Una plantà a toda velocidad contra el viento y la lluvia

Una plantà a toda velocidad contra  el viento y la lluvia

Los artistas de las fallas de Especial adelantan los trabajos antes de las fuertes rachas que se esperan el jueves por la tarde

ÁLEX SERRANO

valencia. Si es habitual que los artistas trabajen la semana fallera con un ojo en el cielo, el ejercicio de 2018 no será una excepción. Y es que los datos son tozudos. Según la Agencia Estatal de Meteorología, Valencia volverá a vivir días lluviosos este año: se prevé que llueva hoy, mañana y pasado. Desde 1938, en 40 años no ha habido ningún día con lluvia apreciable en la semana de Fallas en Valencia. El viento también se acelerará, sobre todo el jueves por la tarde, cuando cerca de 400 fallas ya estarán levantadas en las plazas de la ciudad y se darán los últimos retoques en sus respectivas demarcaciones.

Con eso en mente, los artistas falleros aceleran los trabajos. Preguntados por LAS PROVINCIAS, insisten en que la previsión es que el jueves esté toda la falla en pie, a falta de la parte inferior y la ornamentación del monumento, para evitar sustos. Lo cierto es que las fallas más importantes de la ciudad ya han sacado muchas piezas a la calle. Ayer fue un día frenético en cientos de demarcaciones, donde los artistas trabajaron para gestionar los desconchones en la pintura provocados por lluvia de este fin de semana.

Es el caso de Sueca-Literato Azorín. Vicente Llácer es uno de los artistas que más avanzada tiene la plantà, quizá también porque empezó de los primeros. Su «Universo paralelos y lelas» ya reina en la demarcación. «Vamos bastante bien, hemos empezado a levantar después del aire y mañana (por hoy) terminaremos de rematar Sueca», explicó ayer Llácer, que reconoció que aprovechó la jornada para arreglar los desperfectos por la lluvia, que no son «ni muchos ni pocos», como él mismo dijo. La intención es que la llegada del poniente a lo largo de la semana encuentre la falla ya levantada. «La hemos asegurado bastante bien, lo mejor que podemos, pero las fallas no son edificios», insistió Llácer.

Pere Baenas asegura que Convento Jerusalén está «bien anclada» para aguantar el viento

También apuran plazos en Convento Jerusalén-Matemático Marzal. La demarcación ya está coronada por una institutriz que presidirá parte de la falla con la que Convento pretende recuperar el trono perdido en su 125 aniversario. Para hacerlo han confiado en Pere Baenas, que repite en la comisión de La Roqueta tras un periplo exitosísimo en la gran rival (y vecina) comisión de la plaza del Pilar y tras quedar tercero el pasado año ya en Convento. «La naturalea» crece lentamente en la confluencia entre Convento Jerusalén y Matemático Marzal. «El mayor enemigo es el viento», aseguró Baenas, que admite que van «bastante bien», teniendo en cuenta que fueron los últimos en sacar piezas a la calle.

«Esperamos que el día 15 esté todo terminado, sólo quedaría ornamentación y demás. Y eso es importante en una falla como esta que está muy relacionada con la naturaleza», explicó Baenas. El artista comentó que el monumento «tiene una base muy estrecha y va creciendo», con hasta seis ninots de grandes dimensiones que crearán una falla enorme con varios remates a distintas alturas. «Está bien anclada por dentro pero siempre hay que tener mucho cuidado con el viento», dijo. En su memoria quedan los trabajos a contrarreloj que tuvo que hacer el pasado año cuando la lluvia hizo acto de presencia y estropeó parte de la pintura de su falla, que precisamente tenía en el trabajo de color una de sus grandes bazas de cara a los premios que entrega Junta Central Fallera.

Otras comisiones, como Na Jordana o l'Antiga de Campanar, ya tienen muy avanzados sus monumentos. En el caso de la falla del Carmen, «Llibertat» ya luce a casi todo su esplendor. El viento, que suele ser un problema en una demarcación que es muy controlada por los bomberos durante la Crema precisamente por los caprichos del aire, no parece que sea un problema para el monumento de Toni Pérez, coronado por Jaume I y William Wallace, que ya presiden la plaza. En l'Antiga los trabajos también avanzan a muy buen ritmo.

Algo similar ocurre en El Pilar. La entrada de los monumentos por la calle Maldonado siempre es un momento crítico, pero la plantà en la plaza del barrio homónimo tiene menos problemas que en otras demarcaciones con el viento porque está protegida de las inclemencias por edificios. El artista elegido este año para volver a recuperar el cetro perdido el año pasado precisamente ante l'Antiga de Campanar es Paco Torres. Ayer comentaba que si bien es cierto que la plaza está más guarecida del viento que otras demarcaciones, «a partir de 10 metros de altura no hay nada que te cubra».

En la plaza siguen los trabajos «poco a poco». «Si se pone a llover paras pero tienes que hacer tu marcha», explicó Torres. En el caso de esta falla del centro, aseguró que han capeado el temporadal del pasado fin de semana «bastante bien»: «No nos ha hecho mucho daño. Sólo ha habido que pintar dos escamas que estaban al lado de una junta y de todas formas había que retocar». La intención de Torres es seguir trabajando al ritmo previsto, de tal manera que el jueves, cuando se esperan rachas de hasta 25 kilómetros por hora, únicamente queden los trabajos en la parte inferior del monumento.

Ningún artista quiere vivir lo que le ha pasado este fin de semana a Pepo Jarauta, que planta en Avinguda Burjassot - Joaquim Ballester i Reus. El viento pudo con ella mientras el propio artista trabajaba en el monumento. Sin embargo, la rápida actuación de su equipo permitió arreglar los desperfectos y la falla volvió a levantarse hacia el cielo de Valencia ya el mismo domingo. Con un ojo en la climatología, los artistas apuran las últimas horas de una plantà a contrarreloj.

Fotos

Vídeos