El edil evita debatir sobre la encuesta en la Junta tras las preguntas de los delegados

El pleno de la Junta Central Fallera, ayer. / jesús signes

«Aquí no se cuestionan las cosas del Ayuntamiento. La oposición se hace en el pleno municipal», señala el concejal de Fiestas

MARTA BALLESTER

Valencia. El descontento de los falleros con las preguntas de carácter político en la encuesta sociológica continuó ayer en el pleno de la Junta Central Fallera (JCF) con los delegados de la casa. Su presidente, Pere Fuset, aprovechó su intervención durante el informe de presidencia para reiterar lo dicho hasta el momento. «El objetivo de esta encuesta era hacer una radiografía objetiva del colectivo, ver cómo son y qué quieren», alegaba el edil. «Con ella se comprobará científicamente cómo en las fallas convive gente de todas las ideologías», dijo.

Pero fueron varios los delegados que cuestionaron su fin, a lo que Fuset respondió que «aquí no se cuestionan las cosas del Ayuntamiento. La oposición se hace en el pleno municipal». Además, el presidente remarcó que «no hay preguntas que se hayan hecho que no estén en el formulario publicado».

Varios delegados rebatieron esta afirmación apuntando la existencia de testigos. «¿Mienten entonces los falleros?», preguntó Gabriel Aranaz, a lo que Fuset exigió pruebas y que esos falleros «den la cara». Evitó incidir así en la polémica respaldándose en el comunicado de la empresa y las preguntas hechas públicas.

Elección falleras mayores

Este pleno de junio dejó consigo reproches por la tardanza de los permisos de las verbenas de San Juan, que llegan a las comisiones apenas dos días antes de las celebraciones, y la espera para el cobro de las subvenciones de monumentos e iluminación, ya que algunas comisiones siguen sin recibir lo de 2016.

Además, se aprobó una nueva norma en la elección de las falleras mayores de Valencia, donde en el jurado compuesto por siete miembros habrá como mínimo un presidente de sector o un vocal de libre designación y como máximo un presidente de agrupación.

Otra de las propuestas que se aprobó fue la nueva clasificación de Fallas, que explicó Jordi Palanca, encargado de su elaboración. A partir de ahora «cada comisión puede solicitar en qué sección quiere estar», declaró. Entre el presupuesto máximo y mínimo para pertenecer a una u otra sección existirá un margen que permitirá adherirse a la que más beneficios reporte. Se añadirán cuatro secciones nuevas para un reparto más equitativo y se reducirá el número de miembros del jurado.

Esta nueva propuesta trae consigo 21.000 euros más en premios, aumentando el de Ingenio y Gracia. Con tres votos en contra y diez abstenciones la nueva clasificación se llevará a termino en las Fallas 2018.

En el próximo pleno, Fuset se reunirá con los presidentes de cada comisión y algunos delegados aseguran que seguirán pidiendo explicaciones sobre la encuesta. El máximo representante de la JCF abre otro debate y anuncia que en verano se iniciará un proceso de participación por los casales para debatir el asunto del congreso fallero que, posteriormente, desembocará en esa asamblea de presidentes.

Fotos

Vídeos