El purismo se impone en el traje del siglo XVIII de las cortes de 2018

El purismo se impone en el traje del siglo XVIII de las cortes de 2018
LP

La falda y el delantal son más cortos e incluyen camisa y un cuerpo envarado

Lola Soriano
LOLA SORIANO

Las cortes de las falleras mayores de Valencia de 2018 han estrenado este miércoles los segundos trajes oficiales que lucirán durante su año de embajadoras de las fiestas. La principal novedad es que el purismo se ha impuesto en el estilismo del traje del siglo XVIII. Si bien otros años ya había habido una aproximación a los cánones más tradicionales, en esta ocasión, los indumentaristas oficiales escogidos por la Junta Central Fallera han apostado por ser más fieles al estilo del siglo XVIII.

Este purismo se traduce en faldas no tan largas, delantales más cortos y la inclusión de la camisa como un complemento más del jubón. Como explican desde la firma Eugenia Puertes, “los guardapiés o faldas son más cortos. En concreto la medida que hemos establecido para todas las componentes de la corte mayor es que la falda se quede a 18 centímetros del suelo y el delantal también se adapta y estará a 14 centímetros”.

En este caso los cuerpos tienen forma almenada en la cintura y van envarados y con el centro cruzado con cordones. Otra de las novedades es que se ha incluido como pieza la camisa. “Hemos querido conservar lo esencial del traje y se usaba camisa”, indican en Eugenia Puertes.

En el caso de la corte infantil, la empresa La Joia Indumentaristas también ha sido fiel al purismo del siglo XVIII. El segundo traje se ha confeccionado con un jubón envarado, con manga al codo rematada con puntilla de Santos Textil y en la cintura con almenas en forma de cola de pez. “El guardapiés es más corto, conforme corresponde a esta estética, y el pañuelo lo lucirán cruzado, tal como se observa en grabados y piezas de cerámica de la época”.

Fotos

Vídeos