Las Provincias

Fallas de Valencia

Julio Monterrubio: «Ya me han propuesto fallas infantiles de Especial y Primera»

Monterrubio celebra el premio con su esposa, Elvira. :: juan j. monzó
Monterrubio celebra el premio con su esposa, Elvira. :: juan j. monzó
  • El artista de L'Antiga de Campanar asegura que este año ha echado de menos ver plantar a la saga Santaeulalia y avisa que no se jubilará hasta los 75 años

Julio Monterrubio ya tiene 16 primeros premios de Especial, tanto en fallas grandes como en infantiles. El artista adelanta que, aunque no esté dirigiendo ninguna falla de Especial en 2018, no se piensa jubilar. Bromea al decir que seguirá hasta los 75.

-Ya ha anunciado que no firmará en 2018 en Especial. ¿Seguro que no se dejará seducir por L'Antiga?

-El año que viene no quiero dirigir un gran proyecto, pero estoy abierto a hacer colaboraciones haciendo el modelado digital o la pintura.

-¿Con qué artista ya colaboró?

-En la falla del 'Beso' que hizo Pere Baenas en Nou Campanar colaboré en el modelado, diseño y pintura de las dos piezas centrales.

-¿Ya le han llamado por teléfono para plantar fallas infantiles de Especial y Primera?

-Alguna me ha llamado, pero hasta que no lleguemos a final del mes no quiero estar comprometido con ninguna comisión. Me han llamado tanto de Especial como de Primera.

-Atesora 16 premios de Especial, grandes e infantiles. De las fallas con premio de El Pilar y Nou Campanar, ¿cuáles son sus preferidas?

-Del Pilar siempre ha gustado mucho la dedicada a la Bella Durmiente y el Baile de Máscaras y en Nou Campanar, la que más trabajo me costó fue la de 'Esta falla tiene... mucha tela'. Me costó dos años crearla.

-¿Quiénes fueron sus maestros?

-Ramón Primo de Alzira; José Pascual (Pepet) y Pepe Martínez Mollá. Trabajé con todos ellos.

-¿De qué trabajó antes?

-Tuve varios oficios, pero duraba poco tiempo porque buscaba algo que no supe qué era hasta que descubrí las Fallas. Antes pintaba cuadros, trabajé en el hotel Palace de Madrid y en una fábrica de Alzira.

-¿Quién despertó su pasión?

-Fui un día a ver el taller de Vicente Tornador de Burriana y me enamoré de las Fallas.

-Tiene 64 años, ¿quiere jubilarse a los 65?

-Por un lado quieres descansar porque es un trabajo pesado, pero es lo que hecho toda la vida. De momento, no he pensado jubilarme a los 65, igual sobre los 75 años (bromea).

-¿No ha echado de menos ver proyectos de los Santaeulalia?

-Cuando firma cualquier Santaeulalia para mí es una alegría muy grande y si están los tres, triple alegría por amistad y por admiración. Cada uno tiene su estilo y muchas cosas que ofrecer al mundo de las Fallas.

-En redes sociales muchos veían en primer puesto a El Pilar...

-Lo bonito de las redes sociales es la libertad. Apreció mucho el trabajo de su artista y de la comisión. Es un artista como la copa de un pino. El año pasado ya ocurrió que un joven y gran artista, Carlos Carsí. Respeto mucho lo que opine la gente.

-En la recogida del premio se ha abrazado a Paco Torres. ¿Le ha dado algún consejo?

-En un abrazo ya entra todo. Es un artista muy completo. Nos conocemos desde hace mucho tiempo porque empezó trabajando conmigo. Ha quedado segundo y le he dado un gran abrazo. No le doy consejo porque estamos a la misma altura.

-Hay gente que no sabía que significaba la falla municipal...

-Los periódicos han explicado muy bien el proyecto. Es la torre de telecomunicaciones de Calatrava que no se hizo. Me parece una obra genial de Manolo García. Es para estar un día entero aplaudiéndole.

-¿Cuál es el mejor método para elegir jurado?

-Es difícil y cuando no se hace siempre de la misma forma es porque se demuestra que es complicado.

-¿Se puede vivir de la profesión?

-La única forma de conseguirlo es siendo artista fallero y mago a la vez (bromea). Los materiales cada vez cuestan más y a las comisiones no se les puede pedir más esfuerzo.

-¿Quiere que sus hijos sigan sus pasos de artista fallero?

-Julio lo hizo y ha tomado un receso y el pequeño, Eduardo, dice que lleva mucho trabajo y que casi no ve a su padre. He aprendido la lección de que lo importante es apoyarles. Les ayudaré si son artistas o astronautas, aunque en este caso no podré acompañarles.