La Interagrupación se reunirá con Fuset tras fijar posturas con los presidentes

El concejal de Cultura Festiva, Pere Fuset (d) y el presidente de la Interagrupación, Jesús Hernández.  / manuel molines
El concejal de Cultura Festiva, Pere Fuset (d) y el presidente de la Interagrupación, Jesús Hernández. / manuel molines

El edil baraja volver a presidir el pleno del día 17 y la Junta convocará asamblea extraordinaria a final de mes para que los falleros debatan si quieren un congreso

LOLA SORIANO

valencia. La Interagrupación de fallas y la directiva de la Junta Central Fallera ya han puesto las cartas sobre la mesa para tender puentes y sentar las bases que hagan posible retomar el diálogo con el concejal de Cultura Festiva, Pere Fuset, después de que el edil dejara de asistir a las asambleas mensuales con los presidentes de falla y de que estos se enteraran de su decisión no de primera mano, sino a través de los medios de comunicación.

Los representantes del colectivo fallero y por su parte, el secretario general de la Junta, Ramón Estellés; el vicepresidente primero de la Junta, Javier Tejero y el asesor de presidencia, Ramón Lluch, hablaron de la tensa situación actual y también acordaron trabajar para buscar soluciones efectivas que eviten llegar a nuevos conflictos.

Ambas partes mantuvieron el compromiso de preparar una reunión con el concejal de Cultura Festiva, Pere Fuset, pero la Interagrupación pidió que la fecha no se marcara hasta escuchar primero la voz de los presidentes. Y es que este colectivo quiere que sean los dirigentes falleros los que acuerden posturas unánimes antes de asistir al encuentro con el representante del Ayuntamiento.

«Transmitimos la necesidad de hablar primero con los presidentes para ver qué opinan de la difícil situación en la que estamos. Una vez tengamos claro lo que piden los presidentes, entonces buscaremos una reunión con el concejal, pero no al revés porque tiene que quedar claro que haremos lo que nos manden los presidentes de falla», indicó Jesús Hernández, presidente de la Interagrupación.

Precisamente esa reunión con los directivos de falla tendrá lugar mañana, a partir de las 22 horas, en el casal de Gayano Lluch-Marco Merenciano. Se ha buscado un casal de grandes dimensiones para que puedan tener cabida los presidentes y se pueda debatir, reflexionar y proponer medidas en un encuentro que promete ser de larga duración.

Esta reunión se producirá después de el acto de protesta masivo que tuvo lugar en la asamblea de presidentes de septiembre, cuando más de 200 asistentes secundaron la propuesta de la Interagrupación de abandonar la sala en el Palau de la Música por las reiteradas ausencias de Fuset en la mesa de presidencia.

La idea es que la reunión con Fuset se produzca a finales de esta misma semana o a principios de la próxima y el objetivo será buscar un clima de diálogo tras polémicas sonadas como la publicación de una encuesta en la que preguntaba a los falleros por temas como la intención de voto o la creencia religiosa, algo que causó un gran enfado en el seno del mundo fallero.

Hernández calificó la reunión del lunes con la directiva de la Junta como «muy productiva. Ambas partes hemos dejado las cosas claras y, además, salió el compromiso de la directiva de la Junta de tratar de facilitar una reunión con el alcalde de Valencia, Joan Ribó». Y es que cabe recordar que la Interagrupación ya mandó en el mes de julio una carta al Ayuntamiento para solicitar una reunión urgente con Ribó para pedir que mediara en el conflicto con Fuset. En concreto, se pidió que le hiciera regresar a las asambleas o, en caso de que no pudiera ser, que enviara a las asambleas de presidentes a otro interlocutor municipal. De momento, esa reunión con Ribó no se ha producido y la Interagrupación solicitó el lunes a la Junta que se recordara el tema.

Por otro lado, el lunes cinco portavoces de los delegados de sector se reunieron con el concejal Pere Fuset para reiterarle la petición de que volviera a los plenos de la Junta, ya que no acudió al de septiembre.

Los portavoces asistentes, Paco Sivera (Benicalap); Ximo Esteve (Mislata); Carlos Juan (Jesús); Ángel Santamaría (Pla del Reial-Benimaclet) y Pedro Martínez (Benimàmet-Burjassot-Beniferri) le explicaron que era necesario que regresara a las reuniones porque los falleros no habían dejado de trabajar y había que seguir solucionando asuntos a cinco meses vista de la celebración de las Fallas.

Fuset incluso accedió a acercarse a la reunión de delegados de sector que se iba a celebrar con posterioridad y, si no hay cambios de última hora, según fuentes consultadas, se mostró dispuesto a regresar al próximo pleno, que se celebrará el día 17. Eso sí, insistió en que el regreso a las asambleas debía esperar a la decisión de los presidentes de si querían o no un congreso fallero y determinar la relación entre el Ayuntamiento y las comisiones.

Nuevo malestar

A pesar del tono cordial del encuentro con el concejal, se ha generado cierto malestar entre algunos delegados de sector, puesto que al parecer, Fuset había pedido a los portavoces de estos delegados en la reunión previa que sondearan la opinión sobre el congreso fallero en los sectores. Algunos delegados se mostraron disconformes con la petición tras recordar que su función como electos es hacer lo que los presidentes de sector les indiquen, no sondear este tema para informar al concejal de Cultura Festiva.

Por otro lado, en la reunión entre la Interagrupación y la Junta, se habló de la próxima convocatoria de una asamblea de presidentes extraordinaria para debatir la conveniencia o no de convocar un congreso fallero. Aunque no se ha fijado una fecha, será a final de octubre, posiblemente entre los días 21 y 24.

El secretario general, Ramón Estellés, indicó que tendrán que valorar qué día puede venir más gente antes de determinar la fecha. Hay colectivos que pidieron que fuera en fin de semana y otros en principio preferían entre semana, después del horario laboral.

Una vez se valoren las opiniones, se dejarán dos o tres semanas de consultas en las bases falleras y en próximas asambleas, posiblemente en noviembre, se establezca una votación sobre si es necesario o no organizar un congreso fallero para modificar el articulado.

Fotos

Vídeos