El material de reciclaje se abre camino en las Fallas

Proceso. Ninot de paja de arroz (i) e investigadores de la Politècnica con la comisión Menorca-Luis Bolinches. / lp
Proceso. Ninot de paja de arroz (i) e investigadores de la Politècnica con la comisión Menorca-Luis Bolinches. / lp

Una química, un artista y un arquitecto piden permiso para plantar frente al Consistorio otro proyecto a base de vegetales de la Albufera La Exposición del Ninot tendrá su primera pieza de paja de arroz, un Pulgarcito de Menorca-L. Bolinches de Iván Martínez desarrollado por la Politècnica

LOLA SORIANO

valencia. Todavía queda mucho camino por andar, pero los materiales alternativos al corcho tratan de abrirse camino en el mundo de las Fallas. Los elementos derivados del reciclaje y, sobre todo, de la paja del arroz o de vegetales quieren labrarse un futuro aunque todavía en proceso de investigación.

Si en el pasado ejercicio la falla municipal incluyó dos piezas desarrolladas por unos investigadores de la Universitat Politècnica de València, concretamente un busto y una silla, utilizando técnicas y material resultado del contrato de investigación y desarrollo (I+D) entre el Ayuntamiento de Valencia, a través de las Naves, y la Politècnica, ahora quieren dar un paso más de la mano la falla Menorca-Luis Bolinches.

Esta comisión del sector Canyamelar-Grau-Nazaret pretende pasar a la historia por ser los primeros en llevar a la Exposición del Ninot una escena creada con paja del arroz. La entrega la realizarán mañana y se trata de un personaje de cuento, concretamente Pulgarcito, ya que el proyecto infantil lleva por lema 'Contem contes?' y es obra de Iván Martínez Vello, artista de Tous.

Varias comisiones ya han contactado con los investigadores para iniciar proyectos

Como explica el presidente de Menorca-Luis Bolinches, José Luis Bonet, «la comisión cumple diez años y queríamos hacer algo especial e implicar a los niños en el proyecto». Por eso, han conocido paso a paso todo el proceso creativo y han visitado la Politècnica para saber de dónde viene el material y cuál ha sido el resultado final. «Como yo también trabajo en la Politècnica, en el área de ingeniería de la construcción, le pregunté a los compañeros que están llevando la investigación de la paja del arroz si podían hacernos la falla entera. Al final, como es un proceso que están desarrollando, acordamos hacer un ninot», asegura.

El objetivo es, por un lado apostar por la innovación y, por otro, difundir la importancia de la ciencia y la investigación. «El ninot se mostrará una parte al natural, para que se vea que realmente se creado con la paja de arroz, y la otra mitad ya llevará color, como un ninot ya acabado», añade Bonet. «Estaremos en la sección 19, pero somos una falla joven y queremos estar al día de todos los materiales y técnicas que van surgiendo», explica.

La comisión infantil al completo, su fallera mayor infantil, Lara Heinzmann Benlloch y su presidente infantil, Manuel Sánchez-Casado Pinacho, han seguido muy de cerca el proceso de los investigadores y del artista, «pero, además, hemos llevado a los niños al museo del arroz para que conocieran el proceso manufactura del arroz. Los niños se quedaron impresionados al ver las máquinas originales», según Bonet.

Por su parte, los investigadores de la Politècnica -que ya han recibido llamadas de varias fallas interesándose por el tema-están encantados de que el mensaje cale en los más pequeños. «El año pasado ya hicimos dos piezas en la falla municipal, y este año recalamos en la Exposición del Ninot», indican Miguel Sánchez y José Ramón Albiol.

El equipo de investigadores detalla que cuentan con la patente del producto, con paja de arroz y serrín, desde septiembre y que ahora el estudio se centra en la combustión. «Hemos hecho unas pruebas de combustión del material y estamos esperando los resultados del Centro de Estudios Ambientales del Mediterráneo porque queremos conocer el impacto con números sobre la mesa», explican.

Casualmente, otros investigadores están también probando hacer fallas con material reciclado. Se trata de la ingeniero química Ana Blasco Lahiguera y el arquitecto Tomás Llorente. «Procedo de Motilla del Palancar (Cuenca), pero vine a estudiar a Valencia y siempre pensaba que se podía buscar una alternativa al corcho. Hablando con varios compañeros de profesión ya miramos usos de la paja de arroz y me decidí a patentar el uso de este material para ninots», dice Ana Blasco.

Aunque no quiere desvelar todos los elementos de la fórmula, añade que «son materiales reciclados de uso común. Todos elementos vegetales, sin serrín. Un agricultor de la Albufera, Agustín Martínez, nos dejó coger el material base. Y el producto que logramos se puede cortar, mojar, moldear, fresar y esculpir», añade. De hecho, han hecho pruebas con el artista Juanjo Copoví.

Estos investigadores han acordado hacer una falla para el Centro Unesco Valencia-Mediterráneo. Ana Blasco adelanta que «quieren hacer una falla experimental y hemos pedido permiso al Consistorio para ver si nos dejan plantarla en la plaza del Ayuntamiento si no pudiera ser, buscaremos otro emplazamiento. Será una barraca y está colaborando el artista de Xàtiva Josep Almiñana».

Blasco añade que incluso hay comisiones que han contactado con ellos para interesarse por el proceso, como la falla Plaza de Jesús. Como explica Juanjo Medina, «somos una falla que intentamos ir por delante y estar atentos a todo lo que surge. Este año nos planta Ramón Solaz y no usamos corcho, es todo madera y cartón. Ahora hemos hecho un primer contacto para ver si el próximo ejercicio podrían hacernos la falla».

Fotos

Vídeos