Los hosteleros afirman que las Fallas de 2018 han sido peores y con menos ganancias

Los hosteleros afirman que las Fallas de 2018 han sido peores y con menos ganancias

Los locales reclamarán al Ayuntamiento de Valencia compensar a los locales afectados por los cortes de calles y recogida de terrazas

LOLA SORIANO

Los hosteleros de Valencia no están contentos con el resultado económico que han obtenido en las Fallas de 2018. La Federación Empresarial de Hostelería de Valencia (FEHV) ha hecho balance de la campaña de estas pasadas fiestas y la principal conclusión que extrae el sector es que, a pesar de la gran afluencia de público en las calles de la ciudad, «el impacto para sus negocios ha sido menor que el del año anterior».

Estas opiniones son el resultado de un muestreo de llamadas y encuestas a empresas hosteleras de Valencia que ha realizado la FEHV. Más de la mitad de hosteleros, concretamente el 52,8% considera que la campaña de este año ha sido peor o mucho peor y sólo un 22% de los encuestados opina que las Fallas de 2018 han sido mejores que las del ejercicio 2017.

Este balance negativo se ha traducido, según explican en el sector, en «una caída del volumen de negocio del 4,67% en los establecimientos hosteleros de Valencia respecto año anterior».

El gasto medio por cliente ha pasado de 45 euros en anteriores ediciones a 24 euros por persona

A la hora de mencionar las causas de los menores beneficios logrados, citan la mala climatología de algunos de los días más importantes de las fiestas o la proximidad de las Fallas con la Semana Santa. Pero estas causas, según apuntan, no son las únicas, hablan de la «mala gestión de la Administración en determinados temas y la venta ambulante ilegal como principales motivos expuestos por los empresarios» en sus respuestas para explicar estas cifras negativas del balance fallero de la hostelería.

De hecho, según estas encuestas, el 88% de los empresarios encuestados considera negativa para su negocio la instalación de puestos de alimentación ambulante y sólo el 7% opina que las calles de la ciudad estaban más limpias que en 2017.

En la encuesta también se deja claro otro aspecto que califican como negativo y es el bajo nivel de gasto de los clientes en los locales de hostelería, ya que sólo el 8% de los usuarios gastaron más de 45 euros por visita. Según detallan, el gasto medio ha sido de 24 euros por persona.

Estas apreciaciones del sector son ratificadas también por el presidente de la asociación de Bares y Cafeterías, Juan Carlos Gelabert. «La gente de Valencia consumió poco y el lunes, en San José, no había mucha gente de fuera. El día fuerte fue el 17, pero el 18 y 19 fueron flojos y el nivel de gasto medio si hace unos años era de 20 ó 25 euros, este año ha sido como mucho de 15 euros».

Además, añade que el 19 de marzo «se retiraron las terrazas del centro a las 18 horas, para preparar la cremà, y no pudimos dar servicio en las terrazas. Pienso que se limitó demasiado pronto y nos gustaría reunirnos con el Ayuntamiento para estudiar esto porque no tenía sentido este horario», según Gelabert.

En el balance de la federación de hostelería también se detalla que les gustaría reunirse con el Consistorio para analizar las consecuencias de las nuevas medidas de seguridad aprobadas en el bando y que se han aplicado en el centro de la ciudad y en Ruzafa.

Según explica el secretario general de la FEHV, Rafa Ferrando, «entendemos que se hayan adoptado más medidas de seguridad en el centro y en Ruzafa con las vías de evacuación, emergencia y libres de obstáculos. Sabemos que la seguridad es primordial, pero ha provocado perjuicios a determinados establecimientos. Ha coincidido en determinados momentos los periodos donde suelen producirse más servicios, como los aperitivos o cenas, con las medidas de retirada de terrazas o cierre de calles y se ha traducido en más perjuicios económicos para los locales».

Ferrando añade que «son fácilmente identificables los locales que se han visto perjudicados y pedimos que para ellos se arbitre un sistema de compensaciones, que puede traducirse en medidas como bonificaciones, deducciones o medidas similares».

Detalla que estas compensaciones paliarían los perjuicios económicos ocasionados con la pérdida de clientes y las contrataciones efectuadas para esos días.

Rafa Ferrando pide que el Ayuntamiento de Valencia atienda al sector. «Una vez analizada la situación, nos gustaría que nos recibieran en el Ayuntamiento para estudiar lo sucedido, ver los locales afectados por las medidas y estudiar las soluciones que se puedan dar».

También argumenta que este año «hemos participado en las reuniones previas al bando y teníamos conocimiento de algunas medidas, pero habrá que sentarse a hablar para valorar la aplicación y buscar alternativas para conjugar los intereses de todos, primero, la seguridad, y en segundo lugar, ver los problemas que han tenido los locales en la práctica». Añade que durante la aplicación de estas medidas de seguridad, en plenas Fallas, en algunos casos se pudieron buscar alternativas, como el caso de las vallas que se movieron en la calle de la Sangre para dejar el paso de los clientes a los establecimientos, pero «necesitamos comprensión para estudiar y mejorar la situación».

Más

Fotos

Vídeos