Las Provincias
Fallas de Valencia

Exposición del Ninot 2017 | Empieza la carrera para el indulto

fotogalería

Decenas de personas visitaron ayer la Exposición del Ninot ubicada en el museo Príncipe Felipe. / Juanjo Monzó

  • El público resalta la mejora en el nivel de las figuras de fallas de las categorías inferiores y la acidez y crudeza de algunas escenas

  • La innovación y la proximidad a la actualidad social marcan la Exposición del Ninot

Escenas satíricas como la representada por un Pablo Iglesias convertido en maestro titiritero controlando los hilos de su muñeco Pedro Sánchez; otras alegóricas, como la de una metralleta que, en lugar de balas, dispara teléfonos móviles; y hasta algunas que recogen los últimos fenómenos de las redes sociales, como la que muestra al archiconocido y bautizado como 'negro del WhatsApp'. La Exposición del Ninot 2017 de las Fallas de Valencia, que se abrió ayer al público, vuelve a recoger y resumir, bajo la óptica fallera, un año de escenas, sin olvidar la vertiente artística y de precisión en alguna de sus figuras. La innovación y la proximidad a la actualidad social son dos de las notas predominantes en la muestra, clave en el programa de las Fallas 2017, donde sigue estando patente la calidad de las figuras de Sección Especial y los esfuerzos de las comisiones más modestas.

Todavía falta más de un mes para la semana grande de Valencia, pero el ambiente fallero ya inundaba ayer el Museo Príncipe Felipe, escenario de nuevo escogido para albergar a cerca de 800 ninots que aspiran a salvarse del fuego. La mañana arrancó tranquila. «Este año hemos venido el primer día para evitar el colapso de los siguientes fines de semana», apuntaba Vicente Julián, presidente de la falla Barón de San Petrillo. Hasta ochenta integrantes de esta comisión, ataviados con sus correspondientes polares naranjas, visitaron ayer la exposición. «Me ha llamado especialmente la atención la figura de la pescadería (Almirante Cadarso-Conde de Altea) porque es algo fuera de lo normal, y la cabeza de la Politécnica, en tres dimensiones», resumió Julián.

Con el paso de las horas, el goteo de visitantes fue incrementándose. Una de las figuras que no dejaba indiferente fue la de la falla Borrull Socors, que representa a un niño jugando en la playa junto al cadáver de otro pequeño (en referencia al caso de Aylan). «Es muy triste», espetó Julia, vecina de Monteolivete, mientras leía la leyenda. Buena parte del público resaltaba, en general, el buen nivel de las fallas más modestas.

Las referencias políticas también se sucedían. Un ninot que, en lugar de cara, presenta el logo de Compromís (pero triste) sujetando una bandera de la URSS y con una paella rusa (de Guillem de Castro-Triador), la alcaldesa subiendo al cielo mientras Fidel Castro le llama para que baje al 'caloret' del infierno (de Ausiàs March-Na Robella) y sobre la que Andrea, residente en Mislata, creyó ver algo de «mal gusto»; o el ninot del concejal Pere Fuset en un estudio de tatuaje y tapado por una cortina que espetaba al visitante: «tira y verás» (Doctor Collado). El propio edil no pudo contenerse y se asomó a ver... Un tatuaje con el escudo de Valencia y la palabra Unesco en el estómago, y unos calzoncillos con una rana era la sorpresa.

El fútbol, a través de la figura de Derribos Peter (de Alameda-avenida de Francia) con la representación del máximo accionista Lim y el escudo del Valencia CF medio roto, también tuvo su espacio.

Otras figuras, como el desnudo de Lepanto-Guillem de Castro o la imagen castrense del Rey Felipe VI (Poeta Llorente-Barón de Cárcer) protagonizaron buena parte de los 'selfies' de los asistentes.

El camaleón de Chile-avenida Aragón asombró a buena parte del público, por su composición de aspecto metálico y ojo luminoso, mientras que las patatas de la propuesta infantil de la falla Politécnica (financiada por el Ayuntamiento) resultaba curiosa para los más pequeños.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate