Dos cortes con espíritu de equipo

Rocío y su corte, con el peluche de Minnie.

Vecinos y falleros se congregan en el domicilio y el casal de Rocío y Daniela para festejar con ellas el inicio del reinado

L. SORIANO/I. DOMINGO

valencia. «¡Somos una piña!». Fue el grito de guerra que ayer se escuchó en el casal de Santa María Micaela y que ejemplifica la unión que han logrado las 26 niñas y jóvenes que representarán a las Fallas de 2018 tras ser elegidas en la Fonteta a pesar de que sólo dos de ellas podían llegar a lo más alto.

Son Rocío y Daniela, como acredita el acta que les entregó el alcalde Joan Ribó durante la visita que realizó a ambas acompañado del concejal de Cultura Festiva, Pere Fuset. Por cierto, al primer edil le costará olvidar la visita casa de Rocío, ya que se quedó atrapado durante unos minutos en el ascensor.

Sobresaltos aparte, la de ayer fue jornada de ramos de flores, fotos, 'selfies' y, como manda la tradición, peluches. El de las pequeñas, este año, un osito de patchwork con el nombre bordado de cada una de ellas. El de las mayores era uno de los productos estrella de Disney, una ratoncita Minnie de color rosa. Silvia Vicent, componente de la corte, explicó que «como en una de las pruebas nos hicieron disfrazarnos y los jurados iban de Minnie o Mickey, pensamos que la mascota tenía que ser esa». Además, le añadieron en el lazo un gusanito verde «porque las 73 candidatas de la Fonteta hemos creado un grupo de mensajería móvil con el nombre de 'gusanitas'», añadió.

Como es habitual, las dos nuevas representantes de las fiestas recibieron la visita de sus antecesoras en el cargo, Raquel Alario y Clara Parejo. Esta última confesó estar «contenta» por el año vivido «y un poco triste porque ahora sí que se acaba». A Daniela le ha aconsejado «que disfrute mucho». Por su parte, Raquel Alario aconsejó a Rocío «que empiece a disfrutar cada acto» y los padres de Raquel se ofrecieron a asesorar en lo que haga falta a los padres de Rocío.

Rocío y Daniela también recibieron el cariño de vecinos, familiares y falleros, que no dudaron en acercarse hasta la casa y el casal, respectivamente, para arroparlas en los primeros instantes del reinado. Por cierto, que en la sede de Santa María Micaela, la sala estaba presidida por un gran retrato de Daniela vestida con la indumentaria de valenciana, en concreto, con un vestido color verde, su preferido. Los abuelos de Daniela, Juan Antonio y Mercedes y Juan y María Ángeles, no podían disimular el orgullo hacia «la millor xiqueta del món».

Por su parte, Rocío recibió una visita muy especial: las compañeras de la corte infantil de 2001 que quisieron acompañarle en un momento tan importante. «Tiene mucho temple, saber estar, es muy fallera y amiga», explicaron Carmen Sancho (FMV 2014), Carmela Borrás, Ampar Granell, Mireia Piris, Teresa Estevens y Marta Felip. Añadieron que este año fletarán un autobús para seguirle allá donde vaya.

Entre las anécdotas previas a la llamada, cabe destacar que el jurado hizo el lunes una jornada de despedida con las candidatas y las llevaron a jugar al golf a 'Las Estrellas', en Paiporta. Y la mañana de la llamada Rocío acompañó a su hermana Carla al colegio, en Sagrado Corazón de Godella, y luego fue con su tía Amparo y Carmen Sancho a tomar juntas un café.

Fotos

Vídeos