Los pirotécnicos apuestan por llevar los castillos de la Alameda al Parque Central

Obras. Parte de la primera fase del Parque Central. / valencia parque central
Obras. Parte de la primera fase del Parque Central. / valencia parque central

Los artesanos apuntan que si disparan en plano estarán a la misma altura del espectador, evitarían máquinas elevadoras, los árboles y el humo

LOLA SORIANO

valencia. El disparo de los castillos en la Alameda se ha convertido en una tradición, a pesar de que antes tuviera otros escenarios como la plaza del Ayuntamiento, pero los pirotécnicos creen que sería positivo cambiar de emplazamiento.

El escenario que los profesionales señalan como firme candidato a la hora de un futuro traslado es el Parque Central. Los artesanos de la pólvora argumentan que está claro que la tradición es la tradición, pero afirman que todos saldrían ganando: los pirotécnicos podrías aumentar los efectos que ahora mismo se pierden y los espectadores tendrían una visión del castillo a un mismo nivel, ya que ahora se dispara desde una cota negativa.

A la hora de valorar las posibles ubicaciones, explican que una de las condiciones esenciales es estar a la misma altura que los espectadores, ya que el material ahora se monta en el jardín del Turia y hay que superar primero los petriles del antiguo cauce. La situación ideal es que fuera una superficie plana y lo suficientemente abierta para tener una zona de disparo, un espacio de seguridad y otro para los espectadores.

Punto céntrico

Pero a estas dos condiciones hay que añadir una tercera que consideran igual de importante, que sea un punto céntrico, para que la gente no se tenga que desplazar del centro a la otra punta de Valencia.

Por eso, señalan como firme candidato el Parque Central, ya que está muy cerca del ambiente fallero del centro y también de Ruzafa.

Uno de los firmes defensores del futuro traslado al Parque Central es José Vicente Nebot Peñarroja, que firmará el castillo del día 17. «Ahora mismo como los castillos se montan a unos cinco metros hacia abajo, se pierde entre un 10% y 15% de artificios. El Parque Central es un punto donde se podría hacer al ras. De hecho, ya se expuso al Ayuntamiento y dijeron que lo estudiarían». Y considera que La Marina, aunque también es un espacio abierto, «está más lejos y habría que hacer demasiado despliegue de transporte público para llegar y no compensaría».

Ricardo Caballer lleva años diciendo que no le gusta disparar en el río. «Hace 17 años que lo estoy diciéndolo» y añade que una de las «razones por las que no dispara el castillo desde 2013 es por la ubicación».

De hecho, el pasado año participó en la mascletà vertical del espolín, pero se hizo en la Alameda no el río, y ha hecho dos piromusicales en julio, uno en la Ciudad de las Ciencias y otro en La Marina. Y en Fallas, hará un espectáculo en la Marina la víspera de la Crida y el Ayuntamiento ha cambiado el castillo del día 15 del río por otro evento de Caballer en la plaza del Ayuntamiento.

Miguel Ángel Tomás también reconoce que «se disfrutaría más si se dispara en un sitio plano. Además, eso supondría un ahorro en los elevadores que tenemos que poner en el río. El Parque Central sería un buen sitio y disparar en el puente de las Flores también».

José Luis Giménez, de Vulcano, explica que «ahora que se está construyendo el Parque Central, se podría ver cómo cuadrar el diseño con la inclusión de una zona de disparos y así que la zona de arbolado no tapara visibilidad, como ocurre en el río». Del mismo modo opina Alfonso Baños, de la Alpujarreña.

Antonio Zarzoso opina lo mismo. «Si en Brasil tienen un sambódromo, por qué no en Valencia, que es la catedral de la pólvora, hacer un espacio fijo en el centro, como en el Parque Central y con buenos accesos de metro. Y no sería preciso poner máquinas elevadoras, ya que cada una puede costar 900 euros».

Vicente Rodríguez, de pirotecnia Crespo, añade que «en el río hay que tirar mucho fuego y no lucen los efectos. El Parque Central sería una ubicación para lucirse». M.ª José Lora considera que el cambio sería una buena idea «porque en el río efectos como las candelas romanas, monotiros y los fuegos fijos no se ven».

Javi Nadal, de Nadal-Martí, opina que «el río es la tradición, pero hay que innovar. No abogaría por cambiar la mascletà, pero sí los castillos». Esta misma idea tienen Juan Mollá, de Aitana, y Antonio Ferrández (Ferrández, Murcia) que añade que se ganaría el 60% de vistosidad. Antonio García, de Mediterráneo, explica que «en la nueva ubicación se podría hacer un espectáculo más técnico y vistoso y no se perdería sonido, como ahora y además se concentra mucho humo y humedad».

Desde Europlá indican que con el traslado «los fabricantes nos podríamos lucir mejor porque ahora hay limitaciones con las inclinaciones y muchos efectos terrestres se pierden». Reyes Martí, añade que ve con buenos ojos «que se haga primero un estudio para ver si el Parque Central tiene las condiciones adecuadas. Habría que mirar el diseño de los árboles y estudiar la dirección del viento para ver hacia dónde va el humo».

Fotos

Vídeos