Fuset suspende la encuesta al mundo fallero tras el rechazo a su politización

Pere Fuset, junto a Gil-Manuel Hernández, ayer en la rueda de prensa. / jesús signes
Pere Fuset, junto a Gil-Manuel Hernández, ayer en la rueda de prensa. / jesús signes

El concejal precipita el cierre del sondeo por la oleada de quejas y anuncia los resultados de la muestra para dentro de tres meses

ISABEL DOMINGO y LOLA SORIANOValencia

El concejal de Cultura Festiva, Pere Fuset, suspendió ayer la elaboración de la polémica encuesta realizada a los falleros tras las críticas recibidas por la politización con preguntas referidas a sus preferencias ideológicas y religiosas, entre otras. Aunque se anunció que se iba a hacer un muestreo de 1.100 entrevistas -teniendo en cuenta la existencia de 46.000 falleros adultos en Valencia-, ayer, durante su comparecencia ante los medios, el edil argumentó que a primera hora de la tarde habían llegado a las 900 y que esperaban finalizar la jornada con un millar, por lo que no se completaría hasta la cifra acordada con la empresa Invest Group.

Más información

Confirmó que se suspendía la recogida de datos y el director técnico de la empresa, Adolfo López, reconoció que se había decidido finalizar las entrevistas para que la polémica no afectara a las nuevas respuestas recogidas. De hecho, Fuset no dudó en afirmar que el pasado sábado -momento en el que el mundo fallero comenzó a verter críticas por la politización de la encuesta y cuando LAS PROVINCIAS publicó el malestar de muchos entrevistados- «ya se hizo una tabulación al margen de la entrevista para ver si se producía algún sesgo. Podremos ver si hay una diferencia significativa tras la polémica».

A pesar de que muchos de los que realizaron el cuestionario, tal como comprobó este periódico, indicaron que no se sintieron cómodos con las preguntas ideológicas, Fuset aseguró que «no se ha vulnerado ningún derecho, el CIS y muchos medios de comunicación hacen encuestas». El asesor y responsable de los museos de la fiesta, Gil-Manuel Hernández, apoyó la afirmación del edil y mostró el aval que han recibido de expertos universitarios. También recordó que en 1996 ya salió una publicación, 'Sociología de la ciudad de Valencia', «donde había un apartado sobre asociacionismo fallero y se incluían encuestas realizas entre 1994 y 1995».

Además, tanto Fuset como su asesor apuntaron que la encuesta «está avalada por la Oficina de Estadística del Ayuntamiento». En algunas cuestiones los falleros aseguraron que se habían hecho preguntas dirigidas o que, incluso, se había llevado al límite del lenguaje para no citar literalmente la frase de 'A quién votarían'. Sería el caso de una pregunta de carácter político que pide a los entrevistados que digan 'ante unas elecciones al Ayuntamiento de Valencia, qué partido o coalición de partidos le gustaría que ganara'.

Fuset y su asesor afirmaron que la pregunta formulada había recibido también el visto bueno de la oficina de Estadística, «porque sí puedes preguntar por la simpatía y la afinidad, que no es lo mismo que el voto que meterán en la urna, cuestión que Estadística no nos hubiera dejado poner», matizó Hernández.

A pesar de que han tenido que concluir las encuestas antes de lo previsto, después de que ayer saltara la polémica al ámbito nacional, Fuset dijo que había material para hacer una fotografía con nitidez.

El concejal negó que los encuestados se hayan sentido incómodos. «El mundo fallero tenía ganas de hablar. El 87% de las personas invitadas a participar realizaron la encuesta y la terminaron y sólo el 13% declinó contestar», dijo. Afirmó que «esta encuesta servirá para hacer muchas tesis o proyectos de final de carrera».

Fuset quiso abanderar de nuevo la frase que tanto le han reprochado las comisiones por incumplirla de que «las Fallas serán lo que quieran los falleros» y matizó que «para conocer lo que quieren, es necesario preguntarles y hacer una encuesta, igual que para hacer una paella necesitas el arroz o la bajoqueta». Trató de apaciguar los ánimos al afirmar que servirá para no basarse ya en apreciaciones sobre las fallas, sino en datos científicos. Dijo que los resultados se sabrán en dos o tres meses y que se completarán con otras acciones.

Poder de los presidentes

Añadió que permitirá conocer la realidad sociológica, «pero serán los presidentes los que seguirán tomando las decisiones en las asambleas. Esto es una encuesta, no un referéndum». A pesar de ello, no negó que quiere impulsar mecanismos de participación directa de los falleros de base.

Sobre la polémica que ha suscitado la pregunta de si a la Junta sólo podían pertenecer comisiones de la ciudad y no de los pueblos, Fuset se defendió diciendo que él sí apuesta porque las fallas de los pueblos estén. «De hecho, había una regla no escrita para que no hubiera falleras mayores de fuera y en mi primer año tuvimos a Sofía Soler», resaltó. Justificó la cuestión advirtiendo que son temas que hay que preguntar, al igual que si estarían de acuerdo con que la corte estuviera integrada por hombres y mujeres. Dijo que «no es una pregunta con intencionalidad, sino que hay que conocer los debates reales que existen, al igual que muchos piensan que debía de haber presidente infantil».

Fotos

Vídeos