Las Provincias

Fiestas y tradiciones de Valencia

Ribarroja rinde culto al Cristo

 Detalle de la imagen realizada por Octavio Vicent. El acuartelamiento de Paterna rindió honores al Cristo.
Detalle de la imagen realizada por Octavio Vicent. El acuartelamiento de Paterna rindió honores al Cristo.
  • Medio millar de personas recorrieron los 25 kilómetros de distancia en los que emplearon algo más de once horas

  • La imagen fue trasladada desde la ciudad de Valencia hasta el municipio de Camp de Túria a hombros de los propios feligreses

Hoy que la Iglesia celebra la Exaltación de la Santa Cruz, en muchas localidades de la Comunitat se festeja a sus queridos Cristos con numerosos actos festivos y procesiones al igual que el 6 de agosto, festividad de la Transfiguración del Señor. El Patriarca Ribera, durante sus 40 años al frente de la diócesis valentina, potenció mucho la devoción a Cristo crucificado, especialmente en tierras de moriscos, tras la expulsión de los mismos. Él regaló varias imágenes de Cristo en la Cruz; fue parte de su reevangelización.

Por ello existe tanta devoción secular a los cristos. Hoy es un día señalado. Hasta no hace muchos años, por coincidir las fiestas con la siega del arroz en las zonas de la Albufera a la que acudían numerosos jornaleros, se retrasaban las fiestas para que pudieran estar presentes, como es el caso de Anna. Hoy bajarán desde las eras, desde su ermita al Santísimo Cristo de la Providencia y a la próxima semana serán los días grandes. Perdura la costumbre de antaño. Anoche en Meliana trasladaban desde la capilla del Calvario a su querido cristo y hoy celebración solemne como el barrio de Benimaclet, que no olvida sus raíces de pueblo y este fin de semana también festejará al Cristo. Entre estas poblaciones se encuentra Ribarroja del Turia. Hoy es el día grande de este pueblo; esta tarde centenares de fieles acompañarán al Cristo de los Afligidos por las calles del pueblo, pero este año es muy especial porque se cumplen 75 años de la imagen actual, que fue tallada para sustituir a la original, destruida durante la persecución religiosa de 1936.

Hace unos días, para conmemorar esta efeméride, se llevó a cabo una romería recordando la celebrada hace tres cuartos de siglo, cuando la imagen fue trasportada desde la iglesia de San Miguel y San Sebastián de Valencia hasta el pueblo. Los hijos, los nietos de aquellos vecinos quisieron hacer lo propio; más de quinientas personas, con sus camisetas blancas, sus gorras y mochila recorrieron los 25 kilómetros distantes. Ni el fuerte calor, ni la distancia ni el propio peso de la imagen y las andas hicieron mella entre los participantes. Entre ellos se mezclan desde muchos jóvenes hasta algún veterano rozando más de ochenta años. Fueron once horas de recorrido a pie, donde destacó su paso por Quart de Poblet y Manises, poblaciones que lo recibieron con volteos de campanas y numerosísimo público. Además, muchos de ellos se incorporaron a la romería. Uno de los momentos más emotivos se vivió en la urbanización Valencia la Vella. Allí se detuvo la peregrinación para dar gracias al Cristo de los Afligidos que no hubiera ninguna víctima en el accidente ferroviario de 1946, cuando en ese mismo lugar descarriló el tren y no hubo víctimas. Entre los pasajeros iban muchos vecinos de Ribarroja.

La llegada al pueblo fue apoteósica. Cientos de vecinos aguardaban en la explanada de Consum. Allí se incorporaron gastadores del acuartelamiento de Paterna que le rindieron honores. El alcalde, en nombre del pueblo, le dio la bienvenida, destacando que cuando un pueblo está unido se pueden llevar acciones como ésta. Desde allí y por las calles del pueblo, profusamente engalanadas y adornadas, trasladaron a la venerada imagen hasta el templo parroquial, entre aplausos, cohetes, música y mucha lágrima. El Cristo de los afligidos volvía a su casa. Hoy miércoles, de nuevo los hijos de Ribarroja harán gala de su gran devoción y cariño a su Cristo.