Las Provincias

Fiestas y tradiciones de Valencia

Cuadri y Oliveiras Irmaos, atractivos en Alcalà de Xivert

 Ajustado y bonito quiebro.  :: isaac álvarez photography Preciosa la estampa  de la embolada.  :: Isaac Álvarez Photography
Ajustado y bonito quiebro. :: isaac álvarez photography Preciosa la estampa de la embolada. :: Isaac Álvarez Photography
  • Formada por 70 socios, la Asociación Joventut Bouera cuenta con 16 años de antigüedad

  • La localidad castellonense, una de las últimas en celebrar toros cerriles esta temporada

Pese a que la temporada toca a su fin, todavía hay localidades que siguen celebrando bou al carrer. Es el caso de Alcalà de Xivert, municipio de la provincia de Castellón, perteneciente a la comarca del Bajo Maestrazgo y que este fin de semana presenta un cartel de lo más atractivo. La organización de los festejos le corresponde a la Asociación Taurina Joventut Bouera, que hasta hace cinco años era la única del municipio hasta la aparición de la Peña La Desencaixonà que este año celebró sus fiestas en el mes de marzo. «La peña se constituye en septiembre de 1999 y no es hasta octubre del año 2000 cuando se hace el primer toro cerril», expone José Manuel Ruiz, miembro de la asociación. «Queríamos potenciar las actividades del toro en una comarca donde los toros cerriles no son muy comunes. Además, apostamos desde un principio por fomentar la Fiesta y la afición por el toro entre todo el pueblo y continuar con la tradición», explica.

Los caprichos del calendario taurino juegan en contra de los miembros de la Joventut Bouera, puesto que sus fiestas coinciden con el segundo fin de semana de la Fira D'Onda, un clásico de la temporada y una cita ineludible para los aficionados y a la que tienen que hacer frente cada año con ilusión. «La gente de los pueblos de alrededor suele quedarse en Alcalà de Xivert y hay un gran ambiente, aunque es difícil competir con Onda». Niños, jóvenes y mayores comparten la pasión por el toro en una peña que cuenta actualmente con 70 socios encabezada por una junta directiva. «Aquí todos tenemos voz y voto, las cuestiones del cartel se resuelven por mayoría. Cuando tenemos varios toros que nos pueden interesar ya sea en Andalucía, Extremadura o Portugal, organizamos un viaje que es otra de las actividades que hacemos durante el año para ver los toros en el campo, les hacemos fotos y las exponemos en una reunión extraordinaria para que los que no han podido ir al viaje las vean y luego ya decidimos y votamos».

El cartel de este año es de auténtico lujo: toros de Cuadri y Oliveiras Irmaos, ganadería que pasta en las fincas Baracha y Mijadorio del Ribatejo portugués y con antigüedad de 1988, tiene procedencia Pinto Barreiros. «Llevamos dos años apostando por el campo bravo de Portugal. Tanto el año pasado como el anterior anunciamos toros de Palha que salieron muy bien. Este año hemos cambiado de hierro aunque esperamos que el resultado sea igual de bueno. No nos podemos quejar de la apuesta portuguesa». Ambas divisas harán su debut en la localidad castellonense. «Cuadri es una ganadería con muchos partidarios y a la que siguen los aficionados. Elegimos esta ganadería porque arrastra a mucha gente y esperemos que se cumplan las expectativas que genera esta divisa». La confianza en la divisa onubense es alta. «Ojalá salga ese toro de Cuadri noble pero exigente a la vez que haga que los aficionados se puedan lucir y se vea un bonito espectáculo». La elección de ganaderías de prestigio ha sido a lo largo de la historia de la asociación una de sus señas de identidad, no en vano sólo hace falta mirar los carteles de años anteriores con la presencia de hierros como: Los Bayones, Núñez del Cuvillo, Carlos Núñez, Rehuelga, Cebada Gago, Antonio Ordóñez, Alcurrucén, Adolfo Martín, El Tajo, Samuel Flores, Partido de Resina, Torrestrella, Bucaré o Sánchez Ibargüen, entre otros.

Más allá del toro

Las fiesta del toro en Alcalà de Xivert se vive desde unos días antes a su celebración. Con la colocación de las barreras que cercarán el recorrido del toro se inicia una semana llena de ilusión. Sin embargo, no todo es trabajo para los miembros de Joventut Bouera, ya que las tareas de montaje de las protecciones finalizan siempre alrededor de una buena mesa. «Todas las noches de la semana del toro nos reunimos los socios y los familiares y disfrutamos de la comida, la música y la conversación. Son días de mucho trabajo pero también de convivencia y de pasarlo bien».

Como en muchas otras peñas, los socios de la Joventut Bouera tiran de ingenio para encontrar distintas vías de financiación para mantener cada año el nivel y la categoría en el cartel. «La principal vía de financiación que tenemos es la ayuda que da el ayuntamiento a todas las asociaciones del pueblo. Luego, durante las fiestas de Carnaval, tenemos una barra con la que conseguimos más ingresos y en las fiestas del mes de agosto ayudamos al ayuntamiento al montaje y desmontaje de las barreras y de ahí logramos sacar otro poquito», explica Juan Manuel antes de añadir: «Luego está la lotería y las cuotas de los socios además de las publicidades en el cartel anunciador de los diferentes colaboradores de establecimientos tanto de nuestro pueblo como de los de alrededor». Y como toda ayuda es poca, este mismo año pusieron en marcha «una rifa semanal de un jamón a través de cartones. La idea la iniciamos a comienzos de este año y a decir verdad la gente ha participado y ha tenido buena acogida».