Felip cierra el taller y Víctor Valero pide una excedencia

José Manuel Felip, en Creu i Mislata. / lp
José Manuel Felip, en Creu i Mislata. / lp

LOLA SORIANO VALENCIA.

Los artistas están pasando un mal momento y buena prueba de ello es que se siguen cerrando talleres. Los últimos en tomar esta decisión son José Manuel Felip y Víctor Valero (Martell).

Felip recogió ayer el reconocimiento de los primeros premios en Creu i Mislata (Séptima B) y el de Ingenio y Gracia infantil de Murillo-Palomar y cuenta en su historial con 35 primeros premios. A pesar de ello, a sus 50 años ha tomado la decisión de bajar la persiana. Según Felip, «el sector está mal. La economía de los talleres no está boyante».

Indica que el pasado año tuvo que hacer 20 fallas, entre grandes e infantiles. «Toca coger mucha faena para hacer frente a los gastos. Hay comisiones que proponen 3.000 euros por las dos fallas o que pagues el transporte y no da para más». Quiere incorporarse a talleres como especialista en pintura, una opción que ya está explorando y seguirá con Creu i Mislata.

Víctor Valero (Martell), artista al que el gremio le ha indultado el ninot de Maestro Rodrigo, explica que ha pedido «una excedencia de dos años en el gremio». Indica que la «profesión está muy mal y nadie se está dando cuenta. A la larga no se puede vivir y sólo una veintena de artistas funcionan como empresarios». Argumenta que tienen que hacer de media «unas once fallas para salir adelante. Las fallas necesitan una protección porque se nos comen los impuestos».

Explica que este año se puede tomar un año descanso para reinventarse. «Ya trabajé como diseñador para fallas y voy a recuperarlo. También quiero ser artista urbano y hacer intervenciones en las fallas y en la ciudad. Y usaré como nuevo nombre 'Changa'».

Fotos

Vídeos