Once entidades se unen hartas de las ventas ilegales

Ventas. Un latero en la plaza del Ayuntamiento, ayer. / Damián Torres
Ventas. Un latero en la plaza del Ayuntamiento, ayer. / Damián Torres

La Policía Local decomisa 2.500 botes de cerveza y refrescos en la mascletà pero los comerciantes y hosteleros exigen que aumenten los controles

LOLA SORIANO / PACO MORENOValencia

Las imágenes del fin de semana con los primeros lateros haciendo negocio en la plaza del Ayuntamiento a la hora de la mascletà provocaron ayer un duro comunicado firmado por once asociaciones empresariales y entidades sociales de Valencia, que pidieron una reunión de urgencia con el alcalde Joan Ribó para conocer de primera mano las medidas adoptadas para mantener la seguridad en la ciudad en Fallas y especialmente el plan para combatir la venta ambulante ilegal, donde se suman los manteros y hasta los que montan pequeñas barbacoas en la calle.

La Federación de Hostelería fue la encargada de difundir el comunicado, aunque fuentes de la entidad señalaron que el propósito no es centrar las quejas en este sector. El gerente, David Izquierdo, señaló que son los primeros en estar de acuerdo con las medidas en favor de la seguridad ciudadana, como el aumento de cortes de calles este año, aunque piden que a cambio se erradique por completa las ventas ilegales que tanto les perjudican.

La concejal de Protección Ciudadana, Anaïs Menguzzato, destacó que el fin de semana hubo un dispositivo de diez agentes de la Policía Local para los decomisos, una cifra que volvió a repetirse ayer. En declaraciones a LAS PROVINCIAS señaló que los funcionarios se incautaron de 2.200 botes de cerveza, 300 de refrescos y agua, 80 pares de zapatillas y media docena de cajas con pipas y papas.

Ribó dice que no se puede «militarizar» la sociedad para impedir las ventas ilegales

Este mercadillo ambulante se infiltra a diario en la plaza del Ayuntamiento y alrededores, por lo que Menguzzato consideró que «seguro que tienen vehículos donde guardan la mercancía. Decomisos hacemos y en grandes cantidades, aunque es difícil erradicar esta práctica». La Policía Local dispone de vehículos en los aledaños donde van almacenando los decomisos, que acaban en un depósito en la Central de la avenida del Cid.

El alcalde Ribó trató de quitar hierro a la polémica y explicó durante su visita a los talleres varios artistas de la Ciudad Fallera que «la venta ambulante es un tema que siempre ha estado», para asegurar que la Policía Local «tiene órdenes de no permitir la venta ambulante de productos», como se ha visto estos días en los minutos antes de la mascletà. Dijo que están pendientes de este problema para indicar que «lo que no podemos hacer es militarizar la sociedad para imposibilitarlo».

Una de las cuestiones por las que ha saltado la denuncia de las once asociaciones es el mayor número de cortes de calles, en favor de un aumento de la seguridad ciudadana. La delegada de Protección Ciudadana comentó que se trata de aprobar unas «medidas flexibles» para conjugar todos los intereses. Citó que ayer mismo se había retrasado una hora la colocación de vallas en algunas calles alrededor de la plaza. «Eso no podrá ser los días de más afluencia de público, pero de momento estamos probando para ver el efecto que tienen esos cambios».

Entre las entidades firmantes se encuentra la asociación de vendedores del Mercado Central, así como la de comerciantes del centro histórico y la Federación de Transporte y Logística. La relación sigue con la Federación de Ocio, Turismo y Juego (FOTUR), junto a la asociación de Distribuidores de Bebidas y Alimentación a la Hostelería y la de Supermercados de la Comunitat.

Los once colectivos mostraron su preocupación tras el primer fin de semana fallero en el que, «mientras que por un lado se cortaba el acceso a comercios, bares y restaurantes en horario de máxima afluencia, por otro, decenas de lateros y vendedores ambulantes ocupaban la misma plaza del Ayuntamiento en plena mascletá», denunciaron.

Las entidades recuerdan que estos vendedores ilegales, además de «ser una competencia desleal directa para comerciantes y hosteleros, suponen un grave riesgo para los consumidores al no cumplir ninguna medida higiénico-sanitaria que garantice la salubridad de los productos que ofrecen de manera ilícita». Al igual que manifestó Izquierdo, el conjunto de las asociaciones manifestaron su «apoyo total a cualquier medida en favor del mantenimiento de la seguridad, siempre y cuando se haga un esfuerzo real por controlar también el fenómeno de los lateros y la venta ambulante ilegal». Apostaron por un turismo de calidad, para lo que dijeron es fundamental cuidar la imagen que de la ciudad se llevan los miles de turistas evitando que la falta de control acabe degenerándola.

Rocío Gil durante la visita a los talleres de Ciudad Fallera.
Rocío Gil durante la visita a los talleres de Ciudad Fallera. / Damián Torres

La cremà de la falla municipal durará más de una hora

El alcalde, Joan Ribó, las falleras mayores de Valencia, Rocío Gil y Daniela Gómez, y sus cortes visitaron ayer la Ciudad Fallera. En el recorrido descubrieron los 48 colores de la falla municipal de Latorre y Sanz. Los artesanos dijeron que la cremà tardará más de una hora por la cantidad de madera que lleva. También vieron el trabajo de Manolo Algarra para Almirante Cadarso y el palleter de Manolo García.

Más

Fotos

Vídeos