Ribó: «Las propias fallas piden gastronetas»

Gastroneta en Valencia./Manuel Molines
Gastroneta en Valencia. / Manuel Molines

El alcalde de Valencia responde a las críticas del sector hostelero por la proliferación de este tipo de puestos callejeros de comida

EFE VALENCIA

El alcalde de Valencia, Joan Ribó, ha asegurado este martes que las gastronetas "no se han inventado" para las Fallas sino que proliferan en cualquier ciudad que celebra fiestas y ha resaltado que son las propias comisiones falleras las que piden que puedan estar en sus entornos.

De esta forma ha respondido Ribó a preguntas de los periodistas sobre el descontento del sector hostelero por la proliferación de este tipo de vehículos gastronómicos y de la venta ambulante, y ha asegurado que, aunque "se han de controlar", también se ha de entender que son "mecanismos normales" durante las fiestas.

"Los 'food trucks' no se han inventado para venir a València en Fallas sino que se desplazan por todos los sitios. De alguna manera se ha de controlar, pero se ha de entender que son mecanismos normales y que las propias fallas piden que aparezcan en sus entornos", ha asegurado Ribó.

El alcalde ha señalado que se trata de críticas "recurrentes" y unos años son los manteros y otros las gastronetas y la venta ambulante, y ha valorado la labor de la Policía, que ha decomisado más de 15.000 latas de bebida.

"Hay en este y otros temas pero también han de entender, de alguna manera, que cuando duplicamos la población aparecen estos mecanismos como aparecen en cualquier fiesta de España", ha añadido.

En el balance que ha hecho de las fiestas, Ribó ha destacado el "éxito" tanto de la seguridad, con algún conflicto o pelea pero "sin pasar de ahí", como de la limpieza, pues "parece que no ha habido fallas doce horas después".

"Tener aquí 800.000 habitantes, más otro tanto, como mínimo, no es fácil a nivel de seguridad y limpieza", ha recalcado Ribó, quien no obstante ha incidido en que habrá que trabajar en la línea de mejorarlos e "intentar prevenir que no se ensucie tanto".

Ha señalado que el retraso de la Cremà se debió a "un problema de salud de una persona vinculada a la pirotécnica" de Reyes Martí, encargada del disparo del castillo de fuegos artificiales con el que se quema la Falla Municipal, aunque ha asegurado que finalmente no ha sido nada grave.

Ribó también ha sido cuestionado por una posible tasa turística que han planteado los presidentes de las fallas de la sección de Especial para contribuir a la financiación y ha señalado al respecto, que cualquier tasa "nunca es finalistas; ésta y cualquiera, van al capítulo de ingresos y luego se reparten".

Además de recordar que el Ayuntamiento no puede implantar "de forma propia" esta tasa y que requiere una legislación autonómica "que no existe", ha indicado que una tasa turística, sea en Barcelona, Palma o València se plantea "con la finalidad de ayudar a aquellos servicios que se cargan cuando hay actividad turística", como la seguridad o la limpieza.

El objetivo, ha dicho, es "mejorar el turismo y a la vez, compensar los aumentos de servicios que has de utilizar de manera razonable" y ha recordado que las fallas tienen ayudas y que este año han hecho un esfuerzo para que lleguen antes de que acabaran las fiestas.

Fotos

Vídeos