La categoría de plata ya brilla

Detalle de la falla Grabador Esteve-Cirilo Amorós. / j. signes
Detalle de la falla Grabador Esteve-Cirilo Amorós. / j. signes

Císcar-Burriana aún no ha empezado a levantar la falla por encontrarse en un cruce que todavía no ha sido cortado al tráfico en el barrio de Gran Vía Varias comisiones de Primera A ya tienen los trabajos de plantà muy avanzados

ÁLEX SERRANO VALENCIA.

La categoría de plata acelera su la plantà. Como Especial, en Primera A los trabajos continúan a destajo. Hay aficionados falleros que defienden ante quien sea que la categoría de plata es donde se rencuentran los mejores trabajos año tras año. Eso es opinable. Lo cierto es que el interés que ponen las comisiones en los monumentos es el mismo que sus «hermanas mayores» y que miles de personas visitarán estos días las fallas de Primera. Muchas de ellas ya se pueden ver en la calle.

Es el caso de Periodista Azzati-San Vicente Mártir. La que era, hasta este año, la falla más céntrica de la ciudad con permiso de la plaza del Ayuntamiento, se ha trasladado unos metros hasta la confluencia de Padilla con la avenida del Oeste por razones de seguridad: su demarcación forma parte de las rutas de evacuación diseñadas por la policía. La gran Mary Poppins que Vicente Martínez propuso para el monumento «Supercalifragilísticoespialidoso» ya luce en su nueva ubicación. Los trabajos van muy avanzados. La falla, más compacta que años anteriores, pretende mejorar el quinto puesto conseguido el pasado año, también de la mano de Vicente Martínez.

Pero si hay un barrio que vive con emoción la sección Primera ese es Gran Vía. Y el Ensanche, que tiene en Gabrador Esteve-Cirilo Amorós una de sus fallas más conocidas. El monumento que Alberto Ribera ha plantado en la confluencia de ambas calles ya luce en ella, pero queda trabajo por hacer. Los ninots lucían ayer pegatinas producto del traslado del taller. Es el proyecto más ambicioso de la categoría: la comisión ha invertido 75.000 euros, a las puertas del mínimo de 80.000 que exige la sección de Especial.

Maestro Gozalbo-Conde Altea y Grabador Esteve-Cirilo Amorós tienen ya mucha falla en pie

En Gran Vía hay dos comisiones de Primera A, que junto a Almirante Cadarso-Conde Altea y las dos «Literato» conforman una buena ruta fallera para los días grandes. En Císcar-Burriana, el «Contes d'un bosc, fosc i florit» sólo se intuye en algunos de los ninots que esperan en la plaza, como en un tronco florido que espera a que el equipo de Rafael Ibáñez pueda ocupar la plaza para comenzar a levantar el monumento.

La otra comisión importante del barrio es Maestro Gozalbo-Conde Altea. Fiel al estilo que maravilló hace dos años, la comisión ha vuelto a confiar en Manuel Algarra, junto a nombres importantes del mundo fallero como los hermanos Santaeulalia, Francisco López Albert, Miguel Prim o Manuel Andrés Zarapico, para revalidar el triunfo conseguido en 2016. Su «Ego, mi, me, conmigo» ya reina en la plaza. Faldas fluidas, una pintura muy cuidada y rostros expresivos protagonizan una falla que estará terminada antes del mismo jueves.

En el centro varias comisiones siguen con los trabajos. En la plaza del Mercat, la comisión número 1 del censo continúa con el accidentado montaje de su falla en un trabajo que coordina Pere Baenas tras los problemas con el anterior artista, Antonio Verdugo. El monumento crece lentamente. Lo mismo ocurre en Quart-Palomar, que está en Primera A con un proyecto conceptual. Más lejos del centro, en San Marcelino, Paco Torres empezó ayer a subir los remates de su «Per vici o per desfici». La categoría de plata avanza en la plantà para estar lista de cara a los días grandes.

Fotos

Vídeos