Las Provincias
Fiestas y tradiciones de Valencia
Cristóbal Soler impartirá  una charla el sábado en La Beneficencia.
Cristóbal Soler impartirá una charla el sábado en La Beneficencia. / javier del real

Cristóbal Soler, la batuta más internacional

  • El director de orquesta comienza una nueva etapa con proyectos internacionales en Japón, Lisboa, Nápoles y algunos países nórdicos

  • «Las sociedades musicales tienen que cambiar para afrontar los nuevos retos», asegura

El director de orquesta valenciano Cristóbal Soler Almudever ofrecerá este sábado en el Centro Cultural de La Beneficencia de Valencia una charla sobre 'La dirección de orquesta en las Sociedades Musicales', una conferencia organizada por el Centro de Estudios de la propia Federación de Sociedades Musicales.

Educando de la Santa Cecilia de Alcàsser desde los siete años, el maestro Soler está considerado como uno de los directores de orquesta más importantes de su generación. Su trayectoria vive un exitoso ascenso tanto en el campo sinfónico como en el género lírico. Soler Almudever ha sido durante cinco años Director Musical del Teatro Lírico Nacional de la Zarzuela y aún es Director Asociado y Principal Invitado de la Orquesta Sinfónica de Navarra. Ahora comienza una nueva etapa con importantes proyectos internacionales. La planificación de la temporada 2016/2017 ya está cerrada y en ella tiene previsto visitar Japón, Lisboa, Nápoles y diferentes países nórdicos interpretando programas de música española: Falla, Turina y Granados, del cual va a grabar una trilogía de CD para el prestigioso sello discográfico alemán Deutsche Grammophon. Seis proyectos con la Orquesta de RTVE, y 3 ó 4 conciertos con la Sinfónica de Navarra son algunas de las citas de su apretada agenda para la temporada que viene.

Paralelamente a esa brillante carrera profesional, Cristóbal Soler es una persona comprometida con la docencia y profundo conocedor de la labor social y cultural que llevan adelante nuestras sociedades musicales. Soler es un vehemente defensor de la creación de orquestas en el seno de las sociedades musicales valencianas: «Los directivos tienen que desechar la idea de que ofrecer instrumentos de cuerda a los educandos puede mermar recursos a su banda de música. Evidentemente, no todas las sociedades musicales pueden tener orquesta propia, pero sí que hay que potenciar la creación y consolidación de estas agrupaciones siempre que sea posible. Y donde no se pueda, estudiar la creación de otras de ámbito más comarcal donde puedan trabajar juntos músicos de diferentes pueblos. Las orquestas son un plus añadido para las sociedades musicales y para los músicos que forman parte de ella ya que pueden acceder a interpretar 'gran repertorio', algo fundamental en su formación. Son obras maestras bien sean interpretadas por orquestas o en transcripciones para banda. La grandeza de una obra de arte está por encima del instrumento que la interpreta, sea orquesta o sea banda de música. Tenemos que cambiar rápido y tener amplitud de miras para afrontar los retos que nos presenta este siglo XXI. Hay que trabajar para que las diferentes agrupaciones puedan convivir de una manera natural dentro de cada sociedad musical».

Firme defensor de sus planteamientos, Cristóbal Soler reclama un mayor apoyo institucional específico a estas formaciones: «Recuerdo como Vicent Vera impulsó a principios de los años 90 un programa llamado 'Música 92' que fue fundamental para la creación de las orquestas de aquellos años en el movimiento musical valenciano. Hay que informar sin complejos de las posibilidades de incorporación al mundo laboral. Una orquesta profesional necesita más de 30 violines y sólo dos clarinetes. Pese a la difícil situación económica, en España hay más orquestas en estos momentos que en Italia. Además, en diez años se va a producir una renovación natural por jubilación de muchos de los profesores de cuerda extranjeros que llegaron a España hace dos o tres décadas. A groso modo son unas 40 plazas por cada orquesta por -por lo menos- 30 orquestas de diferentes ciudades y comunidades. Una oportunidad de trabajo que está ahí y para la que nuestros jóvenes tienen que prepararse».

En su conferencia del sábado defenderá la excelencia de la formación musical y de la orquestación 'multinivel' donde la aportación de cada músico se adapta a su capacidad pero formando parte todos de una misma agrupación. «Algo que en las bandas se ha hecho siempre de una manera natural. En ellas el director adaptaba las partituras según los conocimientos de cada músico, pero todos se beneficiaban de una manera transversal de los conocimientos de sus compañeros de atril». Soler recuerda «lo mucho que aprendí en mi infancia de mi compañero de cuerda el también flautista Ximo Gericó, que poco después fue nombrado Catedrático de Flauta del Conservatorio Superior de Madrid y luego de Valencia».

Las visitas a Valencia del Maestro Cristóbal Soler son siempre deleite de aficionados y melómanos. La próxima cita será el 14 de octubre donde interpretará música de Granados al frente, otra vez, de la Orquesta de Valencia.