La crítica social resiste a la política en el ninot

Parte de la Exposición del Ninot, en la planta baja del Museo de las Ciencias. / irene marsilla
Parte de la Exposición del Ninot, en la planta baja del Museo de las Ciencias. / irene marsilla

La ablación, el medio ambiente, el acoso a los ancianos, el ruido y el acoso escolar aparecen en la Exposición. Los artistas plantean reflexiones sobre las ganancias de la banca, los problemas del turismo en algunos barrios y la falta de ayudas al sector

PACO MORENO VALENCIA.

La Exposición del Ninot está dominada un año más por el concejal de Cultura Festiva, Pere Fuset, al margen de la irrupción momentánea y en menor medida del expresidente catalán, Carles Puigdemont, Donald Trump, el alcalde Joan Ribó o el concejal de Movilidad, Giuseppe Grezzi. Pero el recorrido por el bajo del Museo de las Ciencias da para mucho más que para la crítica y la sátira política y el espectador descubre a lo largo del recorrido mensajes sociales, relacionados con el medio ambiente, las propias Fallas, el acoso escolar y hasta la lucha contra la ablación, algo que parece de otro mundo y época.

Este particular universo vivió ayer su primer día grande tras la inauguración este viernes presidida por la fallera mayor de Valencia, Rocío Gil. «A mí me gusta la 28, es perfecta», decía uno de los asistentes a sus compañeros al contemplar la bruja realizada por Vicente Martínez para Cuba, una muestra de que será una falla a tener en cuenta.

Más información

Pero de las apuestas que han presentado las fallas de Especial hay pocas que lancen un mensaje directo al espectador, más allá del preciosismo y calidad de las escenas. La excepción es la propuesta de Na Jordana para denunciar el acoso escolar. El resto pugnan por ganarse el favor del voto con sus proyectos.

El homenaje a Ángel Nieto y las víctimas del accidente del metro han ido a caer uno al lado del otro El PP critica que el Llibro Fallero no se presentará hasta el día 10 y prevé una reducción en las ventas

En el resto de categorías sí que se observan muestras de la preocupación de los talleres para aprovechar el escaparate de la Exposición. La plaza del Ángel realiza una particular crítica al turismo en una zona especialmente castigada por la degradación urbanística y la falta de vecinos. Igual ocurre con la dramática escena de Artes Plásticas Pepo para Aras de Alpuente-Castell del Pop, donde se explica perfectamente la ablación genital femenina que se mantiene en algunos países.

Igual de impactante es la escena que presenta la comisión Ingeniero Manuel Maese-Cristóbal Llorens, en este caso con una pareja (Adán y Eva) sentados sobre una manzana podrida, con un claro mensaje en favor de la conservación del medio ambiente.

Las quejas de colectivos tienen también hueco. «75 aniversario del Gremio de Artistas Falleros», reza un cartel en la parte superior de una escena algo escatológica, con todas las peticiones escritas en pequeños misiles que han impactado en la parte del cuerpo donde la espalda cambia de nombre. Cero euros, se lee en otro pequeño cartel.

La sección infantil tiene lógicamente menos cabida para estos asuntos, aunque el día de la Mujer se cuela de manera acertada en la escena de José Gallego para Convento. Es la alternativa en la lucha por el indulto frente al homenaje al último velluter, de Sergio Gómez para Barrio Beteró, y al escaparate preciosista de Joan S. Blanch para la plaza de la Reina. La asociación de comerciantes del centro, por cierto, ha empezado a hacer campaña para lograr votos y llevarla al museo.

Ximo Esteve plantea una visión descarnada de la vejez para Teodoro Llorente-Elcano, con un anciano sujetando a duras penas un gran peso. Y en el capítulo de homenajes hay de todo tipo, desde falleros fallecidos en el último año, hasta nuevas incorporaciones. Destacan los que hace la falla Azcárraga-Fernando el Católico a Ángel Nieto y el de Pío XI-Fontanares a las víctimas del accidente del metro. Una junta a otra, para ayudar a reflexionar en una Exposición que tiene mucho más que política y corrupción, personajes caricaturizados y propuestas experimentales.

Por otra parte, el concejal del grupo popular Félix Crespo denunció ayer tras conocer la nueva fecha de presentación del tradicional Llibre Oficial Faller 2018 el día 10 la «falta de planificación y previsión de uno de los documentos más esperados, tanto dentro del colectivo fallero como de fuera, un trabajo excepcional y referente que siempre ha sido muy cuidado por los miembros de la Junta Central Fallera y que este año cumplirá 79 años».

El edil añadió que «es muy grave que el primer fin de semana que está abierta al público la Exposición del Ninot no esté a la venta el Llibre Oficial y se estén vendiendo los correspondientes a años anteriores, al igual que el merchandising que corresponde a material de 2017».

Fotos

Vídeos