Las maquetas digitales se abren paso en las fallas

Miguel Santaeulalia Núñez, haciendo el modelado por ordenador de una maqueta de falla. :: lp/
Miguel Santaeulalia Núñez, haciendo el modelado por ordenador de una maqueta de falla. :: lp

Las comisiones se apuntan a la moda de hacer prototipos modelados o en 3D para presentar los proyectos

LOLA SORIANO

Las Fallas se sustentan en la tradición, pero no cierran las puertas a las tecnologías que les hacen la vida más fácil. Un buen ejemplo se produce en el particular mundo de la creación de maquetas.

Los artistas falleros confían a compañeros, escultores o diseñadores los modelados de las pequeñas escalas que sirven para mostrar cómo serán las Fallas de 2016.

Si bien en comisiones como la Ferroviaria ya hace unos cuatro años presentaron una maqueta digital, el año pasado en la sección Especial sorprendió la apuesta de Alejandro Santaeulalia para L'Antiga, con una maqueta en 3D que permitía contemplar al detalle cada escena en todas las direcciones.

Entre los especialistas en el modelado a pequeña escala, hay artistas que siguen prefiriendo la maqueta física otros ya han dado salto digital y defienden sus bondades.

Entre los artistas plásticos que reciben encargos para crear maquetas de falla destaca, por ejemplo, Joan Coderch. Aunque ahora también está muy centrado en la obra escultórica para hacer exposiciones en museos, explica que la tarea de modelar maquetas requiere «ser muy meticuloso». Coderch detalla que «hay que ser perfeccionista y cualquier detalle que parezca insignificantes es importante».

Explica que, como reciben el encargo de artistas falleros partiendo de un boceto, «tienes que acoplar tu creatividad al artista y resolver la maqueta para que funcione en los 360 grados», añade.

Aunque la escala es pequeña «hay que pensar en la estructura interna y en el reparto de pesos porque es el punto de partida de la falla grande y si fallas en la maqueta, el monumento sería un desastre».

Coderch ha puesto sus manos prodigiosas al servicio de artistas como Pedro y Alejandro Santaeulalia, José Lafarga, Alberto Ribera, Vicente Llácer, Lorenzo Fandos, Javier Igualada, J. Ramón Espuig, José Sanchis o Vicente Martínez Aparici.

Apunta que lo más complicado «es lograr que tenga vida y que sea expresivo y el modelado de la cabeza y las manos es lo más comprometido y minucioso».

Hacer una maqueta puede costar un par de semanas, si es pequeña, y hasta un par de meses y costar desde 2.000 euros a 7.000 euros. Este año colabora en la maqueta con Lorenzo Fandos y con una hoguera de Alejandro Santaeulalia.

Otro de los escultores referentes es Sergio Penadés que empezó en el taller de Latorre y Sanz. «Tienes que adaptarte al estilo del artista, sea clásico o moderno». Ha estado con Manolo Algarra, Javier Álvarez-Sala salinas, Paco Mesado y este año colabora con Carlos Carsí y está trabajando en la maqueta para la falla Cuba-Literato Azorín. «Será una falla de envergadura», anuncia.

Penadés no descarta hacer incursiones en el modelado por ordenador para comparar las bondades.

Entre los que inició el salto al modelado de piezas digital figura Miguel Santaeulalia Núñez. A pesar de ser un artista veterano las nuevas tecnologías no han supuesto un impedimento para él.

«Toda la vida he hecho maquetas físicas, pero hace cuatro años empecé a practicar con las maquetas 3D, por comodidad, en plan autodidacta y con tutoriales y mi primera maqueta modelada en 3 D fue para la falla municipal de Vicente Llácer y mi hijo Alejandro Santaeulalia de 'Pensat i fet'. Explica que empezó a hacer las figuras del remate con modelado de plastelina y molde de escayola, «pero yo estaba en Cullera y tenía que ir enviando las piezas físicas y al final la terminé por ordenador el proceso y enviaba el resultado por correo electrónico».

Explica que ese sistema digital «tiene todas las ventajas del mundo. Estás sentado en el sillón y puedes modelar sin subirte a escaleras ni mancharte las manos y el perfeccionismo que se consigue no se puede comparar con el manual». Añade que, además, se abaratan los costes «y puedes ampliar parte de la figura, darle vueltas, pegar y cortar. Es una herramienta de trabajo, pero sigue siendo el artesano el que diseña y modela», explica.

Este año prepara la de Convento Jerusalén y L'Antiga.

Un 'number one' en maquetas 3D es Daniel Gomz. «Soy escultor digital. Estudié Bellas Artes y luego hice animación por ordenador en Mallorca. En principio este curso estaba más orientado para videojuegos y películas», indica Gomz. Pero su amigo Chucky le dijo que por qué no especializarse en el modelado digital de fallas y así ha sido.

Chuchy explica que la primera que hicieron digital, con mucha investigación fue la de 'Parc Central Rock' de la Ferroviaria. Gomz también hizo la de Almirante Cadarso de 2013 y este año colabora con Almirante y Sueca. Gomz destaca el avance del modelado virtual porque luego puede servir para hacer vídeos de presentación. «En caso de quererlo llevar a maqueta física, te ahorras paso. Ya no hace falta hacer moldes y se envía a las máquinas de fresado o impresión en 3D».

Fotos

Vídeos