Noche de abrazos y reencuentros en el Palau

Rocío Gil y su corte simbolizaron un gran abrazo tras la exaltación en el Palau. / lp
Rocío Gil y su corte simbolizaron un gran abrazo tras la exaltación en el Palau. / lp

Rocío Gil y Raquel Alario mostraron la buena sintonía con sus cortes | La fallera mayor de Valencia de 2017 lució un traje de seda roja y Clara Parejo apostó por un vestido crudo con volantes

VALENCIA.

Si una característica une a Rocío Gil, fallera mayor de Valencia 2018, y a Raquel Alario, su antecesora en el trono, es la dulzura y buena sintonía que muestran con sus cortes de honor. Este sentimiento se notó en la noche del viernes con los abrazos y besos que se dieron y con las fotografías que realizaron para tener buenos recuerdos. Rocío y su corte dejaron durante unos minutos los ramos y posaron formando un lazo de amistad.

Los familiares de las cortes tuvieron que esperar para tomar una imagen con las chicas, pero valió la pena. Entre las anécdotas, Meritxell Soler, componente de la corte, se hizo una foto con su hermana y parecían dos gotas de agua.

Raquel Alario, que lució un traje rojo de Pasaje 10 y unos pendientes espectaculares con forma de hojas, se mostró feliz de reencontrarse con su corte y con el chófer de su año de reinado. Clara Parejo encandiló con un vestido crudo con volantes de María José Esplugues (FMV 1982).

Entre el público asistente se pudo ver a falleras mayores de Valencia como Carmen Sancho de Rosa, que es muy amiga de Rocío. También asistió Alicia Moreno (FMV 2016), que eligió un traje negro con mucho sabor fallero con centros en dorado, acompañada de su madre, Nati, y de su hermana, Lara.

Raquel Giner (FMV 1995), que estaba radiante, asistió con su hija Sol Ferrer, que es fallera mayor infantil de Doctor Olóriz. La niña disfrutó e hizo gala de un gran sentimiento fallero. Quizá tomó buena nota por si el próximo año pudiera estar en la corte. Y posaron junto a Mireia Bazaga, componente de la corte, que pertenece a su comisión.

Begoña Amorós, corte de 2013, y María Marcos, corte de 2014, estuvieron apoyando a la mantenedora Ana Cuesta y a su hermana Laura, con quienes les une una gran amistad.

Y en cuanto a indumentaria, el toque de color lo dio la concejal de Ciudadanos, Amparo Picó, que lució una seda morada con dibujo en dorado para mostrar su apoyo a los artesanos.

Fotos

Vídeos