La Interagrupación se suma a la oposición y pide el cese del edil «si no tiene fuerzas»

Jesús Hernández. / i. marsilla
Jesús Hernández. / i. marsilla

La entidad afirma que necesitan a una «persona responsable que atienda la reivindicacion de los falleros y nos escuche»

LOLA SORIANO

valencia. La Interagrupación de fallas emitió ayer un comunicado, que también van a remitir al alcalde Joan Ribó para denunciar la situación de desamparo que sufren los falleros tras la retirada del concejal de Cultura Festiva, Pere Fuset, de las asambleas de presidentes y de los plenos de la Junta.

En el documento, respaldado por los 22 presidentes de agrupación, la Interagrupación le pide a Ribó que «si el concejal de Cultura Festiva insiste en su postura y no se encuentra con fuerzas para asumir su responsabilidad dentro del área que le ha sido asignada, le pedimos que asuma usted la suya -en referencia al alcalde- y actúe provocando el cese de Fuset».

Además de exigir el cese, reclaman a Ribó que si Fuset no regresa a las asambleas, «que designe a otra persona del equipo de gobierno y, por tanto, perteneciente a la corporación municipal». E insisten en que «las fallas necesitan a una persona responsable que atienda las reivindicaciones de los falleros y, sobre todo, que no se esconda y nos escuche». Y es que los falleros querían debatir con Fuset en la asamblea del pasado martes el malestar por la polémica encuesta con preguntas sobre tendencia ideológica y religiosa, y se quedaron sin poderlo transmitir directamente al edil porque ese día ya no asistió.

Recuerdan que Ribó no ha accedido a asumir ninguna de las tres peticiones que le habían formulado en una carta anterior, concretamente la retirada de la encuesta y destrucción de los datos; el cese de los responsables; y la comparecencia del alcalde en la asamblea.

Las agrupaciones argumentan que sienten un profundo malestar «como consecuencia de las graves acusaciones vertidas por Fuset en la rueda de prensa, acusando a la entidad y a su directiva de ser los causantes de la situación a la que nos hemos visto abocados». Y apuntan que «es rotundamente falso».

Mandan un mensaje al edil. Le recomiendan que «construya los puentes necesarios para restablecer el diálogo y las relaciones que tanto se han deteriorado y le invitamos a la reflexión para que reconsidere su postura y asuma su responsabilidad como presidente de la Junta Central Fallera, volviendo a presidir plenos y asambleas y escuchando la voz de sus falleros».

Aseguran que la intención de la Interagrupación «es y será siempre la de buscar un consenso y encontrar un espacio donde todos tengan cabida y se sientan representados. No entra en nuestro código rechazar el diálogo y avivar la confrontación», pero añaden que «no vamos a consentir de ningún modo y venga de quien venga que se falte al respeto, como se ha hecho».

Le contestan a Fuset que «la democracia en las fallas es la base fundamental de su existencia y quien la cuestione, desconoce absolutamente su funcionamiento», en alusión a la encuesta en la que se pregunta si la asamblea y los presidentes representaban a los falleros.

Acto seguido la Interagrupación de Fallas hace un repaso a los trámites atascados en el Ayuntamiento. «Es necesario que se acelere la concesión de los permisos, se mejoren los servicios municipales, se agilice el cobro de subvenciones, se negocie la fecha del montaje de carpas y otros problemas que con la situación actual son imposibles de resolver». Para cerrar el escrito piden al alcalde una entrevista «para explicarle cómo hemos llegado a esta situación y que atienda al colectivo festivo más grande de la ciudad, verdadero motor económico de Valencia».

Fotos

Vídeos