Las Provincias

Fallas de Valencia

Valencia, epicentro de la tauromaquia popular en la Feria de Fallas

Quiebros, recortes, saltos. así hacen disfrutar los más valientes recortadores a la afición. El concurso celebrado el año pasado logró el cartel de 'No hay billetes'. :: arjona
Quiebros, recortes, saltos. así hacen disfrutar los más valientes recortadores a la afición. El concurso celebrado el año pasado logró el cartel de 'No hay billetes'. :: arjona
  • Jandilla y El Torero lidiarán en los dos certámenes programados en la Feria de Fallas

  • El XXII Concurso Nacional de Recortes reunirá a los máximos exponentes del toreo a cuerpo limpio

Un año más, la plaza de toros de Valencia será el centro de todas las miradas de los aficionados a la Tauromaquia popular durante la Feria de Fallas. El bou al carrer se trasladará y tomará, durante tres jornadas, el coso de la calle Xàtiva donde miles de personas llegadas de todos los rincones de la Comunitat Valenciana se emocionarán con el arte del toreo a cuerpo limpio por parte de los mejores recortadores de la actualidad.

Al frente de la programación se encuentra la empresa Medetauro, o lo que es lo mismo, Rafael Gomar y Salvador Delhom junto a todo su equipo de trabajo, que tal y como viene ocurriendo desde el año 2010 son los encargados de organizar los festejos populares en la capital del Turia. «Durante esos días se produce una simbiosis muy bonita entre nuestra plaza de toros de Valencia y las calles de nuestros pueblos. Hay una expectación grande y el público agradece la calidad en el apartado ganadero y en el cartel de recortadores que año tras año nos hacen vibrar más si cabe», explican.

La unión entre dos mundos -la calle y la plaza- de la que habla Rafael Gomar se resume en un cartel de lo más atractivo. La feria comenzará el domingo 12 de marzo a las 11 horas con el concurso del Recortador de Oro con toros de El Torero y una vaca de Juan Pedro Domecq para cinco promesas valencianas del recorte. Ese día se presentará oficialmente el espectáculo 'Gladiadores del siglo XXI' compuesto de una parte seria y otra cómica, ésta dirigida a los más pequeños.

El día 16 el protagonismo recaerá en el ganado de corro con un desafío ganadero entre tres divisas punteras como la navarra de Arriazu frente a las valencianas de La Paloma y José Vicente Machancoses. Seguidamente, y para el público en general, se exhibirán vacas, toros y capones de Arriazu.

El plato fuerte de la programación llegará el sábado 18 de marzo con la XXII edición del Concurso Nacional de Recortadores con toros en puntas. Como novedad destaca la apuesta por una ganadería que hará su debut en este certamen tras los dos años consecutivos en que los toros lucieron el hierro de Adolfo Martín. «Jandilla es una de las grandes ganaderías hoy en día, se anuncia en todas las ferias importantes de España y es demandada por toreros y empresas. Nosotros tratamos de anunciar lo mejor de la cabaña brava», explica Gomar.

Los toros de Borja Domecq eran una vieja aspiración de los miembros de Medetauro para que participaran en el concurso de recortes. «Desde hace un tiempo queríamos contar con los toros de Jandilla. Hace unos años estábamos pendientes de esta ganadería e incluso llegamos a ver una corrida que podía venir a Valencia pero no le encajó al ganadero ni a nosotros».

Ahora, por fin, aquellas intenciones que ya estaban planteadas se han materializado con la adquisición de un encierro que a priori es de plenas garantías para el buen espectáculo. «La materia prima, en este caso el toro, es fundamental porque sin ella no habría concurso posible. Siempre hemos tratado de apostar por toros de primer nivel para que el espectáculo sea lo más completo posible, con ganaderías que si están en las ferias es por algo. El público agradece la inclusión de este tipo de ganaderías en los concursos de recortes para los que normalmente se contaba con un ganadería de segunda o tercera fila con un precio lo más asequible posible. Siempre hemos tratado de apostar a lo grande y, salvo algún toro suelto, el resultado general ha sido muy bueno y nos da la razón en ese aspecto», argumenta.

Un total de veinte recortadores divididos en cinco grupos de cuatro se verán las caras con los jandillas. Los mejores de cada eliminatoria pasarán a la gran final. El elenco de valientes está conformado por lo más granado del momento. «Es complicado hacer el cartel por la simple razón que nos encontramos con un grupo de recortadores muy importantes, de una calidad y un valor tremendo, están a un nivel extraordinario y desgraciadamente para ellos y también para nosotros no todos van a poder estar en Fallas. Como el esfuerzo siempre tiene recompensa, el que no está un año pues vendrá al siguiente. Siempre tratamos de incluir a toda la gente que está funcionando, contando siempre con los mejores. Este año tenemos un porcentaje alto de recortadores de la Comunidad Valenciana porque están en su casa y su plaza y luego también estarán los grandes del circuito como Peta, Cuatio, Cristian Moras o Use».

Mantener el listón

Tras varios años seguidos en que la plaza de Valencia ha registrado llenos absolutos y un gran ambiente en sus tendidos, el reto para Gomar y los suyos es tratar de igualar el éxito de años anteriores. No es sencilla la tarea. «Es complicado para qué nos vamos a engañar -manifiesta con sinceridad- pero las cosas se mejoran apostando por ellas. La apuesta que hicimos en 2010 -año en el que comenzaron esta aventura- fue arriesgada pero los resultados fueron llegando. En los últimos años hemos conseguido que la afición acuda a la plaza, la llene y se vaya con la satisfacción de haber visto un gran espectáculo. Todo ello genera una corriente optimista para que la afición acuda al concurso del año siguiente. Por ejemplo, si vamos a ver un partido de fútbol y nos golean todos los días pues acabamos por no ir, sin embargo si ganamos alguno que otro, pues la gente volverá. Aquí pasa lo mismo, proponemos un espectáculo en el que el público se integre, disfrute del mismo y tenga ganas de volver», afirma.

La estrategia parece fácil, pero nada más lejos de la realidad. El secreto de la Tauromaquia popular en los últimos años, donde el público acude en masa a todos los pueblos de la Comunitat y se baten récords de festejos celebrados, tiene según Gomar una explicación: «Hacer las cosas bien hechas, no hay más», responde. «Llevamos muchísimos años celebrando toros en nuestras calles con nuestras peñas de amigos y comisiones, compramos los toros con la máxima ilusión, generamos expectación, tratamos de involucrar de alguna forma a todo el municipio, le damos el respeto y el rito que merece el toro, pagamos cantidades de dinero que a veces son desorbitadas. Todo ello es lo que hemos querido trasladar nosotros a la plaza». Que la plaza sea un reflejo de lo que ocurre cada fin de semana en las calles de la Comunidad Valenciana. Esa es la filosofía y el camino a seguir. «Si el festejo popular está creciendo año tras año es única y exclusivamente culpa de los peñistas y aficionados que nos esmeramos por hacer las cosas muy bien. No creo que sea fruto de la casualidad o una moda pasajera, es fruto del trabajo bien hecho. La pasión con la que se vive el toro en esta tierra es enorme y se ve en cada detalle de cada peña», destaca.

Este será el octavo año que Medetauro organiza los festejos populares en la plaza de toros de Valencia. «Cuando empezamos lo hicimos con una ilusión desmesurada y unas ganas brutales porque era la primera vez que una empresa dedicada a los festejos populares se hacía cargo de una plaza para organizarlos. Como valencianos, hacerlo en nuestra plaza es un verdadero orgullo. Era un reto y un desafío muy grande poder canalizar la afición de nuestras calles a la plaza y creo que lo hemos conseguido». No en vano, la expectación un año más se ha desbordado tal y como reconoce Gomar. «A estas alturas ya tenemos correos y peticiones de entradas y eso es una muestra inequívoca de que estamos haciendo las cosas bien», concluye.