilidad tener que defender a las Fallas?

Sí, pero en España tenemos buenos expertos en Patrimonio y se ha trabajado muy bien para presentar una candidatura sólida.

Partimos del visto bueno de los expertos. ¿Es un punto a favor?

De las 37 candidaturas sólo 18 llegan con la propuesta de inscripción favorable de los expertos, entre ellas las Fallas, porque el órgano de evaluación ha reconocido que cumplimos los cinco requisitos que se piden para inscribirse en la lista de Patrimonio Inmaterial.

¿Ha defendido alguna candidatura más?

Sí. En julio se celebró en Estambul el comité de Patrimonio Mundial y la delegación española logró que los Dólmenes de Antequera (Málaga) fueran inscritos. Al igual que las Fallas, llevaba el informe favorable de los expertos.

Por lo tanto, ¿las Fallas tienen garantizado el éxito?

Hay que ser prudentes, pero si llegamos con informes a favor y nos expresan su apoyo... Pero habrá que esperar a escuchar a los expertos.

Ha costado varios años que la candidatura llegue a la Unesco...

Es una candidatura que se ha trabajado muy bien desde hace muchos años y seguro que tendrá un final feliz. A pesar del largo camino, esperamos que sea el punto de partida de muchas cosas buenas.

¿Qué valores cree que conquistarán al comité de la Unesco?

Las Fallas son unas fiestas y tradiciones que demuestran muy bien que implican a toda la sociedad. Se vive de forma intensa en todos los rincones de la Comunitat, en la calle, en toda la ciudad y participan muchas comisiones. Se han conseguido transmitir todas las medidas que han adoptado los falleros y las administraciones para salvaguardar la tradición.

¿Qué otras bondades reúne?

Las Fallas involucran a muchas generaciones y engloba múltiples elementos como la falla, pirotecnia, música, bailes, indumentaria y gastronomía. Tiene muchos elementos culturales y sociales.

¿En qué idioma defenderá a la candidatura?

En español, cosa que me satisface. Así los expertos de Latinoamérica podrán trasladar en su lengua los elementos vitales de las Fallas.

¿Ha vivido en primera persona la experiencia de las Fallas?

Sí. Me invitaron unos amigos hace unos años.

¿Qué es lo que más le impresionó de la fiesta?

Me impactó la presencia en la calle de toda la ciudad. Cómo se viven en toda Valencia y los municipios las Fallas de forma intensa. La interacción que se genera entre la fiesta y la ciudadanía es interesante. La indumentaria es espectacular y la música, el nexo de unión.

¿Y de la falla en sí, como arte efímero?

La variedad plástica, las dimensiones, el ingenio me cautivó.

España puede lograr inscribir, con las Fallas, su decimosexto Patrimonio Inmaterial. ¿Es un país referente?

A nivel de todo el mundo es el cuarto con más candidaturas, pero lo importante no es tanto el número sino la calidad. Lo fundamental es que tenemos buenas candidaturas y hemos apoyado y financiado muchas de otros países como Marruecos o en Latinoamérica, algo que se valora mucho.

De toda España, la Comunitat va en cabeza con cuatro y posibilidad de sumar una más ...

Sí. Es la Comunitat que más representada está. La convención tiene dos objetivos: contribuir a la protección y difusión, pero también es una responsabilidad y hay que tenerlo en cuenta.