La Universitat repite con su monumento virtual

Rocío Gil (FMV), Antonio Ariño (UV) y organizadores. / damián torres
Rocío Gil (FMV), Antonio Ariño (UV) y organizadores. / damián torres

L. SORIANO VALENCIA

Las primeras piezas de las fallas materiales comenzarán a salir a la calle el 3 de marzo, pero la construcción de la falla virtual que propone la Universitat de València ya ha comenzado. El equipo que coordinan Francisco Grimaldo, subdirector de la Escuela Superior de Ingeniería de la UV, y Emilio Soria, director del máster en Ciencia de Datos de la UV, propone levantar una gran falla inmaterial que escuche las redes sociales.

El proyecto gráfico incluye palabras, fotos y emoticonos y se basa en los temas falleros de actualidad en las redes sociales. «Si el año pasado se pedía a la gente que enviara mensajes con las palabras que querían que formara parte de la primera falla inmaterial, en esta edición el interés se concentra en estudiar las relaciones que se generan con la actividad de las redes sociales», indica Francisco Grimaldo. La visualización de menciones, los 'me gusta', tuits y retuits expresados servirán para detectar los líderes o 'influencers' y las subcomunidades que se definen a partir de la interacción de determinados perfiles, tal como indicó Emilio Soria.

Una de las novedades de este año es que en la web de 'fallainmaterial' se incorpora un mapa de calor donde se muestra de forma dinámica la actividad de los perfiles sociales de los colectivos falleros con una gama de colores diferentes que representan los niveles de intensidad de la actividad.

Tal como indicaron Grimaldo y Soria el pasado año el proyecto recibió más de 10.000 mensajes y tuvo 2.300 usuarios y se plantaron virtualmente 1.500 fallas en puntos dispares como Rusia, Bélgica, Polonia, Alemania y en muchas ciudades españolas. Y es que el objetivo es que la gente se descargue en el móvil la falla que se vaya creando y la queme también virtualmente o imprimiéndola en papel.

El concejal de Cultura Festiva, Pere Fuset, bromeó al decir que «es la única falla que no pone carpa ni pide subvención» y consideró que la inteligencia artificial podrá ser útiles «por ejemplo para que los artistas puedan conocer qué opinan de la fallas que plantan».

Fotos

Vídeos