Los comerciantes arremeten un año más contra el descontrol callejero en Fallas

Un puesto de churros con botellas de butano en la calzada, a la derecha de la imagen. / jesús signes
Un puesto de churros con botellas de butano en la calzada, a la derecha de la imagen. / jesús signes

La asociación del centro denuncia que no se ha cumplido la ordenanza en numerosos puestos ambulantes y pide participar en los permisos

PACO MORENO

Botellas de butano de las churrerías en plena calle junto a coches estacionados, contenedores de basura desbordados, los inevitables manteros y las barbacoas que aparecen por ensalmo por la noche en las zonas más céntricas y frecuentadas por el público. Es el reverso de las Fallas que denunció ayer la asociación de comerciantes del centro histórico y el Ensanche con estos ejemplos, que formarán parte de un dossier a entregar al Ayuntamiento para intentar mejorar la situación el próximo año.

«La Policía Local nos dijo que sólo anoche decomisaron ocho puestos, pero es algo que va a más», indicaron fuentes de la entidad sobre puestos de comida en la calle Marqués de Sotelo. Hasta venta ilegal de pirotecnia han fotografiado los comerciantes en plena calle, en un top manta mezclado con juguetes de madera sin ningún control.

Las mismas fuentes señalaron que son días «donde las tiendas no venden mucho en comparación por ejemplo con lo que pasa en Navidad. Pero eso no debe suponer vía libre para todo tipo de venta ilegal y vulneración de la ordenanza».

Manterios en la plaza de la Reina.
Manterios en la plaza de la Reina. / LP

Los manteros han campado a sus anchas en zonas como la plaza de la Reina, la calle Matemático Marzal, Santa Catalina o cualquier rincón cercano a las fallas de Especial. «Tuvimos una reunión en la Confederación Empresarial Valenciana todos los sectores implicados. El Ayuntamiento nos envío un borrador del bando fallero, lo que fue todo un detalle, incluyeron aspectos después que pedimos, pero a la hora de las autorizaciones nos hemos encontrado con sorpresas», dijeron.

El portavoz municipal de Ciudadanos, Fernando Giner, estimó que la «falta de planificación del alcalde Joan Ribó ha perjudicado a hosteleros y comerciantes de la ciudad. Las Fallas carecen de organización. Hay personas que están sufriendo pérdidas que se podrían haber evitado si el Consistorio hubiera planificado correctamente», subrayó.

El problema de los manteros es uno de los más graves por lo que supone de perjuicio a los comerciantes. «Tenemos fotografías prácticamente de todos los días en la plaza de la Reina con las aceras llenas de top-manta. Es algo imposible de controlar por lo que parece». La Policía Local destinó las pasadas navidades un refuerzo de agentes en las calles más problemáticas, aunque los comerciantes afectados opinan que «la presión y las sanciones deben mantenerse todo el tiempo».

Giner habló por su parte de las «medidas de seguridad, que son necesarias. La labor del alcalde es conjugar las necesidades de seguridad con la actividad económica. No lo ha hecho y, por eso, vamos a pedir compensaciones por el lucro cesante para los hosteleros y comercios afectados», señaló. Los primeros días de estas Fallas, los comercios del entorno de la plaza del Ayuntamiento son los que más notaron esta situación, lo que luego se extendió a las calles de Ruzafa, dentro de las medidas de contención del público para evitar avalanchas.

«En algunas zonas como las calle Bolsería sí que se llegó a un acuerdo para regular los puestos ambulantes, aunque en otras como en Félix Pizcueta no lo hemos conseguido y se han colocado tapando todos los escaparates, sobre las aceras», indicaron los comerciantes.

Fotos

Vídeos