Las críticas de la Exposición del Ninot son para Fuset

Pere Fuset protagoniza la Exposición del Ninot. / irene marsilla
Pere Fuset protagoniza la Exposición del Ninot. / irene marsilla

Las aventuras de Puigdemont, los desafíos de Trump y Rajoy cobran protagonismo en la muestra donde reaparece Franco

LOLA SORIANO

El centro de la diana de la Exposición del Ninot de este año es, sin lugar a dudas, el concejal de Cultura Festiva, Pere Fuset. Tanto los artistas como las comisiones falleras han centrado en esta edición sus críticas en el edil y en su forma de gobernar la fiesta. Si bien personajes como Trump, Rajoy o Puigdemont están también bastante repetidos, ninguno consigue quitar protagonismo a Fuset.

Disfrazado de piña (por aquello de hacer convoy) en Molinell-Alboraya; caracterizado en tono verde como el Increíble Julk y luchando contra los falleros en Barraca-Espadán y ataviado con un traje de morito pidiendo como deseo a la lámpara no meterse en más charcos, tal como lo retratan en la falla Sant Bult. De todas estas maneras se inmortaliza a Fuset en la Exposición del Ninot que abre hoy las puertas.

Una de las escenas muy logradas es la que ha creado Manuel Martínez Reig para la Plaza del Negrito, ya que Fuset se somete a las preguntas de un polígrafo para saber si miente o no en temas polémicos como la encuesta fallera o el congreso fallero. Ayer, durante la inauguración, el concejal se retrató en escenas como la de la falla Montortal-Torrefiel, donde se representa a Fuset como un rey en un trono y dudando de sus acciones y en su brazo derecho se ve un pequeño ninot que representa a Jesús Hernández, presidente de la Interagrupación, lamentando que nunca le haga caso.

Cargada de simbolismo es la escena de 'Jaque al rey' que presenta la comisión Artes y Oficios con un Fuset sobre un tablero de ajedrez. Tanto el alcalde Joan Ribó como Fuset no dudaron en sonreír ante ninots como el de Pintor Salvador Abril, que lleva por lema 'Fuset cao' y presenta al concejal como un mariachi mexicano bailando para quitar hierro a polémicas como la reprobación de los presidentes; los versos de las falleras mayores; la encuesta o su referencia a la minoría hostil.

La imagen más buscada de la inauguración fue la de Fuset representado como San Vicente. Tal como adelantó LAS PROVINCIAS, los vicentinos y el Capítulo de los Caballeros Jurados lamentaron que se usara la imagen de un santo, San Vicente, para hacer sátira y emplear el gesto de una peineta y finalmente, los vicentinos y la falla Paseo de la Alameda llegaron a un acuerdo de suavizar la escena.

Ninot del edil en la exposición de la falla Plaza del Negrito.
Ninot del edil en la exposición de la falla Plaza del Negrito.

Retoques a San Vicente

En la misma noche del jueves, antes de abrir la exposición, el presidente de esta comisión, Manuel Cabrera, accedió al recinto del museo Príncipe Felipe para retocar la imagen. Finalmente, se ha optado por quitar la corona del santo; subir la capucha de la capa que portaba el ninot y también se ha modificado la posición del brazo, que ya no apunta con la peineta hacia el cielo. Ayer mismo, Fuset le explicó los cambios realizados al alcalde. Horas antes, en una rueda de prensa, el edil explicó que en este asunto «he querido ser prudente porque se trata de sátira. Han sido la falla y la Junta Central Vicentina las que han llegado a un acuerdo para modificar algunos atributos». Incluso recordó que el ninot es una crítica a él mismo, puesto que en un texto bautizado con el nombre de 'Oració a Sant Fuset Mártir' se critica el hecho de que Fuset se presente como la luz del mundo fallero. Y también se critica a los palmeros que le apoyan.

En la inauguración oficial de la Exposición del Ninot, Fuset dijo dejar claro que en todo caso «las fallas son arte, es diverso y está hecho para hablar, para hacer pensar y para morder». Ribó, apuntó que «reír es bueno para la salud». Añadió que «una sociedad madura y democrática es aquella que sabe acoger la sátira».

Este año hay menos figuras referidas al alcalde, pero destaca la de la falla Bilbao, donde está Ribó tocando las palmas y le acompaña el lema 'No me toques els carrers que em conec' y los letreros de calles con nombres cambiados como la de Ángel del Alcázar y Barón de Cárcer.

Además, de Ribó, se critica la política de movilidad de Giuseppe Grezzi en tres escenas, una de ellas en Séptima C, donde el edil termina de ser atropellado por un coche en un carril bici.

La actualidad política está muy presente y el personaje que copa la atención es Puigdemont, retratado por Ximo Esteve en Doctor Marañón vestido de escocés y pisando la Constitución. También es llamativa la portada de una revista del corazón en la que se retrata la boda de Rajoy y Puigdemont. El presidente del Gobierno le pregunta al independentista 'qué cosa rima con 155'. Marqués de Montortal-B. Catalá destaca a Rajoy, pero manejado por los hilos de Soraya Sáenz de Santamaría junto a un cuadro del rey Felipe VI boca abajo.

Trump figura en una escena de Manolo Algarra (hijo) manejando a las marionetas de sus rivales coreanos y rusos y también caracterizado como un albañil levantando el muro de México en la falla Canupi. Llama la atención que dos comisiones, Corretgeria y Tribunal de las Aguas hayan desenterrado a Franco.

Hay otros temas de actualidad, como el proyecto del Ayuntamiento de revisar la imagen de la mujer en las Fallas, por eso, Isabel la Católica retrata a dos tronistas de un conocido programa y la chica lleva un cartel en el escote que dice 'mamelles censurades'.

Muy emotivo es el homenaje a las víctimas del metro que hace José Francisco Espinosa en Pío XI-Fontanares, con la reproducción de la escultura de los relojes y ayer el artista se retrató con los portavoces de las familias.

En cuanto a los favoritos, hay opiniones para todos los gustos, pero muchos apuntan que Manolo Algarra podría revalidar el título con su escena de dos hermanas tratando de recuperar un juguete. Y en infantiles, casualmente dos de los ninots que parten de favoritos, el de Joan S. Blanch para Plaza de la Reina con la reproducción del escaparate de un antiguo comercio del barrio; y la de Beteró, con un homenaje al último velluter, se han situado una junto a la otra. A pesar de ello, el voto popular será el que mande.

Indumentaria de estreno

Para este acto las falleras mayores de Valencia estrenaron trajes. En el caso de Rocío Gil lució un espolín de Garín en tono verde creado por En hilo de seda (José Polit) que combinó con un jubón de terciopelo y una manteleta centenaria de su abuela Amparo. Los pendientes de lazos eran exclusivos de Peris Roca y el collar incluía un medallón con un trozo de la tela del espolín.

Daniela Gómez estrenó un traje obsequio del gremio de Sastres y Modistas, realizado por los alumnos bajo la dirección de Rosa Sanchis (L'U i dos). La tela en color crudo era de Sedica con flores empolvadas y un jubón con flores pequeñas y manteleta de Chelo; peinetas de Flor de Agua y pendientes de Daniel Bada.

Más

Fotos

Vídeos