Fuset aprueba in extremis con su voto las cuentas de la Junta de 2017 en segunda vuelta

El concejal de Cultura Festiva, Pere Fuset. / manuel molines
El concejal de Cultura Festiva, Pere Fuset. / manuel molines

Crespo asegura, tras reclamar los informes sobre la pasarela de la Ofrenda, que «es muy grave que el Consistorio incumpla su ordenanza»

LOLA SORIANO

El concejal de Cultura Festiva, Pere Fuset, aprobó ayer in extremis y con su voto de calidad de presidente las cuentas de la Junta Central Fallera de 2017 en el consejo rector. Esta reunión contó con los votos en contra del grupo popular y Ciudadanos.

Se dio la curiosa circunstancia de un empate en la votación. Y es que los dos vocales de Compromís, los concejales Pere Fuset y Carlos Galiana votaron a favor; al igual que la edil de València en Comú, María Oliver, pero no hubo presencia de sus compañeros de PSPV. La vocal, Pilar Calabuig, no pudo llegar porque estaba en una cita médica. Por tanto, se produjo un empate por los votos en contra de Juan Pedro Gómez, vocal del grupo popular (en sustitución del edil Félix Crespo), de Vicente Fayos y de la edil de Ciudadanos, Amparo Picó.

Al final, se tuvo que recurrir a una segunda vuelta y, al no variar el resultado, se produjo un voto de calidad del presidente, el concejal Pere Fuset. En defensa del presupuesto de 2017, Fuset defendió el saldo positivo de 34.157 euros, con el aumento de patrocinios, que han pasado de 168.700 euros a 188.350 euros; el mayor pago a los pirotécnicos y el aumento de la actividad del ente y el pago de los derechos de autor a la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE).

El grupo popular justificó su voto en contra tras decir que han comprobado «que la liquidez bancaria en caja, a fecha de cierre, era de 135.072 euros y no entendemos por qué no se liquidó antes las cantidades pendientes con las fallas».

Crespo criticó las constantes «modificaciones de crédito y el gasto contraído en la mayoría sin tener dotación suficiente. Ya dijimos que era un presupuesto irreal». Crespo añadió que «en noviembre se llevó al consejo rector un expediente de reconocimiento extrajudicial con dos facturas de 2016 que iban acompañadas de un informe de disconformidad por la irregularidad que suponía no haberlas aprobado en su ejercicio contable».

Apuntó que se hicieron «dos modificaciones por 79.000 euros. La primera, de 45.000 euros para el convenio de la SGAE, a gastos diversos de cultura, festejos y elección de corte y una segunda de 34.000 euros para publicidad».

Desde el grupo popular lamentaron que de las modificaciones «ni un sólo euro ha ido destinado a los falleros», que «se haya enterrado la propuesta estrella de 20.000 euros de los presupuestos participativos y sólo se ha destinado un 0,4% a promoción de la Unesco».

Por su parte, Ciudadanos también denunció «la mala gestión de Fuset». Criticaron que «de los 15.000 euros destinados a promoción de la Unesco, han gastado menos de la mitad. Es una muestra de la falta de interés por promocionar que somos Patrimonio Inmaterial», según la concejal Amparo Picó.

La edil insistió en el «incumplimiento de Compromís de aumentar la subvención a las agrupaciones y de poner en marcha una delegación de Patrocinio».

El grupo popular pidió a Fuset si tenía informes para montar la pasarela de la Ofrenda y, según Crespo, «hemos constatado lo que ya nos dijeron en los distintos servicios, que no contaban con informes ni de Policía, Bomberos, Dominio Público ni de Cultura Festiva». Indicó que «es muy grave que el Ayuntamiento esté incumpliendo su propia ordenanza y la moción presentada en noviembre por Dominio Público obligando a que cualquier concejalía, servicio y órgano autónomo a solicitar informes».

Fotos

Vídeos