Las Provincias

Fiestas y tradiciones de Valencia

Nuevos tiempos para el seminario

Un grupo de seminaristas, en uno de los pasillos del Seminario Mayor de Moncada.  :: jesús signes
Un grupo de seminaristas, en uno de los pasillos del Seminario Mayor de Moncada. :: jesús signes
  • El rector de Moncada confirma que esperan que el Papa publique este curso las novedades para formación sacerdotal

  • Los centros superiores acogen a 70 aspirantes a convertirse en curas y el menor cuenta con 26 alumnos en su sede de Xàtiva

Los futuros sacerdotes acaban de iniciar el curso. Los alumnos de los seminarios La Inmaculada de Moncada, Santo Tomás de Aquino y El Patriarca ya están inmersos en sus clases en un ejercicio académico que se significará por la llegada de nuevos tiempos. La Iglesia espera que en los próximos meses se dé a conocer el documento del Papa que fija los criterios para la preparación de sacerdotes. Todo, en un ejercicio en el que 70 jóvenes siguen su formación en los tres centros superiores de la diócesis de los que irán saliendo los nuevos párrocos. La cifra mantiene firme el pulso pese a que son tiempos poco propicios para las vocaciones.

El rector del Seminario Mayor de Moncada, el sacerdote Fernando Ramón, se refiere a todas las cuestiones que en los próximos meses describirán la trayectoria de los centros. Valora la presencia de alumnos, adelanta la llegada de las indicaciones del Vaticano y confirma cambios en los puestos de responsabilidad en La Inmaculada, el seminario más poblado.

Cuando refiere la cifra de aspirantes a hacerse cargo de una parroquia, con discreta satisfacción, afirma que «se mantiene en la línea de los últimos años». Hay que considerar que los registros más recientes de la Conferencia Episcopal Española (CEE) -de 2015- sitúan a la diócesis en el tercer puesto, sólo precedida por los seminarios de Toledo y Madrid.

Bajo estas coordenadas que hablan de continuidad, Fernando Ramón adelanta la que será la novedad del curso describiendo un cambio en el camino hacia el sacerdocio: «Se espera que a lo largo del curso salga la 'Ratio Fundamentallis' del Papa». El documento establecerá los fundamentos para la formación y, aunque «no se sabe muy bien por dónde puede ir», no se duda de que ofrecerá las claves para la adaptación al momento actual.

Adaptación a la actualidad

Sea cual sea el contenido, cada Conferencia Episcopal del mundo deberá adaptarlo a sus circunstancias. El sacerdote Sergio Requena, hasta hace unos meses vicerrector en Moncada y ahora en la secretaría de la Comisión de Seminarios de la Conferencia Episcopal Española (CEE), confirma a LAS PROVINCIAS que la 'Ratio' «está en proceso y se espera que llegue a lo largo del año». Al mismo tiempo recuerda que ofrecerá directrices para afrontar las nuevas exigencias, que pasan por la «adaptación a la realidad de hoy».

Este movimiento, de profundo calado, está pendiente. Pero en el ámbito doméstico, sin salir de la diócesis, ya ha habido cambios en forma de relevos. Sergio Requena ha pasado al mencionado departamento de la CEE y ha sido sustituido por Avelino Castells. Además, el hasta ahora director espiritual de Moncada, Juan Borrás, es el nuevo párroco de Salem y Rafol de Salem; su anterior puesto lo ocupa Arturo García.

Los nuevos responsables imprimirán su huella y en mayor o menor medida contribuirán a definir nuevos tiempos en un ámbito formativo que en Valencia tomó años atrás la senda de la recuperación, como prueba el número de jóvenes aspirantes a curas. Los responsables de su formación no son partidarios de establecer categorías en función de los números, pero los datos son los que son y revelan que en el curso 2008-2009 la diócesis tomó la vía ascendente.

Tras tocar fondo con 33 alumnos en 2007, el ejercicio siguiente estrenó la tendencia al alza hasta estabilizarse. La información que facilita el rector viene a confirmar esa circunstancia cuando señala que «se mantiene prácticamente el mismo número de los últimos años».

El balance constata que desde 2008, curso tras curso, la cifra ha ido en aumento con la excepción del ejercicio 2010-2011 al pasar de 45 a 44. Pero la ligera caída se desdibujó, y un año después ya eran 51 los candidatos a sacerdote.

El registro más significativo se reveló entre 2011-2012 y el siguiente curso al pasar de 51 a 61. En el 2013-2014 llegaron a 66 y en el periodo académico 2014-2015 la cifra alcanzó los 71 seminaristas, la misma que el ejercicio pasado y casi idéntica a la actual, 70. El recorrido por la cifras revela que en los últimos 10 cursos académicos la presencia de jóvenes en el emblemático edificio diocesano de Moncada es prácticamente el doble que la del primer curso de la década: 33 a 70.

Cuando se plantea la cuestión de las vocaciones en la Iglesia valenciana, las voces que se pronuncian destacan la importancia del Centro de Orientación Vocacional y la del Seminario Menor. Este centro, con sede en el colegio diocesano Claret en Xàtiva, acoge a 26 jóvenes, de los cuales siete han ingresado este año.

El rector del Seminario Menor, el sacerdote Pablo Valls, también se muestra satisfecho con la cifra. Pero detiene su conversación en destacar las acciones formativas que incluye su programa y también las novedades a introducir, sin olvidar que también aquí ha habido relevos, ya que el sacerdote David Ramírez es el nuevo formador en sustitución de Virgilio González, que se ha hecho cargo de la delegación diocesana de Infancia y Juventud.

Recuerda Valls que en su plan de acción son habituales los encuentros de monaguillos y las convivencias. En los últimos ejercicios se han introducido actividades en el terreno de la formación ante las vocaciones religiosas femeninas para lo cual cuentan con colaboración de congregaciones. Y este curso incorporarán encuentros vocacionales para jóvenes.

Pablo Valls recalca que toda actividad e iniciativa de formación se apoya en tres pilares que «procuramos cuidar muchísimo: la familia, el seminario y la parroquia».