El viento derriba el remate de Joaquín Ballester

Operarios levantan la pieza derribada. / j. l.
Operarios levantan la pieza derribada. / j. l.

Las fuertes rachas respetan la mascletà «clásica-moderna» y colorista de Pirotecnia Tomás de Benicarló

J. LITA/I. DOMINGO

valencia. La previsión meteorológica se cumplió y las fuertes rachas de viento, que llegaron a alcanzar los 78 kilómetros por hora, se convirtieron en las protagonistas de la jornada fallera. Tanto que tuvieron impacto en la evolución de la plantà de algunas comisiones, como en L'Antiga de Campanar, donde optaron por no avanzar en los trabajos como medida de precaución.

Querían evitar lo que sucedió al monumento de la comisión Avda. Burjassot-Joaquín Ballester, que planta delante de Bombas Gens. El remate (una mujer con un cocodrilo y un ave saliendo de la cabeza) de la falla que firma el artista Pepo Jarauta volcó y quedó esparcido por la calle. La pieza central fue parcheada y la figura más afectada se encuentra en el taller para una reparación total, según indicaron desde la junta directiva de esta comisión.

La mascletà tuvo mayor fortuna que esta falla y se disparó al completo a pesar del temor de los responsables de Pirotecnia Tomás de Benicarló. Uno de sus técnicos, Jaume, confesaba que «si el viento hubiera sido más fuerte y no hubiéramos podido disparar el aéreo, se nos habría quedado en nada la mascletà». Calificada de «clásica-moderna», la firma creó un efecto envolvente en todo el perímetro de la plaza y jugó con los colores desde el inicio.

«Maravillosa», como la calificó el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, en su primera visita al balcón consistorial estas Fallas. Okuda, diseñador de la falla municipal, confesó estar encantado y pidió a Joan Ribó repetir la experiencia. A concejales como Eusebio Monzó, Fernando Giner, Giuseppe Grezzi o Vicent Sarrià, se sumaron Manuel Mata, las hermanas Cuesta (Laura y Ana), la fallera mayor de 2017, Raquel Alario, o la junta local fallera de Xàtiva.

Fotos

Vídeos