Las Provincias

Fiestas y tradiciones de Valencia

El Puig abrocha una notable temporada

 Edu templando la embestida de Torrijo, de Los Azores, en Gent del Bou. :: rullot Moreta protagonizó una emocionante salida con Temporero, de Gerardo Ortega, en Sant Roc. :: chesco
Edu templando la embestida de Torrijo, de Los Azores, en Gent del Bou. :: rullot Moreta protagonizó una emocionante salida con Temporero, de Gerardo Ortega, en Sant Roc. :: chesco
  • Cinco entidades que aglutinan a cerca de doscientas personas organizaron los catorce días de espectáculos

  • La Comissió de Dalt cierra mañana seis meses de festejos en los que se ha exhibido 31 toros cerriles

valencia. Pasados seis meses desde que se iniciara la temporada en El Puig, el ejercicio toca mañana a su fin con el segundo de los días programados por la Comissió de Dalt. Con los dos ejemplares de Arauz de Robles, serán treinta y uno los toros cerriles que hayan pisado las calles de una de las poblaciones con mayor tradición en la celebración de bous al carrer de la provincia de Valencia. El balance, más que positivo, permite hablar de un ejercicio notable: han saltado astados de gran juego, ha aumentado el número de toros lidiados -seis más que los veinticinco de 2015- y han disminuido los registros de percances en los trece días de festejos -con el de mañana serán catorce- organizados de abril a octubre. El Ayuntamiento siempre ha apoyado la fiesta, aspecto a resaltar en tiempos de absurdas prohibiciones. Lo desgranamos a continuación.

GENT DEL BOU

La peña Gent del Bou dio el pistoletazo de salida el último fin de semana del mes de abril y no el primero de mayo como es norma habitual debido al calendario eclesiástico que anticipaba unas semanas la celebración de las comuniones. La bravura y presentación de un toro de Los Azores, 'Torrijo', dejó muy alto el listón en el arranque con su lidia en puntas pero sobre todo con una embolada de las que se recuerdan mucho tiempo. No se puede contar lo mismo de los dos astados de Murteira Grave y sí hay que destacar las dos tardes de vacas ofrecidas por Benavent, que dieron espectáculo en un recorrido muy difícil para los animales por lo angosto y accidentado del mismo. Hablando de accidentes, no hubo que lamentar ningún percance en los dos días programados por una entidad que ya ha superado la docena de años al pie del cañón.

LOS PUXEROS

El mes de junio era el turno de Los Puxeros, la última asociación en incorporarse al calendario pero que sigue creciendo con una mayoría de miembros muy jóvenes. Manuel Caro y Gerardo Ortega fueron sus apuestas. El primero de ellos destacó por su imponente presentación y el segundo por su aceptable y noble juego. En lo que respecta a las tardes de vacas, se renovó la apuesta por la calidad con Fernando Machancoses y Benavent, que enviaron dos corros de alta nota, el segundo de ellos incluyendo la embolada de Jardinero, uno de los toros más famosos de la actualidad. En cuanto a las cogidas, de nuevo una grata noticia: cero.

SANT ROC

Tras el 'descanso' en julio, único mes en el que no se celebraron festejos taurinos en esta localidad, agosto era el turno de la fiesta por excelencia: Sant Roc. El titánico esfuerzo de los diecinueve clavarios por lidiar el mismo número de toros se tradujo en un cara y cruz. Del impecable primer día, con el gran juego de 'Temporero' de Gerardo Ortega y la impresionante presencia de 'Antequerano' de Alcurrucén -posiblemente uno de los toros mejor presentados de la temporada en la Comunitat- se pasaba a la decepción de las siguientes fechas con la mayoría de los ejemplares de Zalduendo y Arcadio Albarrán. Por suerte, el 27 de agosto volvían a dejar alto el pabellón con 'Dudosito' de Núñez del Cuvillo y el número 12 de Zalduendo.

Fueron cinco las jornadas en total en las que la organización de los chavales resultó ejemplar en todos los actos, en los que El Saliner se limitó a cumplir en las tardes de vacas y en las que sólo hubo que lamentar una herida por asta de toro, precisamente causada por 'Antequerano' a un vecino de El Puig en la zona del glúteo y de la que afortunadamente estaba dado de alta a los pocos días.

COMISSIÓ DE BAIX

La Comissió de Baix retomó el testigo en septiembre con la celebración de tres días de toros. Dos ejemplares de José Luis Marca, muy bien presentados y uno de Luis Albarrán estaban anunciados en el cartel, del que se cayó a última hora el ejemplar de Cuadri tras estropearse en el campo. Buena la reacción de la segunda peña más antigua de la localidad para resolver la situación, ya que el precioso jabonero de Marca fue un buen toro y protagonizó por la tarde bonitos momentos con los aficionados que se pusieron delante. En el ganado autóctono El Saliner salvó el expediente los dos primeros días y la decepción llegó con un especial de Gregorio de Jesús que fue especialmente malo. Buena, una vez más, la noticia de que tampoco se reseñó ningún herido durante los festejos.

COMISSIÓ DE DALT

En octubre, como es norma, se da por finalizada la temporada. La Comissió de Dalt redujo con buen criterio el número de días -de tres a dos- para priorizar la calidad. Quedó demostrado el pasado sábado, con la preciosa estampa de 'Desgreñado', de Gerardo Ortega, que además fue un toro excelente. Con el único defecto de tardear en ocasiones, su exhibición por la tarde, pero especialmente en la embolada, fue lo mejor del año junto a 'Torrijo' de Los Azores en este municipio de l'Horta Nord. La emoción en sus arrancadas, la velocidad que desarrollaba en cada una de ellas, fueron una auténtica prueba de fuego para los que osaron retar al de Ortega, que ratificó que a día de hoy es poco menos que una garantía en los festejos populares. Se da la curiosidad de que 'Desgreñado' estuvo enchiquerado como sobrero en la última Feria de Abril de Sevilla y que es el último ejemplar de la camada del ganadero onubense que se lidiará este año. Junto a él, un toro de Arauz de Robles destacó por su nobleza. Precisamente dos ejemplares de la divisa jienense bajarán mañana a las cinco de la tarde el telón de la temporada en El Puig. Por la mañana, a las doce, los más pequeños tienen su cita con el espectáculo Bou per la Vila, una iniciativa más que loable y que esta peña viene poniendo en práctica últimamente.

Este es el balance de las cinco entidades que aglutinan a cerca de 200 miembros, además de los colaboradores, que han hecho posible que la llama de este festejo siga viva en El Puig. Varias de ellas ya trabajan en el cartel de 2017. Aquí no se para. Es la magia de los bous al carrer.