Las Provincias

Fiestas y tradiciones de Valencia

Puçol, colapsada al reclamo de su mítico 7 de Setembre

Puçol, colapsada al reclamo de su mítico 7 de Setembre
  • Miles de visitantes dinamizan la economía de la localidad a la llamada de una fecha emblemática para los aficionados de los bous al carrer

  • Se exhibieron toros de Torrestrella, Gavira y Pereda, todos ellos de irreprochable presentación

valencia. Como cada año, Puçol volvió a ser el 7 de septiembre el epicentro del universo del bou al carrer. Miles de personas, hay quien habla de dos decenas de miles, colapsaron el municipio de l'Horta Nord al reclamo de de un festejo popular. «7 de Setembre, bous a Puçol», es la frase que ya es tradición entre los aficionados. Día grande, un acontecimiento en sí mismo. El esfuerzo de un año de trabajo de una comisión, a reválida en una sola tarde. En el presente ejercicio, trabajazo, debido al reducido número de miembros que componen la organización. Toca felicitarles, hicieron cuanto estaba en sus manos y la presentación de los toros fue irreprochable.

La jornada comenzó muy temprano, con el encierro y posterior prueba de animales del ganadero local Jaime Bosch 'Saliner'. Todo transcurrió sin incidencias y a la hora del almuerzo ya no cabía un alma en los bares de la localidad. El impacto económico sobre la hostelería y comercio, de nuevo brutal. Visitantes de toda la provincia y de los más remotos lugares de la geografía española se unían en sana convivencia con los habitantes de Puçol y abarrotaban el recinto taurino y sus alrededores. Ningún otro evento de las fiestas puede presumir de repercutir y favorecer de esa manera la economía local.

Las cinco de la tarde era la hora marcada para que las caballerizas del pueblo arrastrasen desde la Avinguda de Valencia en la emblemática 'Baixà' los cajones con los tres toros anunciados para la ocasión: Torrestrella, Gavira y José Luis Pereda. En torno a ellos, las peñas del pueblo, contadas por centenares al son de los tradicionales tabal i dolçaina en alquimia con el estruendo de la charanga. Un espectáculo para aficionados y curiosos. La plaza de la Iglesia de los Santos Juanes, acondicionada con arena para el mayor lucimiento de los animales, aguardaba abarrotada de público el gran momento, las desencajonadas de los tres toros.

Pasadas las seis, Carlos Alonso, recortador de raza donde los haya, se apostaba en la puerta de los cajones con una silla para saltar de salida al primer toro de la tarde, el número 13 de Gavira, en un lance espectacular brindado al cielo por el fallecimiento de su padre hace pocas fechas. Precioso el detalle, enorme la ovación. El astado de la divisa jerezana, de pelo negro y muy serio por delante, trabajó muy bien por los estrechos callejones del recorrido, siendo encerrado con cuerda. En segundo lugar se soltó el ejemplar de José Luis Pereda, de preciosa estampa, que no sirvió, manseando durante toda su lidia. Cerró un imponente toro de Torrestrella, burraco y de astifinas defensas, que tras una vibrante salida quedó por ver al protagonizar un serio percance y ser inmediatamente devuelto a los corrales.

Broche de El Saliner

Las vacas de El Saliner abrocharon los festejos vespertinos y por la noche tuvieron lugar las tres emboladas, multitudinarias como siempre pero sin apenas nada que destacar del juego de los toros. Los dos heridos, solo dos entre varios miles de participantes, que arrojó la jornada fueron asistidos y trasladados d eurgencia al centro hospitalario de manera ejemplar.

Marsaga, conocido recortador local, todo afición, ya se encuentra en su domicilio mientras que el más grave, un espectador de unos cincuenta años que asistía al festejo y no se refugió a tiempo en los barrotes, fue operado con éxito de la cornada en la pierna y lo que más preocupaba al cierre de este edición era el fuerte traumatismo que sufrió en la cabeza.

Mañana sábado la Comissió del 7 prosigue con sus actos taurino. Será turno de un toro de la ganadería de La Quinta. Ojalá tome el testigo de aquel inolvidable ejemplar de José Luis Marca de nombre 'Americano' de 2015.