El Síndic sugiere al Consistorio que respete el valenciano de los poetas en el Libro Fallero

El Casal Bernat i Baldoví exige que no se discrimine en las subvenciones a los llibrets escritos con las normas de la RACV

LOLA SORIANO

valencia. El Síndic de Greuges, José Cholbi, se ha hecho eco de la queja formulada por el Casal Bernat i Baldoví, que denunciaba la discriminación que sufren, por parte del Ayuntamiento de Valencia y la Conselleria de Educación, los poetas que quieren escribir en el Libro Fallero o en llibrets con las normas de la Real Academia de Cultura Valenciana. El Síndic reconoce que no tiene competencias lingüísticas, pero sugiere al Ayuntamiento y a Educación que «promuevan las actuaciones necesarias para que se respete en el libro oficial fallero el criterio que cada colaborador escoja para su obra». Cholbi argumenta que teniendo como punto de partida «el principio de tolerancia y pluralidad que siempre han integrado a las Fallas de Valencia, la Magdalena y las Hogueras», la Junta Central Fallera debe respetar el criterio de «los escritores, periodistas e investigadores y que su publicación no padezca modificaciones». Y sugiere a Educación que los escritores puedan tener acceso a las subvenciones de los llibrets «sin ninguna discriminación».

El presidente del Casal Bernat i Baldoví, Óscar Rueda, se felicitó ayer de lo calificó como «una puerta abierta porque hay llibrets de calidad que se han quedado sin premio. Una cosa es la normativa que usan las administraciones y otra que se limite la libertad de los particulares. No es una cuestión legal, sino de ideología». Rueda anunció que pedirán la creación «de un consejo de redacción plural para el Libro Fallero y que en las bases de Educación sólo se exija que estén escritos en valenciano, sin más especificaciones».

El concejal del grupo popular, Félix Crespo, opinó que «ya está bien de proyectar odio, autoritarismos, sectarismos ideológicos y políticos que solo están generando enfrentamientos en la fiesta y en las fallas».

Fotos

Vídeos