Las Provincias

Fiestas y tradiciones de Valencia

El Año del Santo Cáliz suma 50.000 visitas a la capilla

El Año del Santo Cáliz suma 50.000 visitas a la capilla
  • Los actos del jubileo en torno a la reliquia terminarán el 13 de noviembre y volverán a celebrarse en 2020

  • Los jóvenes serán los protagonistas de la última peregrinación de la actual convocatoria el próximo día 5

Parece que fue ayer, pero ya ha pasado un año. En octubre de 2015 inició su andadura en la diócesis el Año Jubilar del Santo Cáliz de la Misericordia, que se ha caracterizado por el constante paso de peregrinos por la capilla que lleva el nombre de la preciada reliquia. Ahora ya se acerca el momento de concluir una convocatoria que se repetirá dentro de cinco años.

La clausura tendrá lugar el próximo 13 de noviembre, como ha confirmado el Arzobispado de Valencia. Y cuando llegue ese día los libros de registran anotarán el número 50.000 en el capítulo de fieles que han ganado el jubileo.

La fecha de clausura se ha dado a conocer tras varios cambios. En un primer momento se esperaba para la fiesta del Santo Cáliz, que el calendario litúrgico señala en el último jueves de octubre. Después, se optó por la coincidencia con el final del Año Jubilar de la Misericordia, que el Papa cerrará el 20 de noviembre. Pero la última decisión apunta en la dirección de que Roma cerrará ese día, coincidiendo con la creación de los nuevos cardenales, el Año de la Misericordia. «Pero las diócesis lo adelantarán al 13 del mes que viene», explicó a LAS PROVINCIAS el canónigo Jaime Sancho, celador del culto del Santo Cáliz.

Pero antes de que llegue el final, quedan algunas peregrinaciones pendientes, después de que el pasado sábado los catequistas de la diócesis ganaran el jubileo. El próximo sábado, día 29, serán los voluntarios de Cáritas quienes acudirán a la llamada. Ya el mes que viene, el día 5, los protagonistas de la cita serán los jóvenes de la diócesis.

Con estas visitas se cumplirá un programa que cuando el Año Jubilar se complete habrá acercado a la capilla que recibe a los fieles en la entrada de la catedral «en torno a 50.000 personas», tal como apuntan desde la coordinación de las visitas.

Pocas regiones de España han quedado al margen de la convocatoria a juzgar por la procedencia de los peregrinos que han dirigido sus pasos hasta Valencia. También son muchos los extranjeros que han aportado su grano de arena a la iniciativa. Martina dal Sacco, coordinadora de las peregrinaciones de los colegios, hace hincapié en la circunstancia de la diversidad de procedencias. Además de citar numerosas provincias españolas, destaca el paso de ciudadanos de Ucrania, Polonia, Francia, Italia, Alemania, Japón o Estados Unidos.

El canónigo celador del culto de la venerada reliquia también habla de la variedad de procedencias de los visitantes que se han acercado hasta la capilla y, por tanto, hasta la Seo. Como ejemplo señala que hace sólo unas semanas llegó «una peregrinación alemana acompañada de un sacerdote que celebró la misa en su lengua en la capilla».

Buena parte de los miles de fieles que se prevé que hayan visitado el Santo Grial para ganar el jubileo son escolares que han llegado hasta la catedral como integrantes de las peregrinaciones de sus colegios o institutos. Para los más jóvenes encontrarse tan cerca de su casa con el vaso en el que la tradición asegura que bebió Jesucristo en la Última Cena ha supuesto en muchos casos «una sorpresa» que les ha permitido conocer con mayor profundidad la importancia de la reliquia.

Motivos religiosos

¿Qué ha motivado a tantos a acercarse hasta la capilla gótica que alberga la preciada copa desde 1437, cuando al relicario de la catedral? Jaime Sancho no duda en hablar de «predominio del interés religioso por encontrarse con un recuerdo de la Última Cena».

Insiste en que si bien lo más frecuente es «la motivación religiosa», también hay que tener en cuenta el valor histórico y artístico que atesora el vaso sagrado.

Uno y otro factor han contribuido a que el cáliz se haya convertido en «un foco de atención importante», apunta el canónigo. El éxito que ha acompañado a la convocatoria que, de la mano del cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, arrancó el 29 de octubre del año pasado, lleva al canónigo Sancho a contemplar «un principio de continuidad».

Esta apuesta, a juicio del celador de la reliquia, podría encontrar su traducción en la ruta del Santo Cáliz entre la Comunitat Valenciana y Aragón, opción «interesante» que pasa por la implicación «de las dos Administraciones».