Cuba y Sueca lamentan el traslado de los mercadillos a dos meses de las Fallas

Proyecto de luces de Cuba de las Fallas de 2016. / irene marsilla
Proyecto de luces de Cuba de las Fallas de 2016. / irene marsilla

Los presidentes exigen que reubiquen las paradas de inmediato «porque son nuestra fuente de ingresos para poder pagar las luces»

LOLA SORIANO VALENCIA.

Sueca y Cuba, las dos fallas que congregan a más público en Ruzafa aseguran que el nuevo plan de seguridad que prepara el Ayuntamiento de Valencia, con vías de emergencia, zonas de evacuación y calles libres de obstáculos les va a perjudicar de forma notable. Quieren dejar claro que están a favor de que se refuerce la seguridad en el barrio, pero lamentan que esos anuncios se produzcan a dos meses de la celebración de las Fallas, ya que les deja poco margen de maniobra.

Si bien las comisiones no tendrán que mover sus fallas, sí tendrán que buscar una nueva ubicación para sus mercadillos artesanales y puestos de comida, porque en los puntos donde los solían montar serán zonas de evacuación.

La falla que en realidad tendrá más quebraderos de cabeza será Cuba-Literato Azorín. El presidente de esta falla, ganadora del concurso de luces de la pasada edición, José Juan Giménez, explica que «prácticamente nos quedamos sin demarcación libre, entre las vías de evacuación, de emergencia y las calles libres de obstáculos». Añade que la única zona que no se ve afectada por este refuerzo de la seguridad es el tramo de la calle Literato Azorín, entre la falla y la calle Filipinas, «pero es la zona de actividades de los niños».

Las comisiones tendrán que negociar de nuevo con los vendedores el reparto de las paradas Los falleros ya habían presentado los planos pero tendrán que pagar un nuevo informe

Giménez afirma que «para nosotros es primordial la seguridad. Está claro que lo primero es lo primero, pero a dos meses de Fallas nos trastoca los planes porque no hay que olvidar que los puestos del mercado son una de nuestras principales vías de ingresos y no podemos improvisar y poner en riesgo la economía de la falla. Cuando nos dijeron que había que trasladar los puestos fue un jarro de agua fría».

Por eso, tanto desde la falla Cuba como en la vecina Sueca confían en la buena voluntad y piden al Consistorio negociar con prontitud el traslado de los mercados. En las dos comisiones detallan que los contratos con los vendedores que instalarán puestos ya están cerrados. «Muchos de los acuerdos los cerramos en junio y el resto en septiembre y ahora, a dos meses de las Fallas, tendremos que volver a hablar con ellos y ver cómo se soluciona», indica Giménez. Por eso afirman que sería conveniente que se comenzara a planificar cada año nada más acabar las fiestas.

En Sueca, uno de los cuatro presidentes, José Pedro Ros, explica que «la única alternativa que vemos en nuestro caso es llevar los puestos a Literato Azorín, entre Cádiz y Sueca, porque es el único tramo que quedará libre y habrá que ver si caben todas las paradas». A ello hay que sumar que tendrán que hacer de nuevo una inversión económica para presentar nuevos planos al Ayuntamiento.

Recuerdan que siempre llevan presupuestos ajustados «y si no encaja una pieza es difícil sacar los proyectos adelante y las fallas tenemos que cuadrar . Si siguen habiendo dificultades veremos si otros años nos toca bajar de sección de falla o qué», afirma Giménez. Y añaden que «si no cobramos por el espectáculo de las luces, que es gratuito y nos sigue mucha gente a nivel internacional, de algún modo tendremos que conseguir fondos».

En Sueca-Literato Azorín recuerdan que llevan tiempo apostando por la seguridad, «de hecho desde hace ya unos años ponemos puestos sólo en un lado de la calle para que la gente pudiera pasar». Y en la falla Cuba añaden que el pasado ejercicio reubicaron puestos y «algunos se pusieron en la misma zona de las luces, es decir debajo de los arcos, y se quitaron de la calle Literato Azorín».

Fotos

Vídeos