Las Provincias

Fiestas y tradiciones de Valencia

«El título de Unesco sería un premio a los falleros por mantener viva la fiesta»

 Visita. Las falleras mayores, Raquel Alario y Clara Parejo, en  la redacción de LAS PROVINCIAS, conversando con la subdirectora María José Grimaldo e Isabel Domingo, redactora. :: juanjo monzó
Visita. Las falleras mayores, Raquel Alario y Clara Parejo, en la redacción de LAS PROVINCIAS, conversando con la subdirectora María José Grimaldo e Isabel Domingo, redactora. :: juanjo monzó
  • Las 'embajadoras' de las Fallas de 2017 esperan que el reconocimiento ayude a hacer el festejo más conocido en todo el mundo

  • Raquel Alario Fallera Mayor de Valencia

Raquel Alario y Clara Parejo, falleras mayores de Valencia de 2017, están viviendo su sueño de representar a la fiesta, pero reconocen que la declaración de Patrimonio Inmaterial de la Humanidad de las Fallas sería el broche de oro del reinado.

En su entrevista con Juanfran Barberá, responsable del programa 'Veus de Festa' de Gestiona Radio y en su posterior visita a la redacción de LAS PROVINCIAS, Raquel Alario explicó que la inclusión de las Fallas en esta lista del patrimonio sería «un impulso para la fiesta desde el punto de vista económico y turístico, pero sobre todo, sería un reconocimiento al trabajo que muchísimos falleros realizan durante todo un año para mantener viva la fiesta».

Por su parte, Clara Parejo, que asegura que ha hecho gran amistad con las compañeras de la corte, añadió que este nombramiento «haría que las Fallas fueran más populares en todo el mundo».

A la pregunta de si podía entender cómo hay colectivos o personas que han presentado alegaciones a la candidatura de las Fallas, Raquel confesó: «Me sorprende, pero quizá se basa en el desconocimiento de todo el trabajo que hay detrás de las Fallas durante un año. Sólo ven la semana de la fiesta».

Tanto Raquel como Clara destacaron también de las fallas la faceta solidaria que desarrollan, con actos de apoyo a colectivos necesitados durante los 365 días del año.

La nueva 'embajadora' de la fiesta llegó precisamente ayer de Lancaster y, a pesar de haberse levantado a las 4.30 horas de la madrugada para subirse primero a un tren hasta Manchester y luego coger un vuelo con destino a Valencia, afirmó que estaba «encantada de poder explicar a los extranjeros qué representan las Fallas, la riqueza de la indumentaria y el minucioso trabajo que realizan los artistas».

En su viaje a Inglaterra, donde tuvo que lucir el traje regional con tan sólo 2 grados centígrados de temperatura, afirma que los vecinos de Lancaster quedaron maravillados del peinado de valenciana, de los complementos y de la riqueza de las telas. «La gente me preguntaba cómo se hacía el peinado y se quedaron también maravillados al escuchar a una banda tocando música por la calle», argumenta Raquel Alario.

Como anécdota, Raquel se hizo ella misma las ondas del pelo de valenciana y se puso los rodetes laterales y contó con la ayuda de la vicepresidenta Merche de la Guía para elaborar el moño trasero. Otra curiosidad, es que tuvo que acoplar la falda, el corpiño y el cancán en una sola maleta.

En cuanto a los días que esperan vivir con intensidad, a las dos representantes de las Fallas se les iluminaron los ojos cuando pensaron en sus futuras exaltaciones y también esperan con entusiasmo la jornada de la Crida. «Me gusta vivirla todo el día, desde la macrodespertà, hasta los actos de música y la Crida de la tarde», indicó Clara.

Raquel recuerda que una de las pruebas que hizo tras la Fonteta «fue subir a las torres de Serranos e improvisar una Crida desde lo alto y a plena voz, sin micrófono. La gente que nos veía desde abajo se paraba a ver qué pasaba».

Tanto Raquel como Clara están firmando ya muchos autógrafos y comparten fotos con muchos valencianos. La familia de ambas se han convertido en sus principales fans, de hecho Esther, la hermana mayor de Raquel le acompaña a todos los actos. En el caso de Clara, su fan número uno es su hermana pequeña de tres años.