Una encuesta del Ayuntamiento de Valencia pregunta a los dirigentes falleros por su ideología política

Asamblea. Los presidentes, en una asamblea, que es el órgano máximo representativo de las Fallas. / irene marsilla

El formulario interroga sobre la gestión de Ribó y Fuset, pide saber con qué partido se ven identificados y si se sienten más españoles o valencianos

LOLA SORIANO VALENCIA.

El Ayuntamiento de Valencia está realizando una encuesta a 1.100 presidentes de falla, delegados de sector y falleros de base para conocer entre otras cuestiones su ideología política. Desde hace algo más de una semana Invest Group - Investigación de Mercados, empresa contratada por la concejalía de Cultura Festiva que dirige Pere Fuset, está preguntando a los falleros si son de izquierdas o de derechas y con qué partido político se sienten más identificados. Una medida que ha sido acogida con sorpresa e irritación por muchos de los afectados por cuanto supone de intromisión en su ideología o creencias.

El formulario de 50 preguntas no se realiza de forma anónima, ya que se pide a los encuestados nombre, apellido, número de teléfono, sector de la falla y la calle en la que residen. Los encuestadores, identificados con una tarjeta con el logo del Ayuntamiento, justificaban la petición de estos datos con el fin de que la empresa pueda verificar que se había efectuado el trabajo.

ALGUNAS PREGUNTAS DEL ESTUDIO SOCIOLÓGICO

¿Cree que Ribó está haciendo una buena gestión del gobierno municipal? Muy bien; bien; regular, mal o muy mal. Justificar y explicar cosas que le gusten y no le gusten de la gestión del gobierno.
¿Votaría en las próximas elecciones al equipo de gobierno actual?
Tendencia política del 1 al 10; si es más de izquierdas o de derechas.
¿Con qué partido político se siente más identificado?
¿Se siente más español o valenciano?
Se considera valencianista (del 0 al 10).
Diga los tres concejales que están haciendo una mejor gestión en el Ayuntamiento.
¿Qué lengua prefiere para temas falleros: castellano, valenciano o ambos?
¿Los versos de las fallas deberían de estar en valenciano o también castellano?
¿Está satisfecho con la información que su presidente le ofrece sobre la asamblea de presidentes?
¿Es católico practicante?
¿Querría que la Junta Central Fallera fuera independiente del Ayuntamiento de Valencia?
¿Estaría de acuerdo en desvincular a las fallas de los pueblos (Xirivella, Quart, Mislata, Burjassot...) de la Junta Central Fallera?
¿Cree que la asamblea de presidentes es el órgano competente que ha de representar a las Fallas? La respuesta tenía que ser sí, no u otros órganos.
¿Vería bien una corte mixta de mujeres y hombres?
¿Qué le parece el sistema de elección del jurado de la fallera mayor de Valencia?
¿Ve necesario convocar un congreso fallero?
¿Tienen suficiente ayuda económica y social del Ayuntamiento?
¿Su falla tiene problemas con vecinos, comercios u hostelería?
¿Tienen suficiente ayuda económica y social del Ayuntamiento?
¿Está de acuerdo en que las Fallas sean Patrimonio de la Humanidad? ¿En qué beneficiará?
En qué calle o zona vive. Si vive en la zona del casal.
Nombre, teléfono, calle y sector fallero al que pertenece.
¿Cuántos de la familia son falleros?
¿Su falla tiene problemas con el transporte público (líneas de EMT)?

Ante esta situación, muchos de los encuestados confesaron ayer que se sintieron violentados, ya que la mitad de las preguntas estaban confeccionadas para obtener el perfil político de los falleros. Algunos de ellos rechazaron contestar estos apartados y otros reconocen que lo hicieron sin haber reflexionado la intencionalidad y, a posteriori, aseguran que se sintieron engañados. Todos las personas consultadas por LAS PROVINCIAS critican que se les 'vendiera' como una encuesta de fallas y acabaran interrogándoles sobre sus tendencias ideológicas o su valoración de la gestión de Joan Ribó y de la Junta Central Fallera.

Las reacciones

Si bien las entrevistas comenzaban hablando de fallas para entablar una conversación relajada, luego abordaban cuestiones más comprometidas que nada tenían que ver con las fiestas. Las encuestadoras indicaban que puntuaran del 1 al 10 si eran más de izquierdas o de derechas, siendo del 1 al 5 de izquierdas y el resto de derechas. Una de las preguntas iba a destinada a saber con qué partido se sienten más identificados y si votarían en las próximas elecciones al gobierno actual.

Lengua y territorio

También solicitaban que citaran el nombre de tres concejales que estuvieran haciendo un buen trabajo. Otras cuestiones incluidas en la escuesta de Cultura Festiva son las referidas a la lengua o el sentimiento territorial, ya que se preguntaba a los encuestados si se sentía más españoles que valenciano o viceversa; si debía de tener más presencia el valenciano o el castellano en las fallas e, incluso, la creencia religiosa.

En cuestiones festivas, además del posicionamiento a favor o en contra de celebrar un congreso, se incluyen temas como pasar los festejos al fin de semana, si estarían de acuerdo en desvincular las fallas de Mislata, Xirivella, Quart o Burjassot de la Junta, algo que ha causado malestar. Estas comisiones aseguran que «eso ni se tendría que haber planteado. Nos sentimos atacados».

Muchas de las entrevistas se hicieron en la puerta de acceso de la Junta Central Los encuestados afirman que nadie les indicó que el sondeo era para el Ayuntamiento

Muchas de las encuestas, que se engloban en el estudio sociológico que Compromís llevaba en su programa electoral para elaborar un plan estratégico de la fiesta, se efectuaron en la puerta o en el hall de la Junta Central Fallera, coincidiendo con el llamamiento a las comisiones para recoger una agenda fallera. Y se han dado casos de encuestadoras que han acudido a casales justo el día en que hacían las juntas directivas e incluso dentro de un comercio.

En un principio, se rellenaba un cuestionario escrito y en días posteriores los encuestadores llevaban tabletas. Los falleros aseguran que en ningún momento la empresa comentó que fuera una encuesta contratada por el Ayuntamiento; de hecho, muchos creían que era algo informal y sólo uno afirma que lo preguntó al final y entonces se enteró de que era para la concejalía de Fuset. Aunque algunos solicitaron copia, para poder consultar antes con su casal, no se facilitó.

La polémica ya ha generado las primeras reacciones políticas del PP y de Avant Valencians. El concejal del grupo popular Félix Crespo solicitó la «suspensión inmediata de las encuestas. Ya el 12 de mayo preguntamos en la comisión de Desarrollo Humano sobre un estudio que habían licitado. Se hablaba de una encuesta sobre 'patrimonialización de las fallas', es decir, nos dijeron que era para tener herramientas para poner en valor el patrimonio, tras la declaración de la Unesco, y sin embargo no se ha informado de esto ni en un pleno de la Junta ni en la asamblea de presidentes».

Crespo añadió que «se ha adjudicado por un contrato menor, menos de 18.000 euros, y ha incurrido en un gravísimo atentado contra la intimidad de los falleros, con una injerencia y un abuso de poder sin precedentes en el mundo de la fiesta. Pediremos las máximas responsabilidades a Ribó y a Fuset».

Vicente Bellvís, secretario general de Avant Valencians, resaltó que «si quieren ver cómo gestionar las Fallas con su política, debería de haber pagado el estudio Compromís y no sufragarlo con dinero público. Podría haber comunicado sus inquietudes por secretaría virtual y lo ha hecho sin consultar al pleno ni a la asamblea». Además, «en su programa habla de despolitizar las Fallas y luego quiera conocer la ideologías y saber de antemano si va a lograr lo que quiera en el congreso fallero».

Fotos

Vídeos