Rocío Gil deslumbra con su espolín marrón tono 'habane'

Rocío Gil, con el espolín marrón./Irene Marsilla
Rocío Gil, con el espolín marrón. / Irene Marsilla

Decenas de fans se acercan a la casa de la fallera mayor de Valencia 2018 para conocer la indumentaria de la exaltación

Lola Soriano
LOLA SORIANO

Con un espolín de color marrón la fallera mayor de Valencia de 2018, Rocío Gil, ha comenzado hoy un sueño que durará 365 días. La joven, primera representante mayor de la comisión Plaza de la Merced que logra llegar al trono fallero, ha escogido para la ocasión un tono muy elegante que ya ha conseguido cautivar a todo el público que esta tarde de viernes estaba reunido en el patio de su domicilio, muy cerca del Mercado Central, para descubre el secreto mejor guardado de toda fallera mayor de Valencia: el color de su joya tejida en rica seda.

El 'habane', el tono elegido, del espolín confeccionado por Vives y Marí ha sido una apuesta segura, y se combina con 35 tonalidades de hilos en los adornos florales y dos metales. La tonalidad de marrón aporta mucha fuerza y se presenta elegante a la vez, que junto con los colores más suaves y dulces que se han aplicado para sus diferentes ramos y la combinación de los metales consigue una tela dulce y con mucha personalidad. Mónica Palmer, fallera mayor de Valencia en 1992, fue la última en vestir un espolín de color marrón en la exaltación.

Expertos en indumentaria como José Polit, de En Hilo de seda, que en muchas ocasiones asesora a Rocío Gil en su estilismo tanto cuando precisa ir vestida de valenciana, como cuando opta por los trajes de fiesta, explica que en días clave “como la exaltación, un tono oscuro luce más o contrasta más en el escenario que uno claro. Es una apuesta segura”.

A la hora de decidir cuál es el color que marcará su reinado, las falleras mayores de Valencia, como detalla Polit, “suelen consultar los tonos que han llevado sus antecesoras en los últimos cinco años”. Y esta medida tiene una clara explicación, como añade Polit, “ya que el día de la Ofrenda desfilan juntas las cinco últimas falleras mayores de Valencia y es importante tener en cuenta no coincidir con los colores de ninguna de ellas”.

Haciendo un repaso, en los últimos años, Raquel Alario apostó por un rojo toscana, dentro de la gama de los granates. Alicia Moreno (FMV 2016) eligió para su reinado un azul imperial. En 2015 Estefanía López (FMV 2015) tenía muy claro que su elección tenía que ser angelical, y lució un azul porcelana en tono claro.

Justo el año que se celebraba el 75 aniversario de la Junta Central Fallera, Carmen Sancho (FMV2014) decidió que su espolín tenía que ser en un tono verde que bautizaron como ‘verde jade’ y en 2013, Begoña Jiménez quiso representar a Valencia con un espolín gris marengo. Su predecesora, Sandra Muñoz (FMV2012) destacó con un púrpura imperial y en 2011 Laura Caballero deslumbró con un borgoña, dentro de la gama de granates. Por último, en 2019, Piti Giménez, lució un espolín muy elegante en tono azul zafiro.

Más noticias de las Fallas 2018

Consulta toda la información de las Fallas de Valencia como el programa de las Fallas, toda la información sobre la Ofrenda, el calendario de mascletaes y castillos, los premios, el cartel de la Feria de Fallas 2018 y los conciertos de Fallas.

Fotos

Vídeos